worldcantwait.org
ESPAÑOL

Español
English-LA
National World Can't Wait

Pancartas, volantes

Temas

Se alzan las voces

Noticias e infamias

De los organizadores

Sobre nosotros

Declaración
de
misión

El Mundo no Puede Esperar organiza a las personas que viven en Estados Unidos para repudiar y parar el rumbo fascista iniciado durante el régimen de Bush y evidenciado en las ocupaciones asesinas, injustas e ilegítimas de Irak y Afganistán; la “guerra de terror” global de tortura, rendición extraordinaria y espionaje; y la cultura de discriminación, intolerancia y avaricia. A ese rumbo no le darán marcha atrás los líderes que nos instan a buscar puntos en común con fascistas, fanáticos religiosos e imperio. Solo es posible si la población forja una comunidad de resistencia –un movimiento independiente de grandes cantidades de personas—que, actuando en pro de los intereses de la humanidad, pone fin a dichos crímenes y demanda que se procese a los responsables por ellos.



Del directora nacional de El Mundo No Puede Esperar

Debra Sweet


Invitación a traducir al español
(Nuevo)
03-15-11

¡NO MAS!
¡Ningún ser humano es ilegal!

EL Mundo no Puede Esperar exhorta a cada persona a protestar contra las leyes racistas como Arizona SB1070, a desacatarlas y a DESOBEDECERLAS



AL MOVIMIENTO ANTIBÉLICO
DE ESTADOS UNIDOS:

17 de diciembre de 2008

    “Si uno no se le opone a esto y no se moviliza para pararlo, aprenderá —o se verá obligado— a aceptarlo”.

    de la Convocatoria ¡Fuera Bush y su gobierno!, 2005

Barack Obama está mandando a otros 20,000 soldados a Afganistán.

Un movimiento antibélico que no actúa inmediatamente para oponerse a la doctrina Obama de llevar el frente central de la guerra contra el terror a Afganistán, no merece llamarse un movimiento antibélico.

Leer más....


Gira:
¡NO SOMOS TUS SOLDADOS!


Leer más....

Protestas del Estado de la Nación
Informe de la protesta el 4 de febrero en Washington, D.C.

Oradores

Missy Comley Beattie de Gold Star Families for Peace (GSFP) leyó una declaración de Cindy Sheehan

Elaine Brower (GSFP)

Kathleen Chalfant leyó una declarción de Daniel Ellsberg

Carl Dix, vocero nacional del Partido Comunista Revolucionario, E.U.

Carol Fisher, simpatizante de El Mundo No Puede Esperar de Cleveland, Ohio, golpeada y arrestada a raíz de pegar volantes sobre las protestas del estado de la nación

Lawrence Guyot, ex-miembro del SNCC y ex-presidente del Partido Libertad Demócrata de Misisipí

Doris "Granny D" Haddock

C. Clark Kissinger del Tribunal sobres los Crímenes del Gobierno de Bush

Rev. Deborah Elandus Lake, comité directivo de El Mundo No Puede Esperar

Lelani, Centro Internacional de Acción

Joe Madison the Black Eagle

Estudiantes de la Universidad Occidental, Ally y Leah

Rebecca Schaefer, estudiante de derecho de la Universidad Georgetown con Stand Up for the Law

David Swanson, After Downing Street

Sunsara Taylor

Juan Torres (GSFP)

Ann Wright, Veterans for Peace

Daphne Wysham, Institute for Police Studies

Rev. Lennox Yearwood, Hip-Hop Caucus


Llevando nuestra demanda a la Casa Blanca - 4 de febrero de 2006

Joe Tougas

En su informe presidencial, Bush defendió agresivamente la guerra, el espionaje y todo su programa alarmante. Sábado, el 4 de febrero, en la puerta del gobierno, El Mundo No Puede Esperar dejó en claro que la voz disidente del pueblo no le dará ningún descanso hasta que

En una marcha alrededor de la Casa Blanca, los mayores afrontaban un aguacero helado con paraguas y bastones, mientras los jóvenes tamboreaban, gritaban y bailaban en "mosh". Las voces retumbaron desde las paredes del Capitolio, pues los manifestantes insistían en ser oídos tras hacer viaje desde todas partes del país. Casi la mitad eran estudiantes de la Universidad de California en Berkeley, la Universidad Columbia de Chicago, la Universidad Occidental de Los Angeles, y muchas otras universidades y prepas de todo el país. Un contingente de Texas llevó una manta estatal.

