worldcantwait.org
ESPAÑOL

Español
English-LA
National World Can't Wait

Pancartas, volantes

Temas

Se alzan las voces

Noticias e infamias

De los organizadores

Sobre nosotros

Declaración
de
misión

21 de agosto de 2015

El Mundo no Puede Esperar moviliza a las personas que viven en Estados Unidos a repudiar y parar la guerra contra el mundo y también la represión y la tortura llevadas a cabo por el gobierno estadounidense. Actuamos, sin importar el partido político que esté en el poder, para denunciar los crímenes de nuestro gobierno, sean los crímenes de guerra o la sistemática encarcelación en masas, y para anteponer la humanidad y el planeta.



Del directora nacional de El Mundo No Puede Esperar

Debra Sweet


Invitación a traducir al español
(Nuevo)
03-15-11

¡NO MAS!
¡Ningún ser humano es ilegal!

EL Mundo no Puede Esperar exhorta a cada persona a protestar contra las leyes racistas como Arizona SB1070, a desacatarlas y a DESOBEDECERLAS



"¿Por qué hacer una donación a El Mundo No Puede Esperar?"

"Lo que la gente esta diciendo sobre El Mundo No Puede Esperar


FIRME ESTE LLAMADO. DONE PARA SU PUBLICACIÓN INTERNACIONAL. WORLDCANTWAIT.NET

ÚNETE CON: John Cusack • Wallace Shawn • Junot Diaz • Noam Chomsky • Daniel Ellsberg Eve Ensler Dave Eggers • Glenn Greenwald • Paul Haggis • Bianca Jagger • Ariel Dorfman Erica Jong • Michael Moore • Ron Kovic • Moby • Tom Morello • Mark Ruffalo • James Schamus Carl Dix • Oliver Stone • Cindy Sheehan • Cornel West con los abogados de los prisioneros en Guantánamo y muchos otros

Firmar esta declarción

En Afganistán, el COVID-19 puede significar inanición.

Voices for Creative Nonviolence United Kingdom
20 de abril de 2020

Traducido del inglés para El Mundo no Puede Esperar 09 de mayo de 2020

En tanto que Kabul entra a su tercera semana de estricto encierro obligatorio. Qué significan las restricciones, para quienes viven por debajo de la línea de pobreza?

Lo primero en la mente de cualquiera es; comida. Algunos temen que el alza de precio en la harina, lleven al cierre de las pequeñas panaderías locales. “Es mejor morir de corona virus, que morir de pobreza” dice Mohammada Jan, un zapatero de Kabul. Un trabajador, Jan Ali, lamenta, “El hambre nos matará antes que el coronavirus. Estamos atrapados entre la muerte por ambos lados“.

De acuerdo a las proyecciones de las Naciones Unidas, Aún sin la irrupción de la pandemia, aproximadamente 11 millones de personas enfrentan una aguda crisis de inseguridad alimentaría. Para miles de niños de la calle, y para trabajadores eventuales, en Afganistán, sin trabajo no hay alimento. Para los pobres de las áreas urbanas, la prioridad es alimentar a sus familias, lo que significa salir a la calle a buscar trabajo, dinero e insumos. Es más probable que se preocupen más por morir de hambre, que por morir a causa de coronavirus. “Están muy ocupados tratando de sobrevivir a la pobreza y la pesadumbre como para preocuparse por un virus nuevo”.

Con los precios de la harina, la fruta, y otros alimentos nutritivos, yendo a la alza rápidamente, sin que el gobierno regule los costos, hay un riesgo verdadero de hambruna. El cierre de fronteras, implementado para evitar el esparcimiento del virus, significa que las líneas internacionales de petróleo y energía, especialmente desde Pakistán, serán severamente restringidas. Aunque algunos granjeros y campesinos son optimistas respecto a la cosecha de este año después de las cuantiosas nevadas y las lluvias de invierno. El virus podría llegar de golpe justo en mayo, cuando empieza la cosecha.

