worldcantwait.org
ESPAÑOL

Español
English-LA
National World Can't Wait

Pancartas, volantes

Temas

Se alzan las voces

Noticias e infamias

De los organizadores

Sobre nosotros

Declaración
de
misión

El Mundo no Puede Esperar organiza a las personas que viven en Estados Unidos para repudiar y parar el rumbo fascista iniciado durante el régimen de Bush y evidenciado en las ocupaciones asesinas, injustas e ilegítimas de Irak y Afganistán; la “guerra de terror” global de tortura, rendición extraordinaria y espionaje; y la cultura de discriminación, intolerancia y avaricia. A ese rumbo no le darán marcha atrás los líderes que nos instan a buscar puntos en común con fascistas, fanáticos religiosos e imperio. Solo es posible si la población forja una comunidad de resistencia –un movimiento independiente de grandes cantidades de personas—que, actuando en pro de los intereses de la humanidad, pone fin a dichos crímenes y demanda que se procese a los responsables por ellos.



Del directora nacional de El Mundo No Puede Esperar

Debra Sweet


Invitación a traducir al español
(Nuevo)
03-15-11

¡NO MAS!
¡Ningún ser humano es ilegal!

EL Mundo no Puede Esperar exhorta a cada persona a protestar contra las leyes racistas como Arizona SB1070, a desacatarlas y a DESOBEDECERLAS



AL MOVIMIENTO ANTIBÉLICO
DE ESTADOS UNIDOS:

17 de diciembre de 2008

    “Si uno no se le opone a esto y no se moviliza para pararlo, aprenderá —o se verá obligado— a aceptarlo”.

    de la Convocatoria ¡Fuera Bush y su gobierno!, 2005

Barack Obama está mandando a otros 20,000 soldados a Afganistán.

Un movimiento antibélico que no actúa inmediatamente para oponerse a la doctrina Obama de llevar el frente central de la guerra contra el terror a Afganistán, no merece llamarse un movimiento antibélico.

Leer más....


Gira:
¡NO SOMOS TUS SOLDADOS!


Leer más....

El Senado aprueba la detención militar de civiles

02 de diciembre 2011
Glenn Greenwald

Traducido del inglés por
El Mundo No Puede Esperar
11 de diciembre de 2011

Un proyecto de ley patrocinado por el senador demócrata Carl Levin y el senador republicano John McCain (S. 1867) - incluido en el proyecto de ley de defensa pendiente de autorización - es predecible que se abra paso. Está provocando alarma importante en muchos círculos, incluidos los de la ACLU - y con razón.

Pero también hay muchas ideas erróneas sobre lo que ha estado circulando que deben aclararse, incluyendo que un veto de la Casa Blanca sea posible. Estos son las tres disposiciones más importantes del proyecto de ley:

    (1) Establece que todos los acusados de terrorismo sean indefinidamente encarcelados por militares en lugar de pasar a el sistema judicial civil, también, sin duda, permite (pero no obliga) a que incluso los ciudadanos de EE.UU. en territorio de EE.UU. sean acusados de terrorismo por los militares en lugar de pasar por el sistema judicial civil (Art. 1032);

    (2) Renueva la autorización de 2001 para utilizar la fuerza militar (AUMF) pero con un lenguaje más amplio: para permitir la fuerza (y detención militar) no sólo contra los que perpetraron los ataques del 9 / 11 y los países que los albergaban, sino también contra cualquier persona que "apoya" a Al Qaeda, los talibanes o "fuerzas asociadas " (Sección 1031), y,

    (3) Impone nuevas restricciones a la capacidad del Gobierno de los EE.UU. para transferir a los detenidos de Guantánamo (§ § 1033-1035).

Hay varios aspectos muy reveladores en todo esto. En primer lugar, el ataque del 11S sucedió más de una década atrás, Osama Bin Laden está muerto, el Gobierno de los EE.UU. afirma que ha matado a casi todos los líderes de Al Qaeda y el grupo es "operativamente ineficiente" en la región de Afganistán y Pakistán, y muchos comentaristas insistieron en que estos acontecimientos significan que la guerra contra el terror por fin comienza a retroceder. Y sin embargo aquí tenemos a el Congreso, actuando de un modo bipartidista, no sólo para reafirmar la guerra, sino para ampliar esta aún más: declarando formalmente que el mundo entero (incluidos los EE.UU.) es un campo de batalla y la guerra esencialmente para siempre.

