worldcantwait.org
ESPAÑOL

Español
English-LA
National World Can't Wait

Pancartas, volantes

Temas

Se alzan las voces

Noticias e infamias

De los organizadores

Sobre nosotros

Declaración
de
misión

21 de agosto de 2015

El Mundo no Puede Esperar moviliza a las personas que viven en Estados Unidos a repudiar y parar la guerra contra el mundo y también la represión y la tortura llevadas a cabo por el gobierno estadounidense. Actuamos, sin importar el partido político que esté en el poder, para denunciar los crímenes de nuestro gobierno, sean los crímenes de guerra o la sistemática encarcelación en masas, y para anteponer la humanidad y el planeta.



Del directora nacional de El Mundo No Puede Esperar

Debra Sweet


Invitación a traducir al español
(Nuevo)
03-15-11

¡NO MAS!
¡Ningún ser humano es ilegal!

EL Mundo no Puede Esperar exhorta a cada persona a protestar contra las leyes racistas como Arizona SB1070, a desacatarlas y a DESOBEDECERLAS



"¿Por qué hacer una donación a El Mundo No Puede Esperar?"

"Lo que la gente esta diciendo sobre El Mundo No Puede Esperar


FIRME ESTE LLAMADO. DONE PARA SU PUBLICACIÓN INTERNACIONAL. WORLDCANTWAIT.NET

ÚNETE CON: John Cusack • Wallace Shawn • Junot Diaz • Noam Chomsky • Daniel Ellsberg Eve Ensler Dave Eggers • Glenn Greenwald • Paul Haggis • Bianca Jagger • Ariel Dorfman Erica Jong • Michael Moore • Ron Kovic • Moby • Tom Morello • Mark Ruffalo • James Schamus Carl Dix • Oliver Stone • Cindy Sheehan • Cornel West con los abogados de los prisioneros en Guantánamo y muchos otros

Firmar esta declarción

Cables detallan “waterboarding” por parte de la CIA en una prisión secreta dirigida por Gina Haspel


Durante su audiencia de confirmación para la dirección de la CIA, Gina Haspel afirmó que el uso de las técnicas producía inteligencia valiosa pero que las desautorizó y dijo que su uso “no debería de ser asumido” Crédito Doug Mills/The New York Times

Julian E. Barnes y Scott Shane
The New York Times
10 de agosto de 2018

Traducido del inglés para El Mundo no Puede Esperar

WASHINGTON — a finales de noviembre del 2002, los interrogadores de la CIA en una prisión secreta, en Tailandia le advirtieron a un sospechoso de al-Qaeda que “sufriría las consecuencias de su decepción”.

Mientras le aventaban agua en el pecho a Abd al-Rahim al-Nashiri, él argumentaba que estaba tratando de recordar más información, de acuerdo con lo que dice el recién publicado cable de la CIA. Mientras lloraba, reporta el cable, el tratamiento de agua fue aplicado.

El “tratamiento de agua” es jerga diplomática para “waterboarding” y 11 nuevos cables “top secret” de ese tiempo en el que la ahora directora de la CIA, Gina Haspel, supervisó la base, proveen detalles gráficos de las técnicas que la Agencia usó brutalmente para interrogar a detenidos de al-Qaeda. Líderes de la Agencia y oficiales corrieron para ocultar lo que tenían miedo pudieran ser planes a gran escala en contra de los Estados Unidos en los caóticos meses y años que le siguieron a los ataques del 11 de septiembre.

Como directora de base, la Sra. Haspel habría escrito o autorizado dichos cables, de acuerdo con lo que dice Tom Blanton, director del Archivo de Seguridad Nacional (National Security Archive), una organización de investigación en la Universidad George Washington. Los cables, obtenidos por el archivo a través de una demanda de La Ley de Libertad de Información, están redactados para eliminar los nombres de los interrogadores y de los oficiales de la Agencia que estuvieron involucrados.

ProPublica reportó previamente acerca de los cables de la sitio negro de Tailandia, que también ofrecían detalles de los métodos empleados por la CIA. Igual que estos documentos, los nuevos cables describen el “waterboarding” al que fue sometido el Sr. Nashiri al igual que el uso de otras técnicas de tortura.

La CIA se negó a comentar.

El Sr. Nashiri, es un saudí acusado de planear el atentado del 2000 contra el Destructor Cole en la costa de Yemen. Admitió estar envuelto durante las duras sesiones de interrogaciones, de acuerdo con los cables. Mientras que reveló conocimientos de planes abortados en contra de embarcaciones en el estrecho de Hormuz, no parece haber tenido, por lo menos en las partes que se pueden leer, conocimiento de otros planes de ataque.

Los cables describen cómo los interrogadores rasuraron al Sr. Nashir, lo encerraron en una caja y lo azotaron contra la pared.

Aunque están fuertemente redactados, los documentos sugieren que, como concluyó el reporte del Comité de Inteligencia del Senado en el 2014, el “waterboarding” y otros tratamientos brutales hacia el Sr. Nashiri, produjeron poca o ninguna información nueva acerca de planes existentes o ataques inminentes.

Los excesos y malos pasos que rodean el programa de interrogación mejorada de la CIA ocurrieron en parte porque la Agencia no tiene experiencia o es especialista en interrogación. Para crear el programa, la CIA contrató a dos ex psicólogos militares, Bruce Jessen y James Mitchell, para desarrollar técnicas. Los dos hombres se basaron en entrenamientos de supervivencia que enseñan cómo tratar de sobrevivir a la tortura en caso de ser capturado por el enemigo.

