worldcantwait.org
ESPAÑOL

Español
English-LA
National World Can't Wait

Pancartas, volantes

Temas

Se alzan las voces

Noticias e infamias

De los organizadores

Sobre nosotros

Declaración
de
misión

El Mundo no Puede Esperar organiza a las personas que viven en Estados Unidos para repudiar y parar el rumbo fascista iniciado durante el régimen de Bush y evidenciado en las ocupaciones asesinas, injustas e ilegítimas de Irak y Afganistán; la “guerra de terror” global de tortura, rendición extraordinaria y espionaje; y la cultura de discriminación, intolerancia y avaricia. A ese rumbo no le darán marcha atrás los líderes que nos instan a buscar puntos en común con fascistas, fanáticos religiosos e imperio. Solo es posible si la población forja una comunidad de resistencia –un movimiento independiente de grandes cantidades de personas—que, actuando en pro de los intereses de la humanidad, pone fin a dichos crímenes y demanda que se procese a los responsables por ellos.



Del directora nacional de El Mundo No Puede Esperar

Debra Sweet


Invitación a traducir al español
(Nuevo)
03-15-11

¡NO MAS!
¡Ningún ser humano es ilegal!

EL Mundo no Puede Esperar exhorta a cada persona a protestar contra las leyes racistas como Arizona SB1070, a desacatarlas y a DESOBEDECERLAS



AL MOVIMIENTO ANTIBÉLICO
DE ESTADOS UNIDOS:

17 de diciembre de 2008

    “Si uno no se le opone a esto y no se moviliza para pararlo, aprenderá —o se verá obligado— a aceptarlo”.

    de la Convocatoria ¡Fuera Bush y su gobierno!, 2005

Barack Obama está mandando a otros 20,000 soldados a Afganistán.

Un movimiento antibélico que no actúa inmediatamente para oponerse a la doctrina Obama de llevar el frente central de la guerra contra el terror a Afganistán, no merece llamarse un movimiento antibélico.

Leer más....


Gira:
¡NO SOMOS TUS SOLDADOS!


Leer más....

Tu gobierno avanza día tras día hacia una teocracia, al gobierno de un fundamentalismo cristiano intransigente y cruel.

Bush introducirá enmienda contra matrimonios homosexuales

Por NEDRA PICKLER

The Associated Press

WASHINGTON

El presidente George W. Bush promoverá el lunes una enmienda constitucional que prohibirá los matrimonios homosexuales, en la víspera de que el Senado vote sobre el tema que tanto incomoda a sus seguidores conservadores.

La enmienda prohibiría a los estados del país reconocer matrimonios entre personas del mismo sexo. Para convertirse en ley, el proyecto precisa el apoyo de dos terceras partes de las Cámaras alta y baja, y luego ser ratificado por al menos 38 legislaturas estatales.

Tiene pocas probabilidades de ser aprobado por la centena de miembros del Senado, donde sus promotores luchan por conseguir al menos 50 votos. Varios republicanos se oponen a la medida, y hasta ahora sólo un senador demócrata, Ben Nelson, ha dicho que votará a favor.

Asesores de Bush indicaron que el presidente hablaría sobre el tema el lunes.

Por pequeña mayoría, los estadounidenses se oponen al matrimonio entre homosexuales, según una encuesta realizada en marzo por el Centro Pew de Investigaciones. Ello implica una caída en el rechazo, que en febrero del 2004 se situaba en 63%.

Esos sondeos no reflejan la reacción de la gente ante la enmienda constitucional que prohibiría ese tipo de uniones.

La Corte Suprema de Massachusetts decidió legalizar esos matrimonios en el 2003. Un año después, en San Francisco miles de parejas del mismo sexo recibieron licencias matrimoniales.

En noviembre se espera que se sometan a votación iniciativas para prohibir la legalización de uniones homosexuales en Idaho, Carolina del Sur, Tenesí, Virginia, Wisconsin y Dakota del Sur. En el 2004, 13 estados respaldaron la prohibición. En 11 de ellos la votación se realizó el día de los comicios presidenciales que ratificaron a Bush en la Casa Blanca.

"El presidente cree firmemente que el matrimonio es una institución estable y sagrada entre hombres y mujeres, y ha apoyado medidas para proteger la santidad de la unión", afirmó el vocero de la Casa Blanca, Ken Lisaius.

Quienes se oponen a la enmienda dicen que la de Bush sería una medida discriminatoria.

"Se trata fundamentalmente de un asunto de derechos civiles y libertad religiosa. Y la posición del presidente al apoyar una enmienda a la Constitución es totalmente equivocada", comentó Barry W. Lynn, director ejecutivo de un grupo nacional que promueve la separación entre la iglesia y el Estado.

Published: Thursday, June 1, 2006


 

¡Hazte voluntario para traducir al español otros artículos como este! manda un correo electrónico a espagnol@worldcantwait.net y escribe "voluntario para traducción" en la línea de memo.

 

¡El mundo no puede esperar!

E-mail: espagnol@worldcantwait.net