De hecho, parece claro que lo están haciendo precisamente por temor a que las justificaciones que han usado durante mucho tiempo para seguir con la guerra ya no existen y por ello hay riesgo de que los estadounidenses comiencen a clamar por su fin. Este Congreso declara: la guerra es más vibrante que nunca y debe ampliarse aún más. Para nuestra clase política y el sector privado, la guerra contra el terror - La guerra sin fin - es una adicción:. No es un medio para un fin, sino el fin en sí mismo (de hecho, 2 / 3 de estos adictos a la guerra en el Senado acaban de rechazar el proyecto de ley Rand Paul para derogar la de Irak de 2003 AUMF aun cuando insisten en que la guerra de Irak ha terminado). Este es el Congreso Hambriento de guerra de los EE.UU. actuando de manera preventiva para asegurarse de que la ciudadanía no comienza a perder interés en la guerra contra el terror - y en especial todos los amplios nuevos poderes que esta generó - y esta pueda comenzar a disminuir, y mucho menos revertir.

En segundo lugar, considere cuan bipartidista es todo esto. El Senado acaba de votar 37-61 contra una enmienda, patrocinada por el senador demócrata Mark Udall, que habría despojado de la sección Levin / McCain al proyecto de ley: en otras palabras, Levin / McCain obtuvo un voto más que los 60 necesarios para evitar la una maniobra obstruccionista. Todos los senadores del Partido Republicano (con excepción de Rand Paul y Mark Kirk) votaron en contra de la enmienda Udall, mientras que sólo suficientes demócratas - 16 en total-se unió al Partido Republicano para asegurar la aprobación de Levin / McCain. Esto incluye a incondicionales progresistas como Debbie Stabenow, Sheldon Whitehouse, Jeanne Shaheen y su principal patrocinador, Carl Levin.

He descrito este tipo de fraude poco antes como "Rotación del Villano": "Ellos tienen siempre un puñado de senadores demócratas anunciados que van a ser los que se desvían esta vez de la posición del partido ostensible e impiden el éxito, pero el villano designado cambia constantemente, por lo que el propio Partido puede afirmar que apoya estas medidas, mientras que un puñado cambiante de sus miembros siempre las previenen de ser aprobadas. "Esto ha ocurrido con un sinnúmero de votaciones que suponen unas manifestación radical de derechas, pero que debido a que hay una lista siempre cambiante de demócratas se aseguran de que tienen el apoyo necesario. Así que aquí está el Partido Demócrata - encabezado por un experto progresistas en Seguridad Nacional de alto nivel, Carl Levin, y apoyado por un numero muy ajustado de sus miembros - uniendose a los republicanos para asegurarse de que se apruebe esta ley, y que el Gobierno de los EE.UU. sigue siendo investido con los poderes de guerra contra el Terror e incluso que la guerra se expande en algunos aspectos críticos.

En tercer lugar, no he escrito acerca de este proyecto de ley hasta ahora por una razón: por muy odiosos y radicales que sean los poderes que se aprueban en este proyecto de ley, en realidad no cambian tanto el status quo. Eso es porque los gobiernos de Bush y Obama han reclamado con éxito la mayor parte de los poderes mediante proyectos de ley, y los tribunales han aceptado en gran medida. Sin duda, existe el peligro de que el Congreso formalmente codifique estos poderes. Sin embargo, un signo poderoso de la forma degradada en que nuestra cultura política se ha convertido es que este proyecto de ley - que en cualquier otro momento sería terriblemente extremista - encaja perfectamente con lo que somos como nación y lo que nuestras instituciones políticas ya están haciendo. Para ser totalmente honesto, yo no podría ponerme trabajado en un proyecto de ley que, con algunas excepciones, no hace más que reconocer formalmente y codificar lo que nuestro Gobierno ya está haciendo.

