worldcantwait.org
ESPAÑOL

Español
English-LA
National World Can't Wait

Pancartas, volantes

Temas

Se alzan las voces

Noticias e infamias

De los organizadores

Sobre nosotros

Declaración
de
misión

El Mundo no Puede Esperar organiza a las personas que viven en Estados Unidos para repudiar y parar el rumbo fascista iniciado durante el régimen de Bush y evidenciado en las ocupaciones asesinas, injustas e ilegítimas de Irak y Afganistán; la “guerra de terror” global de tortura, rendición extraordinaria y espionaje; y la cultura de discriminación, intolerancia y avaricia. A ese rumbo no le darán marcha atrás los líderes que nos instan a buscar puntos en común con fascistas, fanáticos religiosos e imperio. Solo es posible si la población forja una comunidad de resistencia –un movimiento independiente de grandes cantidades de personas—que, actuando en pro de los intereses de la humanidad, pone fin a dichos crímenes y demanda que se procese a los responsables por ellos.



Del directora nacional de El Mundo No Puede Esperar

Debra Sweet


Invitación a traducir al español
(Nuevo)
03-15-11

¡NO MAS!
¡Ningún ser humano es ilegal!

EL Mundo no Puede Esperar exhorta a cada persona a protestar contra las leyes racistas como Arizona SB1070, a desacatarlas y a DESOBEDECERLAS



"¿Por qué hacer una donación a El Mundo No Puede Esperar?"

"Lo que la gente esta diciendo sobre El Mundo No Puede Esperar


FIRME ESTE LLAMADO. DONE PARA SU PUBLICACIÓN INTERNACIONAL. WORLDCANTWAIT.NET

ÚNETE CON: John Cusack • Wallace Shawn • Junot Diaz • Noam Chomsky • Daniel Ellsberg Eve Ensler Dave Eggers • Glenn Greenwald • Paul Haggis • Bianca Jagger • Ariel Dorfman Erica Jong • Michael Moore • Ron Kovic • Moby • Tom Morello • Mark Ruffalo • James Schamus Carl Dix • Oliver Stone • Cindy Sheehan • Cornel West con los abogados de los prisioneros en Guantánamo y muchos otros

Firmar esta declarción

Un ingeniero civil yemenita, a quien un drone le asesinó a dos familiares, hablará ante el Congreso

Kevin Gosztola | 18 de noviembre 2013

Traducido de inglés por El Mundo no Puede Esperar 13 de diciembre de 2013

Un ingeniero civil yemenita, que habló en la Cumbre sobre los Drones (aviones no tripulados) de 2013 organizada por el grupo pacifista CODEPINK, ha venido a los Estados Unidos para compartir su historia de que un drone estadounidense asesinó a sus dos parientes.

Cinco hombres estaban reunidos detrás de una mezquita de su pueblo Kashamir en el sudeste de Yemen, cuando un drone estadounidense les lanzó misiles Hellfire. Cuatro hombres murieron instantáneamente, sus cuerpos hechos pedazos. El quinto hombre fue asesinado mientras intentaba arrastrarse lejos de ahí.

El ataque ocurrió el 29 de agosto de 2012. El Ministerio de Defensa de Yemen inicialmente afirmó que fueron asesinados tres miembros de Al Qaeda en la Península Arábiga (AQAP). Pero resultó que, de acuerdo con el reporte de Human Rights Watch, dos de los individuos asesinados eran Salim bin Ali Jaber, “un clérigo y padre de siete” que “predicaba mucho contra los métodos violentos de AQAP”, y Walid bin Ali Jaber, “uno de los pocos oficiales de policía en el poblado.” Ellos estaban participando en una reunión a petición de “tres presuntos miembros de AQAP” que querían hablarles acerca de una reciente “enérgica denuncia de AQAP en la mezquita local.”

Salim y Walid eran, respectivamente, el cuñado y el sobrino del ingeniero civil Faisal bin Ali Jaber.

