worldcantwait.org
ESPAÑOL

Español
English-LA
National World Can't Wait

Pancartas, volantes

Temas

Se alzan las voces

Noticias e infamias

De los organizadores

Sobre nosotros

Declaración
de
misión

21 de agosto de 2015

El Mundo no Puede Esperar moviliza a las personas que viven en Estados Unidos a repudiar y parar la guerra contra el mundo y también la represión y la tortura llevadas a cabo por el gobierno estadounidense. Actuamos, sin importar el partido político que esté en el poder, para denunciar los crímenes de nuestro gobierno, sean los crímenes de guerra o la sistemática encarcelación en masas, y para anteponer la humanidad y el planeta.



Del directora nacional de El Mundo No Puede Esperar

Debra Sweet


Invitación a traducir al español
(Nuevo)
03-15-11

¡NO MAS!
¡Ningún ser humano es ilegal!

EL Mundo no Puede Esperar exhorta a cada persona a protestar contra las leyes racistas como Arizona SB1070, a desacatarlas y a DESOBEDECERLAS



"¿Por qué hacer una donación a El Mundo No Puede Esperar?"

"Lo que la gente esta diciendo sobre El Mundo No Puede Esperar


FIRME ESTE LLAMADO. DONE PARA SU PUBLICACIÓN INTERNACIONAL. WORLDCANTWAIT.NET

ÚNETE CON: John Cusack • Wallace Shawn • Junot Diaz • Noam Chomsky • Daniel Ellsberg Eve Ensler Dave Eggers • Glenn Greenwald • Paul Haggis • Bianca Jagger • Ariel Dorfman Erica Jong • Michael Moore • Ron Kovic • Moby • Tom Morello • Mark Ruffalo • James Schamus Carl Dix • Oliver Stone • Cindy Sheehan • Cornel West con los abogados de los prisioneros en Guantánamo y muchos otros

Firmar esta declarción

Exclusiva: la muerte del detenido 10028 en Guantánamo

Jeffrey Kaye
Medium.com
Marzo 7, 2019

Traducido del inglés para El Mundo no Puede Esperar 30 de junio de 2019


Campamento 6, Guantánamo, el lugar en donde fue mantenido Haji Naseem la mayor parte de su cautiverio. La foto del gobierno de Estados Unidos en dominio público.

Tortura, confesiones secretas, retractaciones, un correo electrónico siniestro, una muerte misteriosa, un detenido encontrado colgado en el patio de recreación afuera de su celda a la mitad de la noche. Esta es la historia del sexto hombre que ha muerto por suicidio en Guantánamo.

Hasta ahora, su historia ha pasado completamente sin ser contada. Incluso el lugar en donde murió, dentro de Guantánamo, fue mantenido secreto por años. Lo que sigue es una examinación profunda de lo que realmente sucedió.

La narrativa está basada, en gran parte, en un reporte de la ejército que es encargado después de ocurrir un evento serio como la muerte de un detenido. Es conocido como reporte AR 15-6. El artículo también se basa en documentos legales desclasificados incluidos en la solicitud de habeas del detenido. El reporte completo AR 15-6 y legal de Naseem al gobierno en su caso de habeas se encuentran anexadas al final de este artículo.

Estos y otros documentos relevantes relacionados con esta historia también están disponibles en GuantanamoTruth.com.

Una historia de enfermedad mental

El detenido en Guantánamo con número ISN 10028, Haji Naseem (también conocido como “Inayatullah”), residente de Celda E110 en el Campamento 6, escuchaba “sonidos” en su cabeza. Era su dieciochavo mes en la prisión de la marina estadounidense en el sureste de Cuba.

Naseem había llegado a Guantánamo después de tres meses de prisión en el Centro de Detención Bagram en Afganistán. La fecha era buena para propaganda: 11 de septiembre del 2007, el sexto aniversario del 11/9.

Para octubre, había sido puesto en Campamento Echo, uno de los escenarios más obscuros de Guantánamo. El pequeño complejo de edificios estaba separado de Campamento Delta, que era mucho más grande y contenía a lo mucho, dos docenas de prisioneros. Era conocido por su duro confinamiento solitario y se decía que consistía en prisioneros de alto valor que iban a ser juzgados por la administración de Bush en las nuevas comisiones militares. También pudo haber sido alojamiento un sitio negro de la CIA.

Al principio, los interrogadores de Guantánamo vieron a su nuevo prisionero como “algo cooperativo”. Pero en unos meses, Naseem les dijo que la información que les había dado era “mentira”. Después, le dijo a un psiquiatra que le dio su abogado defensor, que había sido coercido para cooperar con los interrogadores a través de amenazas a él y su familia y porque en Bagram lo habían tenido en una celda obscura sujeto a deprivación del sueño.

Desconcertado, le dijeron los interrogadores, “cooperar era la única cosa que te va a sacar de GTMO”.

Para enero del 2008, era claro que Naseem estaba teniendo dificultades psiquiátricas. Cuatro meses atrás, en una evaluación psiquiátrica inicial durante el registro, el personal médico de Guantánamo recuerda que se quejó de “depresión leve y síntomas de ansiedad”.

Pero en un reporte de interrogación, del 9 de enero del 2008, se declaró que un lingüista le dijo al interrogador de Naseem que el prisionero estaba mentalmente enfermo o “que podía estarse deprimiendo y siendo incoherente”. A pesar de esto, no fue visto nuevamente por el personal de salud mental por más de un año. En marzo del 2009, le dijo al personal médico que estaba escuchando “sonidos” en su cabeza.