Al momento de escribir esto, ya ha habido 1,019 casos confirmados de coronavirus y se han reportado 36 fallecidos, aunque con pruebas limitadas y sin contar a los muchos que no buscaron ayuda mientras estuvieron enfermos, la cifra debe ser mucho mayor. Las provincias más afectadas son Herat, Kabul, y Kandahar.

El núcleo del brote es Herat, el pueblo de la agitada frontera desde donde normalmente, miles de afganos, hombres jóvenes en su mayoría, cruzan hacia Irán en busca de trabajo. Después de fatalidades y capturas en Irán, solamente la semana pasada, 140,000 afganos fueron devueltos a Herat. Algunos quieren escapar del propio coronavirus, otros han perdido sus trabajos por la contingencia de encierro y no tienen a dónde ir.

En Herat, un hospital con trescientas camas acaba de ser construido para ocuparse de los nuevos casos. Afganistán ha instalado nuevos centros para hacer pruebas, laboratorios y pabellones de hospitales, e incluso estaciones para lavarse las manos al lado de la carretera. El banco mundial ha aprobado la donación de 100.4 millones, para proveer a los nuevos hospitales con equipo de seguridad, mejores pruebas, y educación continua sobre el virus. Los primeros paquetes médicos de China; ventiladores, trajes de protección y juegos para realizar pruebas, llegaron a Afganistán la semana pasada.

Muchas Organizaciones Civiles de Occidente han tenido que dejar de trabajar pues sus propios países los han enviado a casa y hay escasez de médicos entrenados en el procedimiento de intubar que es lo que se necesita para ayudar a pacientes de COVID-19.

El millón de personas desplazadas de Afganistán, serán desproporcionadamente afectadas por COVID-19. Para los que están en campos, el hacinamiento es lo contrario al distanciamiento social. Hay mala higiene y recursos escasos como falta de agua corriente y aún jabón por lo que la limpieza es difícil.. Para los trabajadores migrantes, el encierro significa perder su empleo y vivienda, y sólo les queda la opción de volver a sus pueblos, lo que causa que un gran número de personas esté en movimiento.

Comentaristas de “International Alert” y Crisis Group, analizan el descenso de esta pandemia. Los líderes occidentales no tienen tiempo de dedicarse a procesos de conflicto y paz mientras se enfocan en asuntos domésticos. Mientras escribo, el primer ministro del Reino Unido, recién comienza a recuperarse del virus.

Se piensa que la pandemia de COVID-19, causará estragos, en los estados frágiles, donde la sociedad civil no es fuerte. Mientras por un lado hay un sentido de que “estamos juntos en esto” , como lo sabemos por nuestra propia situación en el Reino Unido, donde, el virus por otro lado ha elevado la vigilancia y un sentimiento inusual de estado policiaco. En un país donde las tensiones étnicas se convierten en conflictos armados, existe el peligro de señalar al “otro” como parte de un grupo en particular, como por ejemplo el de los migrantes, señalados por esparcir el virus, lo que torna la situación violenta y mortal.

A pesar de los intercambios entre el gobierno afgano y el Talibán logrado a través de la fundación para pláticas de paz; y a pesar de que los talibanes se unieron la campaña de educación para la ciudadanía acerca del virus, ataques como este, por parte de ISIS, continúan. La Oficina de Periodismo de Investigación reporta 5 ataques aéreos o con drones encubiertos, de los Estados Unidos contra el Talibán, en marzo, que dieron como resultado de 30 a 65 muertes. Hace un mes, el Secretario General de las Naciones Unidas, hizo un llamado inmediato y global de cese al fuego en todos los rincones del mundo” Que continúe el cese al fuego y las negociaciones de paz es vital para Afganistán, durante estos tiempos de pandemia.

Voices for Creative Nonviolence-UK (http://vcnv.org.uk) es VCNUV’s organización hermana en el Reino Unido. Cuando visitan Afganistán sus miembros son invitados de Voluntarios de Paz Afganos (www.ourjourneytosmile.com)


 

¡Hazte voluntario para traducir al español otros artículos como este! manda un correo electrónico a espagnol@worldcantwait.net y escribe "voluntario para traducción" en la línea de memo.

 

¡El mundo no puede esperar!

E-mail: espagnol@worldcantwait.net