Faisal describió a Firedoglake que había escrito cartas y hecho llamadas o reclamaciones al gobierno yemení, pero las preguntas planteadas al gobierno fueron ignoradas. Con el tiempo se dio cuenta de que la decisión [de asesinar a sus familiares] se tomó en los Estados Unidos. Era hora de que él viajara a América y “hablara a la gente” de los Estados Unidos directamente y que “viera a la gente aquí.”

Faisal dijo que quería saber: “¿Aprueban tal política? ¿Aprueban matar a civiles inocentes en un país muy lejano?”. O, ¿son personas que creen que Yemen no quiere causarles daño alguno? “¿Cuál es su reacción? ¿Es una sociedad pacífica que realmente no tiene interés en dañar a otra gente?” Hasta la fecha ha encontrado a personas dispuestas a permitir que comparta su historia.

Tras el ataque del drone, Faisal explicó que entró en “momentos de shock.” Durante un “tiempo muy largo,” no podía imaginar que en realidad a Salim y Walid se los había hecho pedazos. Pensaba que un día ellos reaparecerían y trató de hacerse creer que el ataque del drone no había ocurrido.

Faisal intentó impedir que sus nietos supieran los detalles horripilantes del ataque. Al principio no les dijo nada. Pero por lo mucho que intentaba ocultarles la historia, “otros niños de esa misma edad o un poco más grandes” les dijeron lo que había pasado. Eso les dio una imagen muy oscura de la naturaleza de los drones en su país.

Relató un incidente en que un familiar sufrió un accidente de auto. Nada de lo ocurrido estaba relacionado a los drones. Pero al ver el choque, una de sus nietas empezó a gritar que el carro fue alcanzado por un drone y no quería acercarse al carro por el miedo.

El poblado de la familia Jaber está en la provincia de Hadramaut, una provincia que Faisal describe como una “zona muy pacífica.” Dijo que la provincia no había sido afectada por conflictos tribales o problemas entre familias, como ocurría en algunos lugares de Yemen. Las únicas armas en la provincia son armas personales usadas para proteger las granjas

Faisal añadió: “Nunca tuvimos conflictos armados en el área y la única vez que les vimos sacar armas de las casas fue después del ataque, precisamente el mismo día que este sucedió”.

Faisal escribió al presidente Barack Obama y al presidente de Yemen Abd Rabbuh Mansur Haddi el 31 de julio de 2013, casi un año después del ataque y antes de que los dos presidentes se reunieran en Washington. Le angustiaba que ni Yemen ni Estados Unidos hubieran reconocido las muertes u ofrecido una disculpa.

Faisal preguntó cómo se pudiera haber lanzado el ataque en “defensa propia.” El temor de su familia era que Salim fuera atacado por los militantes por decir la verdad en sus sermones, no que fuera el objetivo de un drone operado por un supuesto aliado.

Faisal también cuestionó cómo se podría afirmar que el ataque fuera el “último recurso”. Dijo: “El poblado no era un campo de batalla.” No se dio ninguna “señal de aviso”. Nadie pidió que la policía hiciera algún arresto.

En cuanto a si el ataque fuera “proporcionado”:

    …El día antes del ataque, Khashamir pululaba con las celebraciones por la boda de mi hijo mayor. Nuestros vídeos de la boda muestran a Salim y al joven Walid entre la multitud de gente que bailaba en celebración. Tradicionalmente, la fiesta hubiera durado días—de no haber sido por el ataque. Después, pasaron varios días hasta que yo pudiera persuadir a mi hija mayor a que saliera de la casa, a causa de su terror al fuego de los cielos…

Faisal expresó su frustración por el hecho de que Estados Unidos dice ser una democracia y Obama dice que es responsable de dirigir los ataques de drones, y aún así no tiene el valor de disculparse por el asesinato de sus parientes.

Baraa Shiban, un yemenita que trabaja para una organización de derechos humanos, Reprieve, y que ayudó a traducir lo que Faisal decía para este informe, explicó que su “mayor temor” en cuanto al impacto de esos ataques, en particular los que como éste traen tanto dolor y sufrimiento a las familias, es que están teniendo un efecto desestabilizador en el gobierno de Yemen.