* * * * *

Para ver por qué todo esto es cierto, vale la pena examinar brevemente cada una de las tres disposiciones más significativas. Estas son cuestiones complejas que no pueden ser analizadas en profundidad en un post de 400 palabras. Pero son lo suficientemente importantes como para tomarse el tiempo para comprender:

Detención Militar para los acusados de terrorismo.

El proyecto de ley Levin / McCain requeriría que todos los acusados de terrorismo tengan una detención militar y que no sean acusados por un tribunal civil - incluyendo a los que son detenidos en territorio de EE.UU. - con dos salvedades: (1) que se exime a los ciudadanos de EE.UU. y a los residentes legales de este mandato, para quienes la detención militar seguiría siendo opcional (es decir, a discreción del Poder Ejecutivo), y (2) que permite al Poder Ejecutivo emitir una exención si se quiere procesar a un terrorista acusado en el sistema civil.

Uno de los más férreos secundadotes de la guerra y defensor acérrimo del proyecto de ley, El Senador Lindsey Graham, dejó claro que la intención de la disposición es la siguiente: "Si usted es un ciudadano estadounidense y traiciona a su país, no va a tener un abogado. . . Creo que nuestras fuerzas armadas deben estar profundamente involucradas en la lucha contra estos chicos malos en el hogar o en el extranjero "como Graham hizo escalofriantemente claro, uno de los efectos clave de la disposición es que los militares de EE.UU. -. En lugar de organismos nacionales encargados de hacer cumplir la ley - sean utilizados para detener y encarcelar a acusados de terrorismo en suelo americano, incluyendo a ciudadanos de EE.UU..

De esta manera, Graham, y el proyecto que apoya - exactamente igual que todos los que apoyaron a Obama durante el proceso - asesinato de Anwar Awlaki - aparentemente, han decidido simplemente dispensar el artículo 3, sección 3 de la Constitución, que establece que nadie puede ser castigado por traición a la patria sin que el debido proceso sea cumplido. A este respecto, compare (a) la declaración de Graham (ampliamente compartida por los que apoyan el asesinato de Awlaki) de que "si usted es un ciudadano estadounidense y traiciona a su país, no va a tener un abogado" que (b) el requisito constitucional en el art. III, sec. 3 establece que "a ninguna persona se la condenará por traición sin el testimonio de dos testigos a los mismo acto perpetrado abiertamente o de una confesión en sesión pública." Negar a un ciudadano el derecho a un abogado y el derecho de ir a la corte en la base de que " ha traicionado a su país" y por lo tanto merece ser encarcelado sin un juicio (o, peor aún, ser asesinado sin uno) es una traición tan violenta a la Constitución de los EE.UU. como uno pueda imaginar, literalmente.

Pero tan desalentador y radical como parece todo esto - El New York Times describió el proyecto de ley de esta manera: se declara que "el gobierno tiene la autoridad legal para mantener a las personas sospechosas de terrorismo bajo custodia militar, de forma indefinida y sin juicio" y "no contiene ninguna excepción para los ciudadanos estadounidenses "- esto describe más o menos el status quo actual. Bajo custodia militar para los acusados de terrorismo es ya un elemento básico de la administración Obama. Mucho antes de que el Congreso nunca actuara para impedir el cierre de Guantánamo (la excusa que oímos sin cesar de los apologistas de Obama ) - Repito: mucho antes, y totalmente independiente de cualquier ley del Congreso - Obama hizo dos cosas para afianzar la detención militar indefinida: (1) dejó claro que decenas de detenidos seguirán detenidos indefinidamente y sin cargos, y (2) dio a conocer sus planes de no cerrar, sino simplemente re-ubicar en Illinois, el sistema de detención militar indefinida de Guantánamo. El Presidente ya tiene el poder para encarcelar a los acusados de terrorismo indefinidamente y bajo custodia militar, y tanto el ex presidente y el actual presidente han hecho uso de esta facultad de manera agresiva.

