worldcantwait.org
ESPAÑOL

Español
English-LA
National World Can't Wait

Pancartas, volantes

Temas

Se alzan las voces

Noticias e infamias

De los organizadores

Sobre nosotros

Declaración
de
misión

El Mundo no Puede Esperar organiza a las personas que viven en Estados Unidos para repudiar y parar el rumbo fascista iniciado durante el régimen de Bush y evidenciado en las ocupaciones asesinas, injustas e ilegítimas de Irak y Afganistán; la “guerra de terror” global de tortura, rendición extraordinaria y espionaje; y la cultura de discriminación, intolerancia y avaricia. A ese rumbo no le darán marcha atrás los líderes que nos instan a buscar puntos en común con fascistas, fanáticos religiosos e imperio. Solo es posible si la población forja una comunidad de resistencia –un movimiento independiente de grandes cantidades de personas—que, actuando en pro de los intereses de la humanidad, pone fin a dichos crímenes y demanda que se procese a los responsables por ellos.



Del directora nacional de El Mundo No Puede Esperar

Debra Sweet


Invitación a traducir al español
(Nuevo)
03-15-11

¡NO MAS!
¡Ningún ser humano es ilegal!

EL Mundo no Puede Esperar exhorta a cada persona a protestar contra las leyes racistas como Arizona SB1070, a desacatarlas y a DESOBEDECERLAS



AL MOVIMIENTO ANTIBÉLICO
DE ESTADOS UNIDOS:

17 de diciembre de 2008

    “Si uno no se le opone a esto y no se moviliza para pararlo, aprenderá —o se verá obligado— a aceptarlo”.

    de la Convocatoria ¡Fuera Bush y su gobierno!, 2005

Barack Obama está mandando a otros 20,000 soldados a Afganistán.

Un movimiento antibélico que no actúa inmediatamente para oponerse a la doctrina Obama de llevar el frente central de la guerra contra el terror a Afganistán, no merece llamarse un movimiento antibélico.

Leer más....


Gira:
¡NO SOMOS TUS SOLDADOS!


Leer más....

El peligro de la filtración en Wikileaks: podrías dejar de pensar como un estadounidense.

29 Julio 2010
Por Kevin Gosztola

Traducido del inglés por El Mundo No Puede Esperar
18 de agosto de 2010

Pocos días después de la publicación de decenas de miles de documentos que fueron en su día información clasificada y que ahora son conocidos como los “Diarios de guerra afganos”, el interés de los documentos se ha desplazado desde los contenidos de los informes sobre los incidentes hacia el efecto o el impacto que la filtración de Wikileaks puede tener sobre la guerra en Afganistán.

La filtración de más de 70.000 informes (y las noticias de que 15.000 nuevos informes van a ser publicados después de ser sometidos a lo que el fundador de Wikileaks, Julian Assange, llama “un proceso de minimización del daño” para proteger a civiles afganos), creó dos desafíos directos a lo que puede ser considerado como dos partes del gobierno en los EE.UU.: la Casa Blanca y el Pentágono (rama ejecutiva) y la prensa (a menudo referida como “la cuarta rama” del gobierno).

Esta en una parte de la declaración oficial publicada por la Casa Blanca el domingo 25 de julio:

    “Condenamos enérgicamente la revelación por parte de individuos y organizaciones de información clasificada que pone en peligro las vidas de los miembros del servicio estadounidense y de nuestros aliados, y que amenaza nuestra seguridad nacional. Wikileaks no hizo ningún esfuerzo por contactar con el gobierno de los EE.UU. para discutir sobre estos documentos que pueden contener información que haga peligrar la vida de estadounidenses, de nuestros aliados y de la población local que coopera con nosotros.”

En una conferencia de prensa el lunes 26 de julio, el Portavoz de la Casa Blanca Robert Gibbs, mostraba un pequeño cambio en la respuesta de la Casa Blanca a la filtración. Como en la declaración oficial, dijo que la reacción de la Casa Blanca a esta “violación de la ley federal” es que tiene el “potencial de ser muy dañina para aquellos que están en nuestro ejército, aquellos que están cooperando con nuestro ejército y aquellos que están trabajando para mantenernos a salvo”.