Miles de personas diversas hicieron frente a la lluvia, el lodo y el frío a lo largo de la caminata a la Casa Blanca para demandar que ¡Bush se largue! Esta lucha no terminará mientras el gobierno torture, suprima la ciencia a expensas del medio ambiente y las víctimas del SIDA, mientras tengamos un presidente unitario que manda espiar contra los ciudadanos disidentes, ahogue el reportaje sobre la violaciones que hace de la Constitución y pase por alto las leyes internacionales.

Una de las primeras oradoras fue Rebecca Shaefer, que con otros estudiantes de derecho de la Universidad Georgetown, le habían vuelto la espalda a Donald Rumsfeld durante el discurso que leyó ahí justificando el espionaje y otros crímenes. Schaefer sacó a la luz que el gobierno, mediante su violación de leyes establecidas y el efecto que tiene en la población, está rehaciendo la sociedad de una molde fascista. Exhortó a los estudiantes asumir hoy la responsabilidad de cambiar la marcha de la historia, dándoles un sentido de la urgencia del momento y la obligación moral que todos tenemos de oponer resistencia y parar este gobierno.

La reverenda Deborah Lake, del comité ejecutivo de El Mundo No Puede Esperar, enfatizó que la nación se la hace el pueblo y no el gobierno, y que el pueblo no tolerará el control derechista cristiano ni de la Casa Blanca, ni de los cuerpos de las mujeres ni de los derechos de las minorías.

Caía la lluvia, pero Joe Madison, el "Black Eagle" [águila negra] de la radio, exhortó a tomar ánimo, "porque saldrá el sol". Evocó a Martin Luther King  y su llamamiento de que la moralidad requiere oponerse a la guerra de Vietnam, y luego dijo sin titubeos que las medidas del gobierno de Bush son "malvadas". Hizo mención de las mentiras sobre las armas de destrucción masiva y gritó: "Sr. Presidente, ¡diga la verdad o lárgate!"

El mensaje de Madison es que tenemos que decidirnos a ganar y llevar la lucha adelante de costa a costa.

Doris "Granny D" Haddock, que cruzó el país a pie a la edad de 96 años, les quitó cualquier duda sobre la necesidad de levantarse para "defender la República" contra todos sus enemigos, y que eso significa contra los actuales ocupantes de la Casa Blanca.

C. Clark Kissinger dio a conocer las conclusiones del Tribunal Internacional Investigador sobre los Crímenes del Gobierno de Bush, e hizo hincapié en el imperativo moral de parar las acciones criminales del gobierno contra la población aquí y por todo el mundo.

Ann Wright, que renunció su posición con el gobierno y sirve como juez de la Comisión sobre Crímenes de Bush, habló de sus experiencias, demostrando con fuerza que son intolerables las acciones de este gobierno. Preparó el terreno para que otros funcionarios desierten del gobierno, ahora cuando las verdades que pueden destapar y las aperturas que pueden crear se necesitan urgentemente.

Asimismo, la actriz Kathleen Chalfant leyó una declaración reciente de Daniel Ellsberg [el ex-funcionario que durante la guerra de Vietnam filtró secretos oficiales a la prensa] que exhortó a los funcionarios a seguir ese ejemplo.

Con palabras dolorosas pero también de advertencia, las familias que han perdido a seres queridos en esta guerra, señalaron el costo humano de la guerra y condenaron la indiferencia de Bush; ningún funcionario alto de su gobierno ha expuesto a sus hijos a dicha muerte sin sentido.

Missy Comley Beattie, que perdió a un sobrino en Irak, y Juan Torres, cuyo hijo murió en Afganistán, ofrecieron testimonio irrefutable de la brutalidad de un presidente que inventa amenazas ficticias para hacer guerras ilegales, ilegítimas y de agresión unilateral.

Elaine Brower, que tiene a un hijo en Irak, captó bien su significado. Habló de las experiencias amargas de las mujeres antes de la decisión Roe v. Wade, cuando había que hacerse abortos clandestinos y correr peligros porque no se tenía el derecho de controlar su cuerpo. Todo eso cambió con Roe v. Wade. Para Brower, el programa del gobierno de Bush es convertir la mujer de nuevo en esclava y, por eso, es necesario sacarlo del poder.

Lawrence Guyot, [luchador por los derechos civiles de los negros], señaló el espíritu original de la fundación de Estados Unidos y declaró sin pelos en la lengua que jamás habrá un rey en este país, a pesar de lo que diga la teoría del ejecutivo unitario de Samuel Alito.