Incluso con respecto al uso de los militares para encarcelar a ciudadanos de EE.UU. arrestados en suelo estadounidense, esto ya se ha hecho: eso es exactamente lo que sin una ley hizo la administración Bush, con el debido proceso libre de 3 años y medio de prisión para José Padilla. Y el Cuarto Circuito aprobó explícitamente este poder, una decisión que fue tomada ya que la Corte Suprema de un modo cobarde se negara a pronunciarse sobre la misma basándose en que ya no era pertinente, ya que la Administración Bush, justo antes de que la Corte oyera el caso, finalmente acuso a Padilla en un tribunal civil.

Es cierto que la administración Obama no ha tratado de mantener a ciudadanos de EE.UU. en custodia militar ( al parecer prefieren la vía del asesinato a la ruta de la detención indefinida). También es cierto que, para darles algún crédito, la Casa Blanca de Obama se ha opuesto enérgicamente a la disposición de esta ley que habla de la detención militar cuando se aplica a ciudadanos de EE.UU. en suelo estadounidense, argumentando que ese poder ", sería incompatible con los principios fundamentales de que en América nuestros militares no patrullan las calles "Pero incluso esto, la esencia de este proyecto de ley -. que dice que el mundo entero es un campo de batalla, incluyendo (por definición) el territorio de los EE.UU. - ha sido durante mucho tiempo (como lo he sostenido siempre) el componente mas importante y más peligroso de la Guerra de Bush / Cheney contra el terrorismo, porque significa que el Presidente puede ejercer "los poderes de guerra" en todo el mundo en contra de cualquiera que le acuse de ser "beligerante". Y esta premisa es la que ha sido plenamente aceptada por los funcionarios de Obama.

La detención Militar Indefinida y gratuita de los acusados - acusados - de terrorismo ha sido plenamente aceptada tanto por la administración Bush como por la Obama (esta es una de las razones por las que algunos de nosotros hemos sido tan vocalmente críticos). La administración Obama ha ido más allá y sostiene que tiene el poder no sólo para detener a los acusados de terrorismo (incluidos los ciudadanos de EE.UU.) sin el debido proceso, sino para matarlos. Es cierto que el Departamento de Justicia de Obama ha aprobado el enjuiciamiento de algunos de los acusados de terrorismo en tribunales civiles - este proyecto de ley puede hacer que esto sea más difícil - pero el poder de detención militar ya recae en el Poder Ejecutivo. Y aunque sería peor que el Congreso formalmente codificara estos poderes y por lo tanto que revocara la prohibición sobre el uso de militares Estadounidenses en suelo de EE.UU. , las objeciones reales legales de la detención, se basan en las garantías constitucionales, y no hay ley del Congreso que puede afectarlas. En resumen, este proyecto de ley codificaría de manera indefinida la detención militar, pero los cambios reales en comparación con lo que el Poder Ejecutivo está haciendo ya serían modestos. Esto no es una reducción del carácter radical de este proyecto de ley, es la prueba definitiva de lo radical que es ya el Poder Ejecutivo en virtud de estos dos últimos presidentes.

Ampliado AUMF

Tenemos la misma historia sobre esta disposición. Sobre el papel, Levin / McCain expandiría la guerra contra el terrorismo mediante la codificación de un lenguaje más amplio para definir el alcance del conflicto del que se Incluyo en el AUMF de 2001. En el ya viejo AUMF la única fuerza autorizada (que la Corte Suprema determinó que incluye la detención militar) es "contra aquellas naciones, organizaciones o personas que [el Presidente] determine que planearon, autorizaron, cometieron o ayudaron" en el ataque del 11S y contra las naciones que los albergaban . Por el contrario, Levin / McCain también autorizaría la fuerza contra " personas que son parte o sustancialmente apoyan a al-Qaeda, los talibanes o las fuerzas asociadas que participan en hostilidades contra Estados Unidos o sus aliados." Con ello se pretende permitir el uso de la fuerza militar en contra de grupos que ni siquiera existía en el momento del 11S - tales como los de Yemen y Somalia - y para permitir a la fuerza contra personas que pueden no ser miembros de estos grupos, pero que ofrecen " un apoyo sustancial. "