Gibbs también dijo, “no creo que de lo que se está informado no se haya discutido públicamente durante mucho tiempo y de muchas formas, tanto por ustedes como por los representantes del gobierno de los EE.UU.”, y continuó diciendo como la prensa era plenamente consciente de que Pakistán pudiera tener “puestos francos” que estuvieran ayudando a los talibán y que la Casa Blanca ha estado haciendo progresos para enfrentarse a este problema.

Aquellos que recuerdan el bloqueo de la administración Obama para publicar las fotos que supuestamente mostraban tropas abusando de detenidos en prisiones de Irak y Afganistán han escuchado seguramente antes ese argumento sobre los riesgos para la tropa. En un video publicado por The Guardian, Assange responde a este argumento y dice que “los militares mantienen información oculta para proseguir con la guerra, pero también para esconder abusos.” Señaló que hay una razón de orden militar para una información sobre “tropas que están a punto de desplegarse”, pero ya que esta información es toda del período 2004-2009, no es especialmente peligrosa.

Las declaraciones de Gibbs señalan que no hay nada nuevo en lo referente a Pakistán, mostrando parte de la evolución desde la respuesta inicial publicada a la prensa y al público. La administración Obama parece haber hecho el cálculo de que la naturaleza de Wikileaks es demasiado notable como para desprestigiarlos únicamente con un argumento que ya ha sido utilizado para defender la protección de información gubernamental.

La contestación del almirante Mike Mullen y otras declaraciones muestran que la administración Obama ha elegido intentar frenar el entusiasmo de la filtración y prevenir a los interesados que si revisan los documentos no van a encontrar información nueva. Si el público piensa que no se ha ganado nada con la filtración, es posible que la gente se cuestione la función de Wikileaks y posiblemente se les pueda convencer de que lo que se hizo fue una especie de truco publicitario.

La respuesta inicial también demuestra que la Casa Blanca creyó que Wikileaks debería haberles consultado antes de filtrar información clasificada a la prensa. Esto es interesante ya que el gobierno de EE.UU. ha estado tratando de “cazar” a Julian Assange y mostrando una entusiasta ansia por frenar las operaciones de Wikileaks. Incluso más interesante es el hecho de que hubo movimientos antes de la publicación de los documentos, gracias a dos periodistas del New York Times que consultaron con la Casa Blanca y pidieron permiso y consejo sobre lo que debían o no publicar. El encuentro dio tiempo a la Casa Blanca para prepararse ante la publicación de los informes por parte de Wikileaks.

Un documento que circuló entre la prensa presentando muchos de los comentarios del presidente y de los líderes de la administración sobre el papel de Pakistán en la guerra de Afganistán, indica que supuestamente hubo un desarrollo de una estrategia conjunta sobre los medios o las relaciones públicas entre la Casa Blanca y el New York Times antes de los “registros de guerra” publicados el 25 de julio. Este documento concedió una vía a los periodistas en desacuerdo con la ética de Wikileaks para trabajar sobre los contenidos de los documentos filtrados. Parece que este documento pdf se hubiera convertido en uno de los puntos centrales de las conversaciones críticas en la prensa el lunes posterior a la filtración.

El efecto fue que, en su mayor parte, la posibilidad de crímenes de guerra fue convenientemente omitida o pasada por alto. Los comentarios sobre el escuadrón de la muerte estadounidense Task Force 373, estuvieron virtualmente ausentes de los análisis de las publicaciones del domingo. Examine Der Spiegel y The Guardian y compare qué es lo básico en las editoriales e informes con lo que es lo principal en las editoriales e informes del New York Times. Encontrará que los análisis de los medios de comunicación se centran en Pakistán y los talibán.