Naseem también les dijo a los doctores que tenía un historial de alucinaciones auditivas desde que tenía 15 años. Explicó que, como resultado de esto, “había sido hospitalizado y tratado con medicamentos”, de acuerdo con un resumen del Centro de Servicios de Salud del Comportamiento escrito después de que Naseem muriera.

El episodio en marzo del 2009 subsidió después de ocho días. Para el 11 de marzo Nazeem ya no tenía alucinaciones o pensamientos suicidas.

Les dijo, sin embargo, a sus doctores, que creía que “otros detenidos lo estaban acusando de ser un espía”. Veremos que esto no era pura paranoia.

“Perdió toda la esperanza”

De hecho, Naseem estaba preocupado de que las historias de su cooperación con los americanos llegaran a Afganistán y trajeran consecuencias para su hermano, su esposa y sus seis hijos. Los interrogadores estadounidenses habían jugado con los miedos del prisionero de que algo malo pudiera pasarle a su hermano Hidayatullah.

En una muy temprana interrogación en Guantánamo, el 28 de septiembre del 2007, el interrogador le dijo a Naseem que “su hermano podría ser asesinado o arrestado”. El gobierno estadounidense estaba acusándolo a él y a su hermano de ayudar a una figura local de Al-Qaeda. El interrogador le dijo a Naseem que a Al-Qaeda “no le interesaba lo que le pasara a su hermano”. Le dijo a Naseem que no se preocupara por Hidayatullah sino por sí mismo.

Naseem era muy cercano a su hermano. Su padre había muerto cuando ambos eran jóvenes. Después, su madre se casó con el hermano de su padre. Nacieron otros niños de este matrimonio y Hidayatullah era su único hermano completo.

Naseem también se preocupaba por su familia, a la cual amaba. Su hijo más chico tenía solo dos años cuando fue enviado al centro de detención estadounidense Bagram Air Base en Afganistán. (Parece ser que Hidayatullah también estuvo en Bagram en algún momento. No está claro qué fue de él).

Había más de qué preocuparse en esta situación inmediata suya. Estaba consciente de los “rumores” en el campamento acerca de su trabajo con sus captores. ¿Cómo podían saber los otros detenidos acerca de esto? les preguntó a los interrogadores.

Pero los captores seguían presionando por más información, hasta que Naseem dijo que no podía cooperar más. Como un reporte del 3 de diciembre del 2008 explica, Naseem concluyó que “tenía que negarse a las interrogaciones para que no pareciera ser un espía”.

El “Collector” o “coleccionista”, cuyo trabajo era analizar los eventos de la interrogación de ese día, concluyó que Naseem tenía razones para tener miedo, sin embargo, extrañamente, vio el rechazo como una estrategia.

“Las razones del detenido para la negativa son válidas”, escribió el Collector en su reporte, “pero…existe potencial en que este nuevo estrés sea una técnica de contra interrogación”.

El 7 de agosto del 2008, Naseem reportó que estaba teniendo sueños en los que los americanos lo acusaban de crímenes y que, por lo tanto, pasaría mucho tiempo en prisión. Su interrogador escribió que Naseem le dijo que “había perdido toda la esperanza de algún día ir a casa y ahora sabe que todo en GTMO está diseñado para mantener a los detenidos y no liberarlos”.

En la misma sesión, Naseem volvió a relatar las declaraciones previas. Los interrogadores concluyeron que “el detenido está siendo influenciado por otros detenidos”. Influenciado cómo, no dijeron.

Una cosa que las autoridades del campamento hicieron por Naseem fue sacarlo de Campamento Echo. Fue enviado a un sitio de la prisión más comunal, en el Campamento 6 y ahí se quedó hasta que lo hospitalizaron por un intento de auto lastimarse en marzo del 2009. Se quedaría en el ala de psiquiatría de Guantánamo, la Unidad de Salud del Comportamiento, los próximos 19 meses.

Naseem no fue el único detenido en tener preocupaciones acerca de ser un informante del gobierno o de darle información a los interrogadores. Otros detenidos son conocidos por haber cooperado con los interrogadores a lo largo de los años, incluyendo a Mohamadou Ould Slahi, autor del famoso libro Diario de Guantánamo. Al igual que Slahi y Naseem, un grupo de detenidos fueron torturados o amenazados antes de dar información.

Según los documentos gubernamentales, Abdul Rahman al-Amri, un detenido saudí que supuestamente se colgó en su celda en Guantánamo en el Campamento V en el 2007, había sido un detenido “muy cooperativo” y, como Naseem, había sido considerado “un detenido de interés”.

Al-Amri también expresó ansiedad a sus captores acerca de que los otros detenidos pensaran que estaba “ayudando a los americanos” porque era visto en ocasiones hablando con los interrogadores.

“Un espía en el campamento”

Un detenido, que hizo esfuerzos para esconder su estatus de informante fue Harun al-Afghani, conocido como Haroon Gul (ISN 3148), que estuvo en Campamento Echo al mismo tiempo que Naseem. Como él, también fue llevado a Guantánamo en el 2007.