Ally y Leah, estudiantes de la Universidad Occidental, condenaron ruidosamente los ataques contra el derecho al aborto y contra las píldoras anticonceptivas, la píldora de "la mañana siguiente" y la privacidad física de la mujer. Dijeron: "¡No podemos permitir eso y tenemos que actuar ahora, porque nuestro silencio ayuda al gobierno de Bush!"

Carl Dix, vocero nacional del Partido Comunista Revolucionario, dijo: "Tenemos que sacar corriendo a ese cabrón Bush" y "tenemos que luchar sin tregua hasta lograr hacerlo". Agregó que un presidente que había mentido sobre una amenaza vietnamita a Estados Unidos le mandó matar a gente vietnamita… un presidente a quien Cheney elogió con nostalgia por espiar, sin vacilación ni remordimiento, a otros ciudadanos. Dix juró que, como el antiguo gobierno de Nixon, el actual gobierno de Cheney tendrá que irse. Relató que durante la guerra de Vietnam, había estado ahí junto al monumento a Washington como parte de un movimiento popular que desafió al imperialismo estadounidense… y ganó.

Antes de que las autoridades cortaron la electricidad y silenciaron todo con el pretexto de las lluvias, Sunsara Taylor, co-iniciadora de El Mundo No Puede Esperar, recalcó la necesidad absoluta de poner fin a la tiranía del gobierno de Bush. Refirió a las acusaciones de la Comisión sobre Crímenes de Bush y una lista larga de violaciones de los derechos humanos, como el homicidio por negligencia en Nueva Orleans y las mentiras de Bush sobre memorádums que habían advertido, antes del huracán Katrina, del potencial para muertes; y el homicidio de una guerra ilegítima cuando hubo indicaciones de que no había armas de destrucción masiva…"¡porque Bush miente!" Una y otra vez, los mainfestantes repitieron esa frase al uníson con ella.

Empezó la marcha a la Casa Blanca. Los manifestantes, empapados de agua y lodo, se echaron con vehemencia en la euforia de protesta y disentimiento para lanzarse contra el gobierno de Bush, ahí donde su agarro hiere mortalmente al país.

Con lo que caracteriza más y más las protestas de El Mundo No Puede Esperar --el bailazo loco en las calles con tambores, bocinas y algarabía-- la marcha hizo una procesión continua alrededor de la grama frente a la Casa Blanca. A la cabeza iba un camión que llevaba a los organizadores y un conjunto con Finian Makepeace en la batería, Spencer the Speaker que ponía el ritmo de hip-hop y Ayah con la belleza poderosa de su voz. Los tres habían llegado de San Francisco para sacar corriendo al gobierno de Bush y sumarse a los 800 abuelos y abuelas, niños y jóvenes que iban gritando. Chavos punk, jipis, vaqueros, B-boys y B-girls demostraron su esprit de corps, echándose al suelo en convulsiones de repugnancia para el gobierno de Bush y coreando "¡Levántate pueblo! ¡Lárgate Bush!' y "Hay un matador en la Casa Blanca, ¡Sáquenle corriendo al cabrón!"

El Mundo No Puede Esperar ha dado un paso adelante en su meta de sacar corriendo al gobierno de Bush con esta protesta frente a la Casa Blanca. Destacaron su determinación (hasta frente al clima) y su convicción de que no se puede torturar al mundo (textual y metafóricamente) para que acepte la pesadilla que quiere imponer. Gente diversa, de todas edades y de todo el país, con la demanda de que Bush se largue… habló por millones de personas aquí y por todo el mundo. El mítin, la convocatoria que juntó a políticos, voces de conciencia, estrellas de cine y gente común y corriente, y las protestas del 31 de enero demuestran que un nuevo movimiento, con la resolución de no parar hasta cumplir con la meta, está cuajando y alcanzando a gente más ampliamente en la sociedad.

Haz clic aquí para Washington D.C.: Fotos de Li Onesto, periodista y fotógrafa de Revolución, de la protesta del 4 de febrero "Que Se Lárge Bush"

Foto La Opinión, 05 febrero de 2005


 

¡Hazte voluntario para traducir al español otros artículos como este! manda un correo electrónico a espagnol@worldcantwait.net y escribe "voluntario para traducción" en la línea de memo.

 

¡El mundo no puede esperar!

E-mail: espagnol@worldcantwait.net