La decisión del New York Times de llevar el asunto a la Casa Blanca y no continuar examinando los crímenes de guerra cometidos, o incluso el alarmante número de bajas civiles detallados en los registros podría tener algo que ver con lo que el profesor Anthony DiMaggio de la Illinois State University escribió en su libro When the Medias Goes to War sobre el papel de los medios de comunicación en las guerras en el extranjero:

    Los periodistas estadounidenses ven su papel en los conflictos extranjeros como un reflejo obediente de las opiniones expresadas en Washington. En el caso de Afganistán, tanto demócratas como republicanos dieron su apoyo a una escalada de la guerra a comienzos de 2009. Las críticas “responsables” se limitaron a preguntas sobre si la guerra era ganable o demasiado costosa. La administración Obama regañó de forma paternal al gobierno afgano por complicidad con la corrupción, el fraude en las votaciones, confabulación con los señores de la guerra, tráfico de estupefacientes y falta de responsabilidad democrática. Esas críticas tuvieron eco en las noticias o en las editoriales.

DiMaggio señala que el New York Times ha apoyado esta guerra incluso cuando el público estadounidense y afgano ha demostrado una amplia oposición. Los periodistas apoyaron la escalada de Obama escribiendo “el envío de más tropas” es “esencial para derrotar a las fuerzas talibán y asegurar la región”.

El tema de los talibán y de Pakistán da la oportunidad para hacer críticas pragmáticas y crean una clase de debate cercano a los intereses de la Casa Blanca. Tal debate no amenaza los intereses geopolíticos de EE.UU. o desafía la idea central de que la guerra deba continuar.

El crítico de medios de comunicación Jay Rosen concluye, “en la historia de los medios hasta ahora, la prensa no era libre de informar sobre lo que el poder deseaba mantener en secreto porque las leyes de las naciones lo impedían. Pero Wikileaks es capaz de informar sobre lo que el poder desea mantener en secreto ya que la lógica de internet lo permite. Esta es la noticia.”

La conclusión de Rosen ilumina el porqué Wikileaks supone un desafío tan directo a la Casa Blanca y a la prensa. A Wikileaks no le importa proteger la integridad del complejo industrial de seguridad, que trabaja para mantener la información bien (o en algunos casos, mal) clasificada. El “activismo informativo” de Wikileaks coincide con las filosofías centrales que han nacido desde la existencia de internet y, con internet mismo. ¿Qué importa si algunos periodistas encuentran ético o no ético lo que hizo Wikileaks?

La prensa en EE.UU. está mayoritariamente en contra de las prácticas y la ideología de Wikileaks, que cree que las agencias de información han gastado dinero para mantener en secreto lo que debería ser público. Sin duda, la prensa piensa que si tal creencia fuera apoyada por los miembros de los medios de comunicación estadounidenses, el acceso a la Casa Blanca y a otras instituciones estaría amenazado. El proceso de socialización que compromete a la prensa con los oficiales del gobierno tratando de formar vínculos para que así se obvien las noticias sobre oficiales de alto rango.

Por ejemplo, el proyecto de periodismo digital publicado la última semana: Top Secret America. El Washington Post trabajó codo con codo con la Casa Blanca y otras agencias. Si lo hubieran intentado hacer con la ayuda de denunciantes o de fuentes anónimas, la Casa Blanca hubiera condenado al Post. Los periodistas podrían haber sido probablemente despedidos de los periódicos y se enfrentarían a una acusación como James Risen, que escribió una historia sobre una intervención telefónica en NSA durante la administración Bush y utilizó para ello fuentes anónimas.

El compromiso de Wikileaks con la transparencia, es una ofensa al papel de la prensa como organismo que se dedica a fabricar el consentimiento de la gente y al papel del gobierno federal como una entidad que debe proteger los intereses del Estado mediante la creación de una versión oficial sobre porqué debe continuar la guerra en Afganistán, una versión que Wikileaks ensucia con información del propio gobierno, que indica que la versión oficial es una realidad inventada.

Históricamente, los EE.UU. no quieren que los ciudadanos se involucren en decidir que es lo que los EE.UU. hacen en su política exterior. Julian Assange y Wikileaks muestran una creencia en el valor de la participación ciudadana e interés en los asuntos de los gobiernos de todo el mundo. Tal y como Assange dijo sobre la filtración, “la gente de cualquier país que está leyendo esto, es capaz de comentarlo y ponerlo en contexto, así como entender la situación en su conjunto”.