En una reunión el 17 de enero del 2009, al-Afghani les dijo a sus interrogadores que “hacía como que era otra persona porque no quería que los otros detenidos pensaran que era un espía o que cooperaba con el gobierno estadounidense”.

En la misma reunión, Al-Afghani mencionó que “todos” pensaban que Naseem “era un espía” porque otro detenido llamado Zain Ulla Bidden (ISN 1095) “les dijo a todos antes de irse de Guantánamo que Naseem era un espía”. Por lo tanto, no había manera en que la inteligencia de Guantánamo y las autoridades del campamento no supieran que se sabía lo de Naseem. (al-Afghani es uno de los cuarenta prisioneros en detención “para siempre” en Guantánamo).

A finales de febrero del 2009, el FBI se apareció inesperadamente preguntándole a Naseem por su familia. Él estaba muy molesto por la visita. Le dijo a otro interrogador que su familia era “completamente inocente”.

Poco después de la visita del FBI, Naseem fue agredido físicamente por otro detenido, Shawali Khan (ISN 899), en el patio de recreación de Campamento Echo. Se reporta que Khan lo acusó de ser un “espía estadounidense”. Naseem dijo que Khan lo atacó mientras estaba sentado en el patio. Aparentemente la pelea fue detenida velozmente.

Según Naseem, varios detenidos le habían dicho en el patio de recreación que ellos sabían que era un “espía” desde Bagram, porque lo habían visto haciendo llamadas de teléfono. Los detenidos creían que solo los “espías estadounidenses” tenían permitido hacer llamadas a sus casas. Naseem presionó a sus captores por “seguridades” de que él y su familia estarían a salvo si seguía cooperando.

Para los estadounidenses, no obstante, la cooperación de Naseem siempre pareció dudosa. Sentían que no les estaba dando la información que ellos creían que en realidad tenía.

El 21 de marzo, el interrogador de Naseem observó en el reporte de la interrogación de ese día, que Naseem parecía “genuinamente preocupado por ser percibido como un espía en el campamento”. El interrogador anotó que hablaría con el jefe de equipo acerca de la situación. No se sabe si él o ella lo hizo o si algo pasó como resultado de eso.

La unidad psiquiátrica en Guantánamo

Dos semanas después, el 26 de marzo del 2009, dos semanas después de reasegurarles a los doctores que ya no tenía alucinaciones o pensamientos suicidas, Naseem intentó cortarse la garganta. Descubierto en su celda, tenía laceraciones en ambos lados del cuello. Naseem negó haberse lastimado y atribuyó las heridas a un ataque por parte de Djinn o “Fantasmas de Asia central”, como son descritos por el personal médico de Guantánamo.

Más adelante, los doctores descubrieron que había visto el “djinn” antes. Dos de ellos “se paraban en frente de su celda y le aventaban rocas”. (Ver el “Summary of Behavioral Health Services Care” en la página 137 del AR 15–6).

Naseem sobrevivió, pero pasó el siguiente año y medio en una celda del BHU, el ala psiquiátrica de Guantánamo.


El hospital naval estadounidense, Bahía de Guantánamo. El equipo de Gitmo participa en un entrenamiento simulado de urgencias. Foto por Airman Randall Damm (dominio público).

Se sabe muy poco del tiempo que pasó en BHU, pero sabemos que tres semanas después de su ingreso al ala psiquiátrica de Guantánamo, Naseem intentó suicidarse nuevamente cortándose ambos brazos. Les dijo a los doctores que Djinn también fue responsable de ese ataque.

Según el psiquiatra del BHU, escribiendo en retrospectiva después de la muerte de Naseem, el detenido afgano jamás desistió de sus creencias en los ataques del Djinn y parecía “genuinamente convencido” de su realidad.

Una semana más o menos después de que se cortara los brazos dentro de la Unidad de Comportamiento, otro detenido en el mismo lugar, Mohammed al-Hanashi, fue encontrado muerto en su celda, reportado como víctima de estrangulación auto provocada con el elástico de su ropa interior.

Hay mucho que contradecir de las versiones gubernamentales de su muerte. Adicionalmente, es possible que Naseem viera o supiera más acerca de la muerte de al-Hanashi.

Las autoridades respondieron al descubrimiento del cuerpo de al-Hanashi cerrando de manera temporal el sistema de cómputo de Guantánamo, el Detainee Information Management System (Sistema de Manejo de Información de Detenidos) diseñado para documentar las actividades de detenidos dentro de la prisión, un evento sin precedentes que precipitó una investigación interna por parte del Servicio de Investigación Criminal Naval (por sus siglas en inglés NCIS). Posteriormente, los registros computarizados del BHU de los días que rodearon la muerte de al-Hanashi, desaparecieron.

Diecinueve meses es un largo tiempo para estar encerrado en una sala mental. Después de haberse cortado los brazos en su primer mes ahí, la mayor parte del progreso actual del Naseem en el BHU es desconocido. Algunos hechos fueron reportados.

Comenzó tomando 2mg de Risperdal (risperidona) el 22 de abril del 2009 o casi un mes después de haber entrado a la sala psiquiátrica. El Risperdal es un sedative antipsicótico muy poderoso. Dado que Naseem tenía síntomas psicóticos y comportamiento suicida antes de la prescripción de la droga, uno se pregunta qué medicinas le dieron antes de ese punto, si es que le dieron algo.