Una vez más, esto es ya lo que el Gobierno de EE.UU. está haciendo. La administración Obama ha insistido en varias ocasiones - y algunos tribunales han aceptado - " que el AUMF 2001 incluya no sólo a Al Qaeda sino también a "fuerzas asociadas". De este modo, insiste el gobierno de Barack Obama, tienen el derecho a bombardear Yemen y Somalia, en los términos de la 2001 AUMF a pesar de que los grupos de los que hablan ni siquiera existía en el momento del ataque - y para detener a personas que no tenían nada que ver con el 11S - porque ya están interpretando la AUMF de 2001 del mismo modo que Levin / McCain definen la guerra: Al Qaeda y "fuerzas asociadas", y no sólo los miembros de grupos terroristas, sino los que " esencialmente apoyan" a esos grupos.

Fundamentalmente, esto es en gran media la razón por la que el gobierno de Obama se siente libre para oponerse a Levin / McCain a pesar de que el proyecto de ley autoriza abiertamente las numerosas guerras encubiertas que el gobierno de Obama ya está luchando: la administración Obama ya interpreta el AUMF de 2001 de manera tan amplia como para salvaguardar todos los poderes de la lucha contra la guerra que aparecen en Levin / McCain. Una vez más, sería peor si el Congreso abiertamente ampliara el lenguaje en el AUMF de 2001 donde se define el ámbito de la guerra contra el terrorismo, esta expansión ha sido durante mucho tiempo y sigue siendo un hecho.

Restricciones a las transferencias GITMO

El proyecto de ley Levin / McCain también reitera muchas de las restricciones impuestas previamente por el Congreso en la transferencia o la liberación de los detenidos de Guantánamo. En algunos casos, en realidad flexibiliza algunas de esas restricciones. Pero en esencia reafirma el bloqueo del Congreso contra el cierre de Guantánamo.

Este problema ha sido uno de los más incomprendidos. Los defensores de Obama dirán sin fin que no es culpa de Obama que Guantánamo siga abierto porque el Congreso impidió su cierre. Esa afirmación es verdad en cierta media, pero no lo cubre todo en absoluto. Como se indicó anteriormente, el propio Obama - mucho antes, y totalmente independiente de cualquier ley del Congreso - hizo dos cosas para afianzar la detención indefinida: (1) dejó claro que decenas de detenidos seguirán detenidos indefinidamente y sin cargos, y (2) dio a conocer sus planes de no cerrar, sino simplemente para trasladar a Illinois el sistema de detención militar indefinido de Guantánamo. Como él mismo dejó claro, él nunca intentó o pretendió acabar con el sistema de detención de Guantánamo por tiempo indefinido, sino que se limita a moverlo unos cuantos miles de kilómetros al norte. La ley Levin / McCain asegura que Guantánamo permanecerá abierta indefinidamente, y que es culpa del Congreso - no de Obama -. Sin embargo, la continuación del sistema de detención indefinida - que, junto con la tortura, es lo que hace Guantánamo tan controvertido en el primer lugar: no su ubicación geográfica - es atribuible al presidente Obama.

Posible veto del presidente Obama a la ley Levin / McCain

La mayoría de los medios que hablan de Levin / McCain afirman que el presidente Obama ha amenazado con vetarla. Eso no es del todo cierto: la declaración de la Casa Blanca en este articulo utiliza un lenguaje menos amenazante que el del veto completo en: "los principales asesores del presidente [se] Recomendaran un veto." Por otra parte, el ex oficial DOJ de la era Bush Jack Goldsmith hace un convincente (aunque no determinante) caso explicando que es poco probable que el presidente vete este proyecto de ley. Lo más probable, me parece, es que la amenaza del veto se utilice para extraer concesiones a fin de tener un proyecto de ley que el Presidente vaya a firmar.