El “rebaño desconcertado” se supone que debe ser “espectador” y apoyar a las tropas y confiar en los motivos y acciones del gobierno. Cuando el público se preocupa ocurren cosas como una oposición pública suficientemente fuerte como para diluir el apoyo a la guerra en Vietnam o la desobediencia civil contra el uso de armas nucleares, etc.

El peligro real para el gobierno es que los estadounidenses pudieran escuchar a Emmanuel Goldstein, un conocido hacker y editor de la revista 2600: The Hacker Quarterly, y promover valores que apoyen “ir a la verdad del asunto, destapar lo tapado”. El peligro real es que los ciudadanos puedan quedar tan encantados con Wikileaks y no creer más en el “poder imaginario” (tal y como Sheldon Wolin podría llamarlo) de que estamos en una guerra sin fin por nuestras vidas, con terroristas que odian a EE.UU. por su libertad, y que Afganistán es un problema esencial en esta batalla.

El peligro real es que la población abandone la docilidad y no se adhiera más a la cultura cívica que ha sido impulsada durante generaciones de políticos en EE.UU. a lo largo del siglo pasado.

<>Leamos el siguiente párrafo del NSC 68: United States Objectives and Programs for National Security publicado en abril 1950 y que es posiblemente una especie de Biblia para la seguridad nacional. Este extracto explica como “el camino democrático” requiere que los ciudadanos sean menos ingenuos, más discriminadores (la elite gobernante habla para gente ignorante y apática políticamente):

    (En) la búsqueda de la verdad (el individuo) sabe cuando debe asumir un acto de fe, que él distingue entre la necesidad de tolerancia y la necesidad de justa supresión. Una sociedad libre es vulnerable en eso, es fácil para la gente caer en excesos, los excesos de una mente permanentemente abierta que espera ilusoriamente la prueba de que el mal diseño puede convertirse en un noble propósito, los excesos de fe se vuelven prejuicios, los excesos de tolerancia degeneran en indulgencia ante la conspiración y el exceso de represión, cuando las medidas son moderadas, no es sólo más apropiado, sino que es más efectivo.

La filtración de los informes de la guerra en Afganistán crea el riesgo de que el público estadounidense pueda caer en excesos, pueda comenzar a desafiar la idea de que las tropas de EE.UU. deben permanecer en Afganistán y luchar contra los talibán. El público puede comenzar a contestar los argumentos contra la retirada de EE.UU. y sus aliados en Afganistán, puede comenzar a dudar, de forma más abierta que antes de la filtración, de los motivos e intenciones de la superpotencia en Afganistán. El peligro es que la filtración pueda erosionar la sensación de propósito común en el país.

La amenaza de esta filtración no es que se requiera una revisión inmensa de los aparatos de seguridad utilizados por el ejército de EE.UU. en las más de 800 bases que tiene por el mundo. La administración Obama puede fácilmente dar otro contrato a otra empresa del complejo industrial de seguridad para afinar el sistema y prevenir fugas en el futuro. La amenaza es que más y más ciudadanos crecerán ahora con el desencanto en la política exterior estadounidense y desafiaran las agendas de neoconservadores y neoliberales que escriben las políticas, embarcadas en teorías, y el diseño de los poderes imaginarios que los estadounidenses tienen que entender como “EE.UU. contra ellos”.

Los informes de la guerra de Afganistán desafían a la gente a hacer, lo que los activistas de la información de Wikileaks creen que deberían hacer. Deberían desear información y no “tal y como la gente está enseñada a hacer en EE.UU., preocuparse por la ilegalidad de la filtración. Deberían leer los documentos, sacar sus propias conclusiones y no permitir a los medios de comunicación desentrañar la totalidad de la filtración y decirles que es insignificante, porque muchos de los incidentes detallados ya se conocían. Y, deberían responder activamente a los contenidos y más abiertamente preguntar porqué es tan esencial continuar la guerra en Afganistán.

Fuente:
The Danger of the Wikileaks' Leak: You Might Stop Thinking Like an American


 

¡Hazte voluntario para traducir al español otros artículos como este! manda un correo electrónico a espagnol@worldcantwait.net y escribe "voluntario para traducción" en la línea de memo.

 

¡El mundo no puede esperar!

E-mail: espagnol@worldcantwait.net