Casi al año de haber llegado a la BHU, en febrero del 2010, se quejó de insomnio y le fue prescrito el Ambien CR (de liberación prolongada), pero los registros indican que al mes dejó de tomar la pastilla de manera regular. Después fue descubierto guardando medicinas, aunque no es claro si fue para un intento de sobredosis o porque no quería tomarse las pastillas.

Su diagnóstico por parte de la unidad de salud mental de Guantánamo era Desorden psicótico NE (no especificado). En el Resumen del Servicios de Salud del Comportamiento, después de su muerte, el psiquiatra del BHS diagnosticó a Naseem con Desorden depresivo mayor, con características psicóticas severas.

Naseem continuó tomando Resperdal diariamente después de salir del BHU. La dosis fue reducida a 1mg después de tres semanas de haber regresado al Campamento Echo.

Promesas rotas

Cuando Naseem fue finalmente liberado del BHU en octubre del 2010, regresó a las interrogaciones, al miedo de ser expuesto, a los miedos por la seguridad de su familia, de ser golpeado o enviado a una celda pequeña y obscura como la de Bagram en donde no vio la luz del sol por meses.

Se sentía amargado por las “promesas” rotas que le hicieron los interrogadores estadounidenses en Bagram durante su estadía de tres meses. A pesar de ciertas “promesas”, presumiblemente acerca de un mejor trato o incluso de su liberación, después de que él “cooperó” con los americanos, fue enviado a Guantánamo. El interrogador de Bagram le había “mentido” y ahora sospechaba de las promesas de los interrogadores.

El 29 de abril del 2011, los guardias anotaron en el registro que Naseem había sido visto hablando con el Human Intelligence Collection Team (Guantánamo HUMINT), presumiblemente interrogadores. En mayo del 2011, despidió a su psiquiatra militar y solicitó ser trasladado a un ambiente más aislado en el campamento, algún lugar lejos de los otros detenidos.

Previamente Naseem se había estado reuniendo con este psicólogo, una mujer, cada dos semanas desde su liberación del BHU.

El personal de los Servicios de Salud del Comportamiento planeó reunirse con Naseem otra vez el 18 de mayo. Querían ver había cambiado posiblemente de opinión acerca de las visitas precedentes con la psiquiatra. Pero la reunión jamás se llevó a cabo. Alrededor de las 3:50am en la madrugada del 18 de mayo, Naseem fue descubierto por los guardias colgado de un lazo improvisado hecho con las sábanas amarrado del tubo del pequeño “corral” recreacional junto a su celda. Sus pies flotaban por encima del piso.


Patio recreativo en Campamento Echo, Guantánamo – fotografía del gobierno de EE. UU, dominio público.

Media hora después del espeluznante descubrimiento, y mientras los guardias continuaban con la reanimación del prisionero muerto o que moría, un oficial asistente en cargo que llegó del cercano Campamento 5, estaba perturbado. La llamada había sido realizada cinco veces para pedir una ambulancia y ésta no llegaba.

Ultimadamente Naseem fue transferido al Hospital de Detenidos en donde fue pronunciado muerto. ¿Se suicide? ¿Pudo haber sido asesinado por otros detenidos enojados por su cooperación con los americanos o tal vez por los guardias?

Vigilancia de detenidos de interés

Los procesos operativos rutinarios del Campamento Echo permiten para un muy limitado número de detenidos estar en el los patios de recreación al mismo tiempo. Había otro detenido en el patrio la noche en la que Naseem murió, pero supuestamente estaba en un patio en un cuadrante diferente. Los registros de lo que los otros detenidos en el cuadrante de Naseem estaban haciendo esa noche, parte del sistema computarizado de manejo de información o DIMS (por sus siglas en inglés) fueron redactados en la publicación desclasificada del reporte militar.

El reporte militar de la muerte de Naseem dice que se suicidó. Un “historial de alucinaciones auditivas, auto laceraciones y asuntos de salud mental…posiblemente contribuyeron a su motivación para auto lastimarse”, concluye el reporte.

No hubo mención alguna en el reporte de que alguna de las experiencias de Naseem en Bagram o Guantánamo tuvieran algo que ver con haberse matado a sí mismo. No hubo alusión en el reporte de autopsia como lo hubo en el caso del supuesto suicidio de Mohamed Al-Hanashi acerca de que las duras “condiciones de confinamiento” estuvieran conectadas con el deseo psicótico de Naseem de lastimarse.

“Procedimientos operativos estándar aplicables (por sus siglas en inglés SOP) y otras órdenes JTF-GTMO pertinentes en efecto al momento fueron seguidas profesionalmente…”

“Sin embargo”, continua el reporte, “dada la confusión y los malos entendidos acerca del aspecto ambiguo del Grupo de detención conjunta, los guardias no siguieron estrictamente el requerimiento específico para conducir revisiones en todos los detenidos de interés”(por sus siglas en inglés DOIs).

Es posible que la redacción se refiera a “línea de contacto” u observación ocular directa y continua.

Mientras que mucho acerca de los tipos de revisiones en Campamento Echo al momento de la muerte de Naseem están redactados en el reporte militar AR 15–6, parece poco probable que algo inusual haya sucedido en relación a los procedimientos dentro del Campamento Echo en el día en el que murió. Lo que fue inusual fueron los procedimientos en Campamento Echo, que fueron distintos a los de cualquier otro campamento.


