worldcantwait.org
ESPAÑOL

Español
English-LA
National World Can't Wait

Pancartas, volantes

Temas

Se alzan las voces

Noticias e infamias

De los organizadores

Sobre nosotros

Declaración
de
misión

21 de agosto de 2015

El Mundo no Puede Esperar moviliza a las personas que viven en Estados Unidos a repudiar y parar la guerra contra el mundo y también la represión y la tortura llevadas a cabo por el gobierno estadounidense. Actuamos, sin importar el partido político que esté en el poder, para denunciar los crímenes de nuestro gobierno, sean los crímenes de guerra o la sistemática encarcelación en masas, y para anteponer la humanidad y el planeta.



Del directora nacional de El Mundo No Puede Esperar

Debra Sweet


Invitación a traducir al español
(Nuevo)
03-15-11

¡NO MAS!
¡Ningún ser humano es ilegal!

EL Mundo no Puede Esperar exhorta a cada persona a protestar contra las leyes racistas como Arizona SB1070, a desacatarlas y a DESOBEDECERLAS



"¿Por qué hacer una donación a El Mundo No Puede Esperar?"

"Lo que la gente esta diciendo sobre El Mundo No Puede Esperar


FIRME ESTE LLAMADO. DONE PARA SU PUBLICACIÓN INTERNACIONAL. WORLDCANTWAIT.NET

ÚNETE CON: John Cusack • Wallace Shawn • Junot Diaz • Noam Chomsky • Daniel Ellsberg Eve Ensler Dave Eggers • Glenn Greenwald • Paul Haggis • Bianca Jagger • Ariel Dorfman Erica Jong • Michael Moore • Ron Kovic • Moby • Tom Morello • Mark Ruffalo • James Schamus Carl Dix • Oliver Stone • Cindy Sheehan • Cornel West con los abogados de los prisioneros en Guantánamo y muchos otros

Firmar esta declarción

Estados Unidos respalda a golpe de estado en Venezuela, hace que el Padrino se parezca a Mary Poppins

30 de enero de 2019 | Periódico Revolución | revcom.us

    La esencia de lo que existe en Estados Unidos no es la democracia, sino el capitalismo-imperialismo y las estructuras políticas que lo imponen. Lo que Estados Unidos lleva al resto del mundo no es democracia, sino imperialismo y las estructuras políticas que lo imponen.

    Bob Avakian, Lo BAsico 1:3


Unas personas pepenan en busca de comida en Venezuela.

Durante la última semana, los políticos y los medios de comunicación han venido vomitando porquerías almibaradas sobre sus esfuerzos directos para tumbar a un gobierno en Venezuela. Insisten en que Estados Unidos tiene que intervenir en apoyo al pueblo venezolano que quiere que se respete su constitución y democracia.

Esto no tiene nada que ver con el humanitarismo o los derechos democráticos. Este es un golpe de estado bien orquestado para que Estados Unidos pueda clavar más sus sangrientas garras en América Latina y quitarse una espina fastidiosa en su costado. Es gansterismo lisa y llanamente — otro crimen yanqui. Y una vez más quieren embaucar con la muy trillada línea de la “democracia”.

En medio de la profundización de una crisis política y económica —agravada intolerablemente más por la guerra económica de Estados Unidos—, cientos de miles de personas protestaron la semana pasada contra el gobierno del presidente venezolano Nicolás Maduro, el heredero del legado de Hugo Chávez, quien usó el petróleo de Venezuela como palanca, pero no para el “socialismo” sino para obtener una mejor posición en el sistema imperialista general. Desde ese entonces Estados Unidos ha venido trabajando para romperle los dientes a Venezuela y poner a su jefe de estado más firmemente bajo la bota yanqui.

Ante miles de manifestantes, Juan Guaidó, el presidente de la Asamblea Nacional y líder importante de la oposición anti-Maduro, declaró que el régimen de Maduro era ilegítimo y se autoproclamó presidente.

Tan sólo unos minutos después de la declaración de Guaidó, Trump lo reconoció como líder interino, y declaró que su Asamblea Nacional era “la única rama legítima del gobierno debidamente elegido por el pueblo venezolano”. Tanto el asesor de Seguridad Nacional e irredento criminal de guerra John Bolton y el defensor de todo lo que es democrático Donald Trump han amenazado con una intervención militar para sacar a Maduro, al decir que “todas las opciones están en consideración”.

Se ha dicho mucho sobre las violaciones de los derechos humanos y que Guaidó es una especie de luchador heroico contra la tiranía no constitucional. La realidad es que, al igual que un Padrino Mafioso, Estados Unidos tiene planes para un nuevo gobierno sumiso y le ha hecho al pueblo venezolano una oferta que no puede rechazar.


Los venezolanos están emigrando en masa del país. Arriba: Unos migrantes venezolanos en Tumbes, Perú. (Foto: AP)

La apuesta de Chávez y secundada por Maduro —de que podían usar su petróleo para obtener una mejor posición en el sistema imperialista mundial— se desbarató cuando cayó el precio del petróleo. La economía venezolana entró en crisis. Pero Estados Unidos le ha venido apretando las clavijas al pueblo venezolano para así crear una situación tan intolerable que suplique la intervención de Estados Unidos. Hablemos de quiénes en realidad deben rendir cuentas por esta crisis.