Shiban sostiene: “La gente perdió la confianza en el gobierno yemení porque no puede protegerlos de esos ataques”.

De acuerdo con The Bureau of Investigative Journalism, ya han habido de 45 a 54 ataques por drones, que asesinaron de 268 a 393 personas. Han asesinado de 21 a 58 personas civiles y a cinco niños. De 65 a 147 personas han resultado lisiados.

Shiban ha viajado a las nueve provincias de Yemen en las que hubo ataques. Dijo que la “percepción general entre las personas” que visitó es que “no imaginaban que los ataques con drones iban a empezar a darse en los poblados, donde la gente vive”. Antes de 2011 la gente creía que los ataques iban a ocurrir en “zonas rurales lejanas” donde no vivía gente.

Por ejemplo, agregó Shiban, en Mareb una noche hubo tres ataques en una sola área.

Declaró: “Decimos que ha habido algunos daños colaterales. Claro que habrá daños colaterales si atacan dentro de una zona residencial. La razón de por la que esto va en aumento es que la toda la política desde un principio – y una vez que empiezas a permitir que eso pase una vez, se va a incrementar e incrementar hasta que un día estarás matando a civiles”.

Shiban envió su testimonio para una audiencia poco común, convocada en mayo de este año por la bancada progresista del Congreso para tratar los drones. Shiban también ha sido miembro de la Conferencia Nacional de Diálogo (NDC), apoyada por el Departamento de Estado como parte de la transición a la democracia en Yemen tras la revolución del 2011.

La NDC ha aprobado una prohibición y ha pedido que el gobierno de Yemen criminalizara los asesinatos extrajudiciales. A pesar de que el gobierno de Estados Unidos ha enviado cientos de millones de dólares en ayuda para el desarrollo, dicha ayuda no ha conducido a la construcción de hospitales y escuelas, sino más bien de drones que han desgranado la muerte desde los cielos.

No les fue fácil viajar a los Estados Unidos. Inicialmente, el Departamento de Estado dijo que se necesitaría al menos dos meses para siquiera realizar la entrevista de obtención de visas. De acuerdo a la co-fundadora de CODEPINK Medea Benjamin, el gobierno estadounidense les dijo a múltiples personas de Yemen que querían asistir a la cumbre que no les concedería visas. Unas llamadas al Departamento de Estado y la ayuda de unos miembros del Congreso contribuyeron a convencer al Departamento a permitirles viajar.

Entesar Qadhi, una política de la provincia de Mareb en Yemen, también viajó a Estados Unidos como parte de la delegación. Ella es una representante de la juventud en la NDC y era un participante importante en la revolución.

Faisal ya se había reunido con el representante Jim McGovern y el representante Hank Johnson antes de la cumbre. Ambos expresaron simpatía por la pérdida de sus familiares, pero Faisal dijo que no le era claro qué iban a hacer para ayudar al pueblo de Yemen.

Hoy Faisal, Qadhi y Shiban se reunirán con los representantes de 15 senadores. También se dirigirán a los miembros del Congreso en una sesión informativa el 19 de noviembre a las 4 pm en el Edificio Rayburn. Estarán ahí porque han llegado a entender que ninguna cantidad de protestas contra el gobierno de Yemen dará resultado. Las personas que tienen “la mano en el gatillo están en Estados Unidos.”

ACTUALIZACIÓN: Ahora se anunció que los representantes Barbara Lee, Alan Grayson y Jan Schakowsky serán los anfitriones de la sesión informativa en el Edificio Rayburn mañana en la sala 2456. Durante la sesión, una delegación yemení hablará acerca del impacto de los drones estadounidenses en su país. Faisal bin Ali Jaber, cuyos parientes, críticos abiertos de Al Qaeda, fueron asesinados por un drone estadounidense, dará testimonio.

Éste artículo apareció originalmente en The Dissenter el 18 de noviembre de 2013.


 

¡Hazte voluntario para traducir al español otros artículos como este! manda un correo electrónico a espagnol@worldcantwait.net y escribe "voluntario para traducción" en la línea de memo.

 

¡El mundo no puede esperar!

E-mail: espagnol@worldcantwait.net