Miembro de la Fuerza de Vigilancia del ejército revisa a un detenido en el Campamentos 5 el 6 de agosto del 2007. (Fotografía JTF-GTMO tomada por el Contramaestre de primera clase Michael Billings — dominio público).

Mientras que no podemos saber a ciencia cierta por la censura el tipo de revisiones que los guardias supuestamente tenían que realizar en DOI, sabemos que, por lo menos otros dos detenidos que murieron supuestamente por suicidio en Guantánamo, eran los detenidos de interés Abdul Rahman al Amri y Adnan Latif.

Conforme a una entrevista del 2012 realizada por Jason Leopold con el portavoz de Guantánamo, el capitán Robert Durand, los detenidos de interés eran designados así “si representaban una amenaza para ellos mismos, para otros detenidos, para los guardias o para el buen orden y la disciplina de los campamentos”.

Según Durand, los DOIs eran sujetos a “revisiones continuas” cada 60 segundos.

Interesantemente, en lo que parece ser una equivocación por parte de los censuradores gubernamentales que normalmente redactan cualquier indicación de cuántos detenidos de interés tenía el Campamento Echo, un oficial (no un guardia regular) que trabajó ahí la noche en la que Naseem murió indicó en su declaración bajo juramento que, a su conocimiento, en Camp amento Echo “todos los detenidos eran detenidos de interés”. (ver pág. 437, artículo 10 del reporte AR 15–6).

El SOP del Joint Detention Group declara que “cualquier detenido que sea considerado riesgo de suicidio, será designado como DOI (detenido de interés). El Equipo de Consulta de la Ciencia del Comportamiento (por sus siglas en inglés BSCT), que usualmente incluía psicólogos, reñían que realizar una valoración de amenaza operativa para cualquier DDI y determinar el riesgo de suicidio. A los detenidos con un alto nivel de riesgo les asignaban medidas de protección o Acute Self Harm Procedures.

(Interesantemente, un documento liberado con el reporte del ejército AR 15–6 declara que el staff del BSCT era responsable, también, de entrenar a los guardias del Campamento Echo en la “elicitación” de información de prisioneros).

Dado que todos los detenidos del Campamento Echo eran DOI, es difícil creer que estaban ahí por sus tendencias suicidas o que eran predominantemente de alto riesgo. Uno se pregunta no sucedía algún tipo de experimento en Campamento Echo. Ciertamente ha sido documentado que se realizaron experimentos sobre los prisioneros se producen en Guantánamo.

En su libro Guantánamo: My Journey (sin publicar en los Estados Unidos), el ex detenido David Hicks, quien estuvo en Campamento Echo al igual que Naseem, describió cómo un guardia se sentaba afuera de la división del alambre de diamante junto a su celda a observarlo constantemente, haciendo notas todo el día acerca de lo que hacía, cada quince minutos.

Este tipo de monitoreo directo de comportamiento es consistente con técnicas utilizadas en el estudio observacional.

“Ciertos privilegios”

A pesar de los hechos, algunos DDIs eran, supuestamente, riesgo de autolesionarse. La disciplina en Campamento Echo parecía mucho más suelta que en otros campamentos.

Un memorando para registro, datado el 14 de julio del 2011, decía que “Campamento Echo era mucho más indulgente y los detenidos tienen más privilegios que en otros campamentos”.

Los investigadores militares que investigaban las causas de la muerte de Naseem escucharon acerca de cómo Campamento Echo era distinto. El oficial asistente a cargo del Campamento V, que había contestado la llamada de emergencia de los guardias cuando Naseem fue encontrado, dijo “Mi autoridad en el Campamento Echo está limitada porque los detenidos son tratados equitativamente”.

Un guardia distinto les dijo a los investigadores que los guardias no eran responsables de determinar cuánto tiempo pasaba un detenido en los patrios de recreación. Los guardias tampoco son responsables de inspeccionar las celdas, por lo tanto, este guardia no puede contestar una pregunta en relación a exactamente cuántas sábanas tenía cada prisionero en Echo.

Esta situación fue registrada por el autor del reporte AR 15–6 en un memo al comandante del Comando Sureño de EE.UU. el 21 de julio del 2011. “No cerrar la celda de un detenido mientras estaba en recreación era una práctica de rutina y en el SOP…el guardia de Echo no sabe cuántas sábanas tiene un detenido diariamente”.

El investigador agregó “Dado el número de objetos con los cuales se pueden autor lastimar los detenidos y que tienen permitidos tener en Campamento Echo, recomiendo que los detenidos que no se auto lastiman puedan vivir ahí”.


“Muchas de las cosas que tienen en Campamento Echo no es en SOP”- declaración anónima de personal del campamento el 25/5/2011, pág. 390, reporte AR 15–6.

En otro ejemplo de distintos procedimientos para detenidos en Campamento Echo, las visitas a los doctores no estaban programadas, porque los doctores simplemente iban a las celdas.

Una declaración dada a los investigadores de la ejército de parte de alguien cuya identidad está redactada, habla de la situación especial que aparentemente existía en Campamento Echo. “Muchas de las cosas que tienen en Campamento Echo no es en SOP”, declaró esta persona, contradiciendo las aserciones hechas por el líder senior del campamento.

En suma, el Oficial Ejecutivo del Batallón 525 Policía Militar, al cual pertenecían los guardias, les dijo a los investigadores que muchos de los procedimientos en el SOP “estaban caducos”.

