worldcantwait.org
ESPAÑOL

Español
English-LA
National World Can't Wait

Pancartas, volantes

Temas

Se alzan las voces

Noticias e infamias

De los organizadores

Sobre nosotros

Declaración
de
misión

21 de agosto de 2015

El Mundo no Puede Esperar moviliza a las personas que viven en Estados Unidos a repudiar y parar la guerra contra el mundo y también la represión y la tortura llevadas a cabo por el gobierno estadounidense. Actuamos, sin importar el partido político que esté en el poder, para denunciar los crímenes de nuestro gobierno, sean los crímenes de guerra o la sistemática encarcelación en masas, y para anteponer la humanidad y el planeta.



Del directora nacional de El Mundo No Puede Esperar

Debra Sweet


Invitación a traducir al español
(Nuevo)
03-15-11

¡NO MAS!
¡Ningún ser humano es ilegal!

EL Mundo no Puede Esperar exhorta a cada persona a protestar contra las leyes racistas como Arizona SB1070, a desacatarlas y a DESOBEDECERLAS



"¿Por qué hacer una donación a El Mundo No Puede Esperar?"

"Lo que la gente esta diciendo sobre El Mundo No Puede Esperar


FIRME ESTE LLAMADO. DONE PARA SU PUBLICACIÓN INTERNACIONAL. WORLDCANTWAIT.NET

ÚNETE CON: John Cusack • Wallace Shawn • Junot Diaz • Noam Chomsky • Daniel Ellsberg Eve Ensler Dave Eggers • Glenn Greenwald • Paul Haggis • Bianca Jagger • Ariel Dorfman Erica Jong • Michael Moore • Ron Kovic • Moby • Tom Morello • Mark Ruffalo • James Schamus Carl Dix • Oliver Stone • Cindy Sheehan • Cornel West con los abogados de los prisioneros en Guantánamo y muchos otros

Firmar esta declarción

Biden debe poner fin a la guerra contra los niños

IMG_0301 (1) .jpg

Por Medea Benjamín y Nicolás JS Davies, publicado en The Progressive
30 de enero de 2021

La mayoría de la gente considera el trato de Donald Trump a los niños inmigrantes como uno de sus crímenes más impactantes como presidente. Las imágenes de cientos de niños robados a sus familias y encarcelados en jaulas de eslabones de cadena son una desgracia inolvidable que el presidente Joe Biden debe actuar rápidamente para remediar, con políticas de inmigración humanitarias y un programa para reunir rápidamente a las familias divididas.

Una política de Trump menos publicitada que en realidad mató a niños fue el cumplimiento de las promesas de su campaña de “bombardear a los enemigos de Estados Unidos” y ”sacar a sus familias“. Trump intensificó las campañas de bombardeo de Obama contra los talibanes en Afganistán y el Estado Islámico en Irak y Siria, y aflojó las reglas de compromiso de Estados Unidos con respecto a los ataques aéreos que predeciblemente iban a matar civiles.

Después de devastadores bombardeos estadounidenses que mataron a decenas de miles de civiles y dejaron grandes ciudades en ruinas, los aliados iraquíes de Estados Unidos cumplieron la más impactante de las amenazas de Trump y masacraron a los sobrevivientes —hombres, mujeres y niños— en Mosul.

Pero el asesinato de civiles en las guerras estadounidenses posteriores al 11 de septiembre no comenzó con Trump. Y no terminará, ni siquiera disminuirá, bajo Biden, a menos que el público exija que se ponga fin a la masacre sistemática de niños y otros civiles en Estados Unidos.

La campaña Stop the War on Children, dirigida por la organización benéfica británica Save the Children, publica informes gráficos sobre los daños que Estados Unidos y otras partes en conflicto infligen a los niños de todo el mundo.

El informe de 2020 del grupo, Asesinados y mutilados: una generación de violaciones contra niños en conflictos, informó 250.000 violaciones de derechos humanos contra niños en zonas de guerra documentadas por la ONU desde 2005, incluidos más de 100.000 incidentes en los que niños murieron o fueron mutilados. Encontró que la asombrosa cantidad de 426 millones de niños viven ahora en zonas de conflicto, el segundo número más alto de la historia, y que “las tendencias en los últimos años son de violaciones crecientes, números crecientes de niños afectados por conflictos y crisis cada vez más prolongadas”.

Muchas de las lesiones de los niños provienen de armas explosivas como bombas, misiles, granadas, morteros y artefactos explosivos improvisados. En 2019, otro estudio de Stop the War on Children, sobre lesiones por explosiones, descubrió que estas armas, que están diseñadas para infligir el máximo daño a objetivos militares, son especialmente destructivas para los cuerpos pequeños de los niños e infligen lesiones más devastadoras a los niños que en adultos.

Entre los pacientes pediátricos con explosiones, el 80 por ciento sufre lesiones penetrantes en la cabeza, en comparación con solo el 31 por ciento de los pacientes adultos con explosiones, y los niños heridos tienen 10 veces más probabilidades de sufrir lesiones cerebrales traumáticas que los adultos.

En las guerras en Afganistán, Irak, Siria y Yemen, las fuerzas estadounidenses y aliadas están armadas con armas explosivas altamente destructivas y dependen en gran medida de los ataques aéreos, con el resultado de que las lesiones por explosión representan casi las tres cuartas partes de las lesiones de los niños, el doble de la proporción. encontrado en otras guerras. La dependencia de Estados Unidos de los ataques aéreos también conduce a una destrucción generalizada de hogares e infraestructura civil, dejando a los niños más expuestos a todos los impactos humanitarios de la guerra, desde el hambre y la inanición hasta enfermedades que de otro modo se podrían prevenir o curar.