  • Venezuela depende de la exportación de petróleo para el 95% de sus ingresos. En 2017 Trump firmó una orden ejecutiva para impedir que Venezuela financiara su deuda en Estados Unidos y aplicó más sanciones para impedir que las compañías petroleras venezolanas en Estados Unidos enviaran remesas de sus ganancias a Venezuela. Esto resultó en una caída de la producción del petróleo en un 37% y la pérdida anual de seis mil millones de dólares de ingresos.
  • El negarle el acceso de este flujo de efectivo a Venezuela, un país que depende completamente de alimentos importados, quiere decir que millones de personas han pasado hambre y miles morirán de enfermedades prevenibles. Esto ha contribuido a la mayor crisis de refugiados en el hemisferio occidental: 2.3 millones de personas se han visto obligadas a abandonar el país. El objetivo directo de estas sanciones es desestabilizar al gobierno de Venezuela, matando de hambre al pueblo. ¡Y tienen las agallas de hablar de AYUDA HUMANITARIA!
  • En noviembre de 2018, un Informe del Servicio de Investigación del Congreso reconoce directamente que el impacto de estas sanciones podría “exacerbar la difícil situación humanitaria de Venezuela, que se ha caracterizado por escaseces de alimentos y medicinas, una creciente pobreza y la migración en masa”. Sin embargo Trump aprobó esas sanciones con la exigencia que “[Maduro] ponga fin a la represión y penuria económica del pueblo venezolano”.
  • El 8 de septiembre de 2018, el New York Times informó: “Durante el último año, la administración de Trump celebró reuniones secretas con oficiales militares rebeldes de Venezuela para conversar sobre sus planes para derrocar al presidente Nicolás Maduro”. La Casa Blanca no lo negó, pero sí comentó: “Es importante participar en un ‘diálogo con todos los venezolanos que muestran un deseo por la democracia’, con el fin de ‘traer un cambio positivo a un país que ha sufrido tanto bajo Maduro’”. Según el New York Times, entre las personas con las que se reunieron estaba un general al que Estados Unidos ha acusado de tortura y narcotráfico.
  • El Departamento de Estado yanqui ha instado a los militares de Venezuela a que se subleven contra Maduro e incluso le ha ofrecido a Guaidó 20 millones de dólares en ayuda de emergencia. Sin embargo, el senador yanqui Marco Rubio dice que eso no constituye un intento de golpe de estado porque… “No vi a estadounidenses en las calles de Venezuela mientras cientos de miles, quizás millones, de personas se tomaban las calles”. Si hambrear deliberadamente al pueblo con una guerra económica, conjurar en secreto sublevaciones militares, apoyar directamente a los partidos de oposición y amenazar con una invasión militar quieren decir “propagar la democracia”, ¿pues, qué diablos es un golpe de estado?

El camino de Chávez y Maduro es parte del problema, y no parte de la solución

Venezuela, que tiene las más grandes reservas de petróleo en el mundo, desde hace mucho ha sido dominada como si fuera una gasolinera del imperialismo yanqui. Esto ha creado una sociedad desequilibrada y distorsionada con un sector petrolero altamente tecnificada y una economía generalmente atrasada con enormes cantidades de personas sin empleo y que viven en tugurios. Chávez y Maduro no son “socialistas”. Trataron de apostar a un “mejor trato” con países afines para poder mejorar su posición en el regateo al usar parte de la riqueza para costear los programas de bienestar para los pobres.

Pero Venezuela jamás rompió de hecho con las relaciones del imperialismo y dejó intactas muchas de las relaciones sociales atrasadas. Casi nueve millones de personas seguían viviendo en tugurios. Las mujeres seguían en una posición subordinada y degradada — el aborto está prohibido en Venezuela. Con respecto al medio ambiente, Venezuela es el segundo país en emisiones de gases CO2 en América Latina.

Esto señala algo muy importante: el camino que promovió Chávez es parte del problema y NO es parte de la solución. Es un callejón sin salida que deja sin tocar al propio imperialismo.

Pero a pesar de que Venezuela sigue amarrada en este sistema opresivo, este “arte del regateo” no obstante fue inaceptable a los ojos de Estados Unidos, en lo que con arrogancia llaman su “patio trasero”. La clase dominante yanqui —que incluye tanto al régimen de Trump y Pence como a los demócratas, casi todos los que están de acuerdo con este intento de golpe de estado— está decidida a poner a Venezuela, y al resto de América Latina, de vuelta a lo que considera “su lugar”. Eso es lo que en realidad está detrás de las palabras almibaradas que estos políticos vomitan para justificar el cambio de régimen y toda la miseria y sufrimiento a la que conscientemente está sometiendo a decenas de millones de personas.

Necesitamos un mundo completamente nuevo —más allá de la división del mundo entre un puñado de potencias imperialistas que explotan, dominan y aporrean a todo el resto de la humanidad… un mundo que actúa para eliminar todas las formas de opresión y explotación, y todas las relaciones entre las personas y las ideas que se basan en esa explotación y opresión y las refuerzan. Y como parte de luchar por esa revolución, tenemos que oponernos a las actuales amenazas y acciones despiadadas, y altamente arriesgadas, que el imperialismo yanqui está llevando a cabo en contra de Venezuela.


 

¡Hazte voluntario para traducir al español otros artículos como este! manda un correo electrónico a espagnol@worldcantwait.net y escribe "voluntario para traducción" en la línea de memo.

 

¡El mundo no puede esperar!

E-mail: espagnol@worldcantwait.net