El nivel distinto de seguridad alrededor de los detenidos de Campamento Echo era una molestia para los guardias. Acorde al oficial asistente en cargo del Campamento Echo, los guardias se quejaban con sus superiores acerca de que los detenidos tenían permitido el uso de los patios de recreación cuando querían y acerca de la dificultad de mantener contacto visual sobre los detenidos cuando lo hacían.

El liderazgo del campamento les permitía a los detenidos tener “ciertos privilegios” y las quejas de los guardias “fueron inaceptables hasta este incidente”, dijo el oficial asistente a cargo del Campamento V (AOIC) a los investigadores de la ejército.

“Muchos soldados no quieren trabajar en Campamento Echo porque tiene demasiadas áreas grises y la información claramente no está articulada y publicada”, dijo el AOIC.

Aunque muchas reacciones dificultaban el entendimiento completo de las controversias acerca del tipo y la temporalidad de las revisiones de los detenidos discutidas en el reporte AR 15–6. Parece que, con el paso del tiempo, la continua revisión tipo “línea de visión” que era necesaria para los DDI se convirtió en revisiones periódicas irregulares.


Entrada del 6 de marzo del 2011 “Registro de paso de guardia en Campamento Echo lado oeste/traspatio”, prueba 41 en el reporte AR 15–6.

Un guardia, etiquetado como Westside 3, que estaba dentro de los primeros detenidos en encontrar a Naseem colgado, les dijo a los investigadores “Cuando los detenidos están fuera en la recreación, supuestamente tenemos que revisarlos aleatoriamente”.

El reporte AR 15–6 final, dejó claro que un cambio amplio y constante en los guardias de Campamento Echo impactaba negativamente la situación en el lugar.

Otra posible complicación pudo haber fluido del hecho de que, en abril del 2011, la guardia diurna en Campamento Echo había sido suspendida para acortar la cantidad de horas que los guardias trabajaban. Los turnos eran muy largos y recortar las horas fue por “razones de moral”, le comentó el Jefe de Operaciones para el Batallón MP 525 a los investigadores de la ejército.

No habían tenido sesiones de entrenamiento en el mes anterior a la muerte de Naseem.

Mientras que los detenidos eran monitoreados constantemente por una video cámara de circuito cerrado, algunas áreas del campamento no estaban tan cubiertas, incluido el pequeño lugar de recreación en donde encontraron a Naseem colgado. Documentos recientemente desclasificados muestran que cuando se pierde el contacto visual con un detenido, tenían que llamarles por radio a los guardias para “adquirir un visual en el detenido y confirmar que estaba bien”.

Pero “cuando los detenidos están en circuito cerrado, la reacción verbal del detenido es aceptable”. Es difícil imaginarse otro lugar en el ambiente de alta vigilancia y alta seguridad de Guantánamo en donde la seguridad verbal de un detenido fuera suficiente para compensar una confirmación visual de su estatus.

Con todo el énfasis en la investigación gubernamental de cómo falló la vigilancia de los guardias en el pequeño patio recreacional en donde Naseem murió, casi ninguna nota fue hecha acerca del hecho de que la celda del detenido y las áreas afuera de ésta y las que llevan a, estaban bajo contante vigilancia. De hecho, los detenidos se han quejado acerca de cómo la constante vigilancia los hace sentir como animales en un zoológico.

¿Cómo fue posible que Naseem (o cualquier otro detenido) pudiera sacar una sábana de la celda y cargarla al patio sin ser visto?

Dejando a un lado otras posibilidades más siniestras, una posible respuesta es que el Monitor, cuyo trabajo era revisar el contenido de las grabaciones, fuera negligente en su trabajo o estuviera agobiado por la cantidad de vigilancia, con probablemente docenas de pantallas, que él o ella tenía que realizar. De hecho, un observador militar insinuó que el trabajo del Monitor, tal vez, fuera sobrecargado.

Otra evidencia posible aparece sin ser tomada en cuenta en el reporte de la ejército. Por ejemplo, ¿se realizó algún examen forense en la sábana? No sabemos. Aparte de la autopsia y los reportes toxicológicos, la investigación de la ejército nunca menciona evidencia forense (a menos que fuera mencionada en alguna sección redactada en el reporte).

Un correo electrónico siniestro

El día anterior a la muerte de Naseem, el 17 de mayo, el Comandante Delegado del Grupo Conjunto de Detención (Joint Detention Group (JDG)), en Guantánamo, estaba sintiendo un mal. Pensó que había “mucha tensión en los campamentos”. Mandó un correo electrónico al J2, o jefe de inteligencia, con copias a “staff aplicable y líderes del campamento” según el memorándum del oficial de la ejército investigando, anexado al reporte AR 15–6.


Diapositiva de la presentación de Powerpoint en un entrenamiento en Guantánamo, una exposición en el desplegado de la ejército AR 15–6 (ver el documento anexado al final del artículo)

“Demasiados objetos que no me gustan están alineados…” escribió el delegado JDG. “No intento ser “un pollito” al respecto, pero no quiero que repita lo del 2006 o algo cercanamente parecido”.