La solución inmediata a esta crisis internacional es que Estados Unidos ponga fin a sus guerras actuales y deje de vender armas a los aliados que hacen la guerra a sus vecinos o matan a civiles. Retirar las fuerzas de ocupación estadounidenses y poner fin a los ataques aéreos estadounidenses permitirá a las Naciones Unidas y al resto del mundo movilizar programas de apoyo legítimos e imparciales para ayudar a las víctimas estadounidenses a reconstruir sus vidas y sus sociedades. El presidente Biden debería ofrecer generosas reparaciones de guerra estadounidenses para financiar estos programas, incluida la reconstrucción de Mosul, Raqqa y otras ciudades destruidas por el bombardeo estadounidense.

Para evitar nuevas guerras en Estados Unidos, la Administración Biden debe comprometerse a participar y cumplir con las reglas del derecho internacional, que se supone que son vinculantes para todos los países, incluso los más ricos y poderosos.

Mientras habla de labios para afuera sobre el estado de derecho y un “orden internacional basado en reglas”, en la práctica Estados Unidos ha estado reconociendo solo la ley de la jungla y el principio de “el poder hace el bien”, como si la prohibición de la Carta de la ONU contra la amenaza o el uso de la fuerza no existía y el estatus de protección de los civiles en virtud de las Convenciones de Ginebra estaba sujeto a la discreción de abogados del gobierno estadounidense que no rendían cuentas. Esta farsa asesina debe terminar.

A pesar de la no participación y el desdén de Estados Unidos, el resto del mundo ha seguido desarrollando tratados efectivos para fortalecer las reglas del derecho internacional. Por ejemplo, los tratados para prohibir las minas terrestres y las municiones en racimo han terminado con éxito con el uso de estas armas por parte de los países que han ratificado dichos acuerdos.

La prohibición de las minas terrestres ha salvado la vida de decenas de miles de niños, y ningún país que sea parte en el tratado sobre municiones en racimo las ha utilizado desde su adopción en 2008, lo que reduce el número de bombas sin detonar al acecho para matar y mutilar a niños desprevenidos. La Administración Biden debe firmar, ratificar y cumplir con estos tratados, junto con más de cuarenta tratados multilaterales que Estados Unidos no ha ratificado.

Los estadounidenses también deberían apoyar a la Red Internacional sobre Armas Explosivas, que pide una declaración de la ONU para prohibir el uso de armas explosivas pesadas en áreas urbanas, donde el 90 por ciento de las víctimas son civiles y muchos son niños. Como dice el informe de Save the Children’s Blast Injuries, “Las armas explosivas, incluidas las bombas de aviación, los cohetes y la artillería, se diseñaron para su uso en campos de batalla abiertos y son completamente inapropiadas para su uso en pueblos y ciudades y entre la población civil”.

Una iniciativa global con un tremendo apoyo de base y potencial para salvar al mundo de la extinción masiva es el Tratado para Prohibir las Armas Nucleares (TPNW), que entró en vigor el 22 de enero después de que Honduras se convirtiera en la quincuagésima nación en ratificarlo. El creciente consenso internacional de que estas armas suicidas simplemente deben abolirse y prohibirse ejercerá presión sobre los Estados Unidos y otras naciones con armas nucleares en la Conferencia de Revisión de agosto de 2021 del TNP (Tratado de No Proliferación Nuclear).

Dado que Estados Unidos y Rusia todavía poseen el 90 por ciento de las armas nucleares en el mundo, la responsabilidad principal de su eliminación recae en los presidentes Biden y Putin. La extensión de cinco años del Nuevo START (Tratado de Reducción de Armas Estratégicas) que acordaron Biden y Putin es una buena noticia. Estados Unidos y Rusia deberían utilizar esta extensión del tratado y la revisión del TNP como catalizadores para nuevas reducciones en sus existencias y una verdadera diplomacia para avanzar explícitamente hacia la abolición.

Estados Unidos no solo hace la guerra a los niños con bombas, misiles y balas. También libra una guerra económica de formas que afectan desproporcionadamente a los niños, impidiendo que países como Irán, Venezuela, Cuba y Corea del Norte importen alimentos y medicinas esenciales u obtengan los recursos que necesitan para comprarlos.

Estas sanciones son una forma brutal de guerra económica y castigo colectivo que deja a los niños muriendo de hambre y enfermedades prevenibles, especialmente durante esta pandemia. Funcionarios de la ONU han pedido a la Corte Penal Internacional que investigue las sanciones unilaterales estadounidenses como crímenes de lesa humanidad. La Administración Biden debería levantar inmediatamente todas las sanciones económicas unilaterales.

¿Actuará el presidente Joe Biden para proteger a los niños del mundo de los crímenes de guerra más trágicos e indefendibles de Estados Unidos? Nada en su largo historial en la vida pública sugiere que, a menos que el público estadounidense, y el resto del mundo, actúen de manera colectiva y efectiva para insistir en que Estados Unidos debe poner fin a su guerra contra los niños y finalmente convertirse en un miembro responsable y respetuoso de la ley la familia humana.

Sobre los autores: Medea Benjamín es codirectora del grupo por la paz CODEPINK. Su último libro es Inside Iran: The Real History and Politics of the Islamic Republic.

Nicolás JS Davies es el autor de “Blood On Our Hands: the American Invasion and Destruction of Iraq”. Es investigador de CODEPINK: Mujeres por la Paz y escritor independiente.

Fuente: https://cubanoypunto.wordpress.com/2021/01/30/biden-debe-poner-fin-a-la-guerra-contra-los-ninos/


 

¡Hazte voluntario para traducir al español otros artículos como este! manda un correo electrónico a espagnol@worldcantwait.net y escribe "voluntario para traducción" en la línea de memo.

 

¡El mundo no puede esperar!

E-mail: espagnol@worldcantwait.net