Mientras trataba de ganar su confirmación como directora de la CIA, la Sra. Haspel afirmó que el uso de las técnicas producía inteligencia valiosa pero que las desautorizó y dijo que su uso “no debería de ser asumido”. Durante su campaña, el presidente Trump coqueteó con la idea de revivir el uso del “waterboarding” insistiendo que “la tortura funciona” y nunca ha denunciado el uso de técnicas severas usadas por la CIA.

El antiguo abogado del Sr. Nashiri, Richard Kammen, dijo que su cliente fue brutalmente torturado por la CIA y que tiene la esperanza de que la verdad salga a la luz antes de que su ex cliente vaya a juicio. “Ultimadamente el público quedará horrorizado por el nivel de brutalidad usada por la CIA”, dijo en Sr. Kammen.

La audiencia de comisión militar del Sr. Nashiri colapsó después de que sus abogados renunciaran debido a que el gobierno estaba espiando sus conversaciones. El gobierno está tratando de forzarlos a retomar el caso. El Sr. Nashiri se encuentra detenido en la prisión de Guantánamo, en Cuba.

El Sr. Nashiri enfrentaba la pena de muerte por los cargos de planeación del ataque contra el Cole en el que murieron 17 marineros, así como el atentado contra un tanque con bandera francesa en el 2002 que mató a un búlgaro.

En una interrogación temprana, sobre lineada en nuevos documentos, al Sr. Nashiri le rasgaron la vestimenta y “lloró diciendo que haría lo que los interrogadores quisieran que hiciera”. Le dijeron que, si “se negaba a cooperar, sufriría lo que nunca creyó posible” y le rasuraron la cabeza mientras se movía y se quejaba.

Durante la interrogación, los oficiales regresaron a versiones de la amenaza de cómo su vida sería “mucho peor”.

Eventualmente los interrogadores dejaron de azotarlo contra el muro y empezaron a meterlo en cajas de distinto tamaño y después al “waterboarding”.

“La interrogación escaló rápidamente, del sujeto siendo agresivamente interrogado mientras se mantenía de pie frente al muro, a múltiples aplicaciones de azote contra la pared (“walling technique”) y ultimadamente a “waterboarding”, mencionaba otro documento.

A veces los interrogadores le llamaban apodos como “niñita”, “niñita saudí rica consentida” o “mariposón” y lo amenazaban con entregarlo a “otras personas” que, decían, “seguramente lo matarían”, decía un cable. Señalando al equipo de torturadores, le dijeron al Sr. Nashiri que sus miembros eran voluntarios para el trabajo después de haber escuchado que él era responsable del bombardeo del Cole y “tenían algo por lo cual vengarse”.

En la sesión a finales de noviembre, después de someter al Sr. Nashiri a “waterboarding” en diferentes ocasiones, los interrogadores dijeron que estaban dispuestos a seguir dándole el mismo trabamiento por meses hasta que él cooperara. Cuando terminaron, el Sr. Nashiri gateó hasta una “pequeña caja” en donde permaneció confinado.

Continuamente le dijeron al Sr. Nashiri que no creían que estuviera diciendo lo que en realidad sabía, amenazándolo con peor tratamiento si no les decía más. El prisionero, habiendo sido ya sometido a un largo repertorio de técnicas de tortura (sonido fuerte, deprivación del sueño, desnudo forzado, azotamiento contra muros y “waterboarding”) insistió en que estaba tratando de recordar y que les diría todo.

Los interrogadores parecen haber concluido que el Sr. Nashiri no estaba mintiendo. Algunos cables aparentemente escritos por la Sra. Haspel, lo describen como “dócil y cooperativo”, de acuerdo con el reporte del 2014 sobre el programa de interrogación por parte del Comité de Inteligencia del Senado.

Oficiales de la oficina central de la CIA estaban a disgusto con esos comentarios, ordenando a los oficiales de campo que dejaran de hacer esos “comentarios dramáticos” acerca de la docilidad del Sr. Nashiri. Los superiores en Langley, Virginia, insistieron que había más de lo que él decía.

La Sra. Haspel llegó a supervisar el sitio negro a finales de octubre del 2002. El sitio fue cerrado semanas después, el 4 de diciembre del mismo año.

Con el último de los nuevos cables publicado, con fecha del 1 de diciembre del 2002, el estilo de escritura cambió dramáticamente, aspirando un estilo literario. El cable dice que el interrogador y traductor “entraron, como gatos, a los bien iluminados confines de la celda” y uno de ellos “removió la capucha negra del sujeto con un ligero movimiento”, dirigiéndose a él “con un tono profundo y mesurado”. Los cambios de estilo sugieren, aunque no es seguro, que el último cable probablemente no haya sido escrito por la Sra. Haspel.

Sigue a Julian E. Barnes y Scott Shane en Twitter: @julianbarnes y @ScottShaneNYT.


 

¡Hazte voluntario para traducir al español otros artículos como este! manda un correo electrónico a espagnol@worldcantwait.net y escribe "voluntario para traducción" en la línea de memo.

 

¡El mundo no puede esperar!

E-mail: espagnol@worldcantwait.net