En junio del 2006, tres detenidos fueron encontrados muertos en sus celdas. El gobierno dijo que se habían colgado en un acto de “guerra asimétrica”, pero las autopsias decían que habían muerto de asfixia, no por ahorcamiento y un guardia que estaba cerca dijo que vio vio lo que parecía ser movimiento de detenidos la noche en que murieron, llevando tres prisioneros a y desde un sitio secreto de interrogación de la CIA en la base.

Cuando este autor estaba investigando los suicidios de otros dos detenidos que murieron en el 2007 y 2009, pude demostrar que el propio gobierno había descubierto que el conteo de los guardias, que habían ubicado a los detenidos en sus camas antes de que los mataran (o que se colgaran) había sido falsificado.

Extrañamente, también era verdad que otro correo electrónico acerca de un posible suicidio de detenidos fue enviado al comandante de los guardias el día en el que Adnan Latif, el último detenido que murió supuestamente por suicidio en Guantánamo, fue encontrado muerto en el 2012.

De cualquier manera, no hubo ningún seguimiento del correo de advertencia del delegado JDG en ninguno de los documentos que publicara el gobierno hasta la fecha.

La noche en la que murió

La noche en la que descubrieron a Naseem colgado, el oficial a cargo del Campamento Echo dijo que le preguntó a uno de los guardias responsables de vigilar a Naseem a qué hora había salido el prisionero al patrio de recreación.

Como dijo el oficial a cargo a los investigadores del gobierno “el guardia dijo que el 10028 no pidió salir a recreación. Le pregunté al guardia “¿Cómo salió de su celda?” y contestó que la celda no estaba cerrada. Le pregunté al guardia por qué estaba abierta y dijo que no la cerró y que no sabía que tenía que hacerlo. Después de esto, estaba molesto y caminé por ahí”.

De hecho, los investigadores del ejército descubrieron que era Procedimiento Estándar Operativo dejar las celdas abiertas cuando los detenidos salieran a recreación. El día en el que murió Naseem, había pasado horas en el corral de recreación del lado oeste de Echo. Los registros computarizados del campamento mostraron que había ido al patio alrededor de las 8pm, al jardín, y que había caminado libremente de un lado para otro del “corral” a su celda.


Lectura de salida DIMS enlistando con las acciones del detenido, incluida la hora, en los días que llevaron a su muerte. Del reporte AR 15–6, pág. 557 (ver el reporte completo al final de este artículo)

Para el Comandante Sargento Mayor del batallón MP 525, la muerte de Naseem “se redujo a que los vigilantes perdieron responsabilidad de este detenido”.

Existe mucho de misterioso acerca de la muerte del Haji Naseem y las operaciones que involucran a los detenidos en Campamento Echo. Por ejemplo, la línea de tiempo y las circunstancias que rodean lo de la ambulancia que llevó a Naseem al Hospital de Detenidos están fuertemente redactadas.

Pero el esquema de eventos parece ser muy claro. El último contacto, o el último contacto que se admite haber tenido con Naseem fue a las 3:30am, cuando tres guardias lo vieron en la entrada del área recreacional. El prisionero y los guardias hicieron contacto visual. Todo parecía “normal”. Naseem parecía haber hecho mucho trabajo en el pequeño jardín del área esa noche. No era inusual que los detenidos trabajaran afuera en los patios de recreación en las noches, porque el clima era más fresco que los días calurosos del Caribe.

Los guardias descubrieron a Naseem colgado de una sábana atada con un nudo entre las 3:45 y las 3:50am. No se movía, colgado del tubo superior de la reja del pequeño patio recreacional no tan lejos de su celda. Bajo su propio testimonio, ningún guardia vio al detenido sacar la sábana al patio.

Los guardias pidieron ayuda. Naseem colgaba sobre el nivel del piso, probablemente haya pisado una silla de plástico pequeña que fue vista debajo de sus pies.

Los guardias se tardaron en encontrar unas tijeras o algo para liberarlo. Más de una persona trató de levantar el cuerpo de Naseem para poder cortar el nudo. Finalmente, alguien encontró unas tijeras de jardín y pudieron soltarlo. El personal médico comenzó a llegar alrededor de diez minutos después de que los guardias hicieran el espeluznante descubrimiento.

Los guardias comenzaron a reanimarlo y podían sentir pulso femoral. Para las 4:00, el personal en la escena dejó de sentir pulso en la muñeca y sus pupilas parecían estar “fijas”. El detenido parecía muerto y no respondía. Cuando, más tarde, un desfibrilador automático externo (AED) fue conectado a su cuerpo, su corazón no tenía ritmo (asistolia) que permitiera su uso. El AED fue activado en múltiples ocasiones, pero en cada ocasión, señalaba que no necesitaba shock.

La ambulancia fue enviada desde otro campamento, aunque había una estacionada afuera del Campamento Echo. El enfermero ejecutivo senior (SNE) del Grupo Medico Conjuntos les dijo a los investigadores del ejército que esto fue debido a “requerimientos del staff”. El SNE sintió que el retraso fue únicamente “ligero” y “hubiera sido poco probable que cambiara el desenlace.

Aun así, la ambulancia tuvo que ser llamada cinco veces y llegó 35 minutos después de que Naseem fuera descubierto. Tomó acerca de 10 minutos más llevarlo al hospital, en donde los intentos para revivirlo con IV y epinefrina terminaron cuando el oficial médico senior pronunció la muerte a las 4:53am, aproximadamente una hora después de que fuera encontrado por los guardias.