Vamos a ser muy claros, sin embargo, acerca de lo que la "amenaza de veto" es y no es. A fin de cuentas, me alegro de que la Casa Blanca se oponga a este proyecto de ley en lugar de apoyarlo. Pero, con pocas excepciones, las objeciones planteadas por la Casa Blanca no se basan en los problemas de fondo con estos poderes, sino más bien en el argumento de que estos asuntos deben ser resueltos por el Poder Ejecutivo y no por el Congreso. En otras palabras, las objeciones de la Casa Blanca se basan en las teorías generales del Poder Ejecutivo. No están discutiendo: que es un error negar a los terroristas acusados un juicio. En lugar de ello insiste: Si un terrorista acusado es puesto bajo custodia militar en lugar de la custodia civil es el Presidente quien tiene que decidir. Otra vez, la declaración de la Casa Blanca hace hincapié en el poder Ejecutivo como base para sus objeciones a Levin / McCain:

    En términos generales, las disposiciones de detención en este proyecto de ley microgestión de la labor de nuestros profesionales de la lucha contra el terrorismo con experiencia, incluyendo a nuestros comandantes militares, profesionales de la inteligencia, los fiscales experimentados lucha contra el terrorismo, o de otros operativos en el campo. Estos profesionales se han dirigido con éxito un esfuerzo de todo el gobierno para desbaratar, desmantelar y derrotar a Al Qaeda y sus afiliados y seguidores durante dos administraciones consecutivas. La Administración cree firmemente que sería un error para que el Congreso de anular o limitar la flexibilidad táctica de los profesionales de lucha contra el terrorismo de nuestro país.

Es ciertamente posible que la administración este ofreciendo estos argumentos del Poder Ejecutivo como una hoja de parra para ocultar sus objeciones de fondo políticamente más difícil de ampliar la guerra contra el terror. Pero eso parece poco probable en el extremo, dado que - como lo he documentado - la mayor parte de estos poderes son los expresamente reclamados y ya utilizados por la administración Obama. ¿Alguien cree que un presidente que mata a sus propios ciudadanos, sin un debido proceso o la transparencia este de repente preocupado por los imperativos de un proceso claro? De hecho, Marcy Wheeler ha sugerido repetidamente que, en algunos aspectos importantes, Levin / McCain en realidad podría limitar al Poder Ejecutivo más allá de lo que el Departamento de Justicia de Obama le gustaría, y por esa razón, tiene sentimientos encontrados acerca de la enmienda Udall para eliminarlo:

Estoy dispuesto a creer que existe una oposición genuina de la Casa Blanca en contra de los militares deteniendo y encarcelando a ciudadanos de EE.UU. en territorio de EE.UU., y eso es digno de elogio, si es verdad (aunque es una señal de lo extremista que es nuestro gobierno). De hecho, la administración de Obama ha optado por juicios civiles de los acusados de terrorismo capturados en suelo de EE.UU. (fuera de Padilla, por lo que también lo hizo el Departamento de Justicia de Bush, e incluso Padilla fue acusado al final). Pero por lo general las objeciones de la Casa Blanca no son a estos poderes- explícitamente -, sino a la idea de que el Congreso y no el Presidente puede dictar la forma en que se ejercen. La Casa Blanca no defiende el debido proceso o la guerra limitada, defiende amplias prerrogativas del Ejecutivo para continuar la guerra sin interferencias del Congreso.

A este respecto, el "debate" sobre este proyecto de ley se ha convertido en una insípida estándar, libre de sustancias, anti-democrática forma más de los debates de Washington. Incluso los opositores demócratas a la ley, tales como Mark Udall, han formulado su oposición en estos argumentos del Poder Ejecutivo: que es mejor para la seguridad nacional si la CIA, el Pentágono y el Departamento de Justicia deciden qué se hace con los terroristas y no el Congreso. En otras palabras, el debate ha dado lugar a muy poca discusión de que estos poderes son peligrosos o no Constitucionales, y en cambio se ha centrado casi por completo en el que de fuerte expertos en seguridad nacional de nuestra nación deben tomar estas decisiones (una de las pocas excepciones a esta es Paul Rand , que, continuando en su nuevo papel de Russ Feingold en estos temas, apasionadamente argumentado por qué estas potencias son una amenaza a las garantías básicas constitucionales). En resumen, el debate se centra en que el sacerdocio de Seguridad Nacional debe ser el que decida si acusar a los sospechosos de terrorismo y si se les niega el debido proceso.