Un capellán llegó a la escena y trató de calmar a los presentes. Dijo una oración. Se les dijo a los guardias que revisaran a los otros detenidos vía vigilancia de “línea de visión” continua durante la emergencia. Uno de los detenidos pidió hablar con un intérprete árabe. Desafortunadamente ningún testimonio, ni de este detenido ni de algún otro en Campamento Echo fue incluido en los documentos liberados, asumiendo que alguno haya sido reunido por los investigadores.

Actualmente, la administración de Trump mantiene que Guantánamo podría todavía ser usado para nuevos prisioneros, incluso cuando 40 detenidos permanecen ahí sin esperanza alguna de ser liberados. Recientemente, el gobierno abrió una celda acolchonada para los detenidos en Guantánamo con problemas psiquiátricos severos.

Parece tan sencillo para un individuo perderse en Guantánamo, olvidado y encarcelado para siempre, pareciera. Por eso es importante recordar que esta gente son individuos con familias, sueños, manías y debilidades. Que ellos, como nosotros, son humanos.

¿Así que quién era realmente Haji Naseem?

“Inayatullah”

El Pentágono lo llamaba Inayatullah. En un desplegado de prensa comunicado de prensa del Departamento de la Defensa, el gobierno mantiene que Inayatullah era un afgano “capturado como resultado de operaciones del Departamento de la Defensa en la lucha contra extremistas violentos en Afganistán”.

La fecha exacta de su captura es desconocida, pero, aparentemente fue a finales de mayo o principios de junio del 2007. Era un nacional afgano, un balochi por etnicidad y un musulmán sunní. Por años, manejó un pequeño negocio de futa seca cerca de Quetta, en Paquistán. Después se mudó a Irán en donde manejaba un negocio de abarrotes y teléfonos móviles. El gobierno alega que el tráfico de teléfonos móviles era ilegal.

Supuestamente, Naseem comenzó a involucrarse con al-Qaeda cuando, y después su hermano, le pidieron que hospedara temporalmente a la esposa e hijo de una figura al-Qaeda. Naseem rechazó hacerlo, aunque se desconoce si ultimadamente lo presionaron para hacerlo.

De cualquier manera, Naseem no era “terrorista” o “enemigo combatiente”. La evidencia en documentos del gobierno muestra que era, a lo mucho, un participante renuente en todo lo relacionado con al-Qaeda.

No obstante, el gobierno estadounidense mantuvo que su nuevo prisionero fue, supuestamente, “el Emir de Zahedan de al-Qaeda, Irán, y planeó y dirigió operaciones terroristas”. El cautivo, en sus treintas cuando llegó a Guantánamo, se dijo haber confesado a “facilitar el movimiento para combatientes extranjeros, contribuyendo significativamente al terrorismo trans nacional a través de múltiples fronteras”.

El gobierno describió cómo Inayatullah “se reunió con operativos locales, desarrolló rutas de viaje y coordinó documentación, hospedaje y transporte para contrabandear combatientes ilegales a través de países que incluyeron Afganistán, Irán, Pakistán e Irak”.

Pero si Inayatullah, también conocido como Haji Naseem, confesó a algunas de estas cosas como resultado de condiciones coactivas ascendiendo a tortura después de su captura en la prisión americana de Bagram en Afganistán, ha retractado estas confesiones una y otra vez durante el tiempo que ha estado en Guantánamo, incluso desde diciembre del 2007.

“Forzado a decir cosas”

Naseem mantiene que los propios registros gubernamentales demuestran que él consintió con al-Qaeda solo cuando fue obligado a hacerlo. Cuando fue confrontado por sus interrogadores en diciembre 27 del 2007 acerca de que alguien llamado Abu Sulayman les dijo a los americanos que él había sido nombrado Emir de Zahedrin de al-Qaeda en octubre del 2006, Naseem contestó “Abu Salayman es un jodido mentiroso”.

“El detenido no usa profanidades comúnmente”, anotó el interrogador en su reporte. Pero antes que decir la verdad, la inteligencia estadounidense sintió que Naseem “probablemente se está cerrando debido a la interacción con otros detenidos en Campamento Echo”.

Los reportes de interrogación desclasificados publicados por el Pentágono no están completos, pero de los 45 disponibles, así como los 31 reportes de inteligencia basados en las interrogaciones de Naseem (todos disponibles en GuantanamoTruth.com), muchos, si no es que la mayoría, describen a Naseem como poco cooperativo o incierto acerca de cooperar.

Naseem les dijo a sus interrogadores en febrero del 2008 que creía que otros prisioneros en Afganistán estaban inventado cosas acerca de él. Les dijo que un hombre, Hajji Qayamuddin, dijo mentiras acerca de él cuando Qayamuddin fue golpeado en una prisión en Paquistán y “forzado a decir cosas”.

En junio del 2008, le dieron a Naseem la oportunidad de aparecer en el Tribunal de Revisión de Estatus de Combatientes (Combatant Status Review Tribunal (CSRT)). El CSRT había sido establecido después del fallo de la Suprema Corte en 2004 en el que se reconoció que los detenidos de Guantánamo tenían ciertos derechos de procedimiento. El propósito del CSRT era determinar el estatus del prisionero, si de facto, él o ella, era o no “enemigo combatiente”.

Al principio, Naseem se rehusó a participar o a reunirse con el representante personal que el gobierno le asignó. En su lugar, protestó que había sido