* * * * *

Si alguien hubiera dicho antes del 11 S que el Congreso estaría a punto de promulgar un proyecto de ley para autorizar la detención militar dentro de los EE.UU., sería difícil de creer. Si alguien hubiera dicho justo después del 11 de septiembre (o incluso después de 2006 o de las elecciones de 2008) que un Senado liderado por los demócratas - más de diez años después, y sin otro ataque exitoso en territorio de EE.UU. - ordena la continuación indefinida de Guantánamo y la implementación de una ampliación de AUMF, también habría sido difícil de creer. Pero eso es exactamente lo que el Congreso, con la participación activa de ambas partes, está haciendo. Y lo más sorprendente de todo es que nada va a cambiar mucho, porque eso es más o menos lo que Washington, sin ningún tipo de autorización legal, ya esta haciendo. Este es el nivel de degradación de nuestra cultura política: lo que antes era impensable ahora apenas nos levanta ninguna alarma racional - no porque no es alarmante, sino porque esta totalmente normalizado.

ACTUALIZACIÓN: Sólo para subrayar lo que esta - y no esta - motivando las objeciones del gobierno de Obama a este proyecto de ley, el senador Levin ha revelado, como documentos Dave Kopel, que "fue el gobierno de Obama quien le dijo al Congreso que eliminara el idioma en el proyecto original que excluye a ciudadanos estadounidenses y residentes legales de poder ser detenidos", básicamente que se restrinjan indebidamente la toma de decisiones de los funcionarios del Poder Ejecutivo. En otras palabras, los funcionarios de Obama querían la flexibilidad para detener militarmente a ciudadanos de EE.UU. incluso si están enojados porque este proyecto de ley pretende limitar sus acciones.

Esto, evidentemente, es lo que está impulsando sus objeciones aquí: no es una defensa del debido proceso, sino una exigencia de que el Congreso no interfiera con su guerra. Como John Yoo lo expuso el 25 de septiembre de 2001, en un memorando secreto insistiendo en la impotencia del Congreso: ". Estas decisiones, en nuestra Constitución, son tomadas únicamente por el presidente." La administración Obama y sus defensores en el Senado han manifestado repetidas veces que Su verdadera objeción a este proyecto de ley es que quieren que Funcionarios del Poder Ejecutivo - en el Departamento de Justicia, la CIA y el Pentágono - sean los que toman estas decisiones, no el Congreso, y no hay razón para no creerles.

SEGUNDA ACTUALIZACIÓN: En caso de haber alguna duda acerca de si este proyecto de ley permite la detención militar de los ciudadanos de EE.UU. esta se disipó del todo hoy, cuando una enmienda presentada por Dianne Feinstein - para limitar la detención militar a los detenidos "en el extranjero", es decir, fuera de territorio de los EE.UU. - no fue aprobada en un voto de 45-55. Sólo tres republicanos votaron a favor de la enmienda Feinstein (Pablo, Pedro y Lee), mientras que 10 senadores demócratas votaron en contra (Levin, Stabenow, Casey, Pryor, Nelson Ben, Manchin, McCaskill, Begich y Lieberman). Recuerde: el Partido Republicano - todos ellos, excepto tres votaron hoy para facultar al Presidente a detener militarmente a los ciudadanos sin cargos - desconfía del poder federal y son grandes creyentes en el gobierno moderado. Mientras tanto, incluso The American Spectator tiene una apreciación más desarrollada del debido proceso de los demócratas en el Senado y la Casa Blanca.

Este artículo apareció originalmente en el Salón


 

¡Hazte voluntario para traducir al español otros artículos como este! manda un correo electrónico a espagnol@worldcantwait.net y escribe "voluntario para traducción" en la línea de memo.

 

¡El mundo no puede esperar!

E-mail: espagnol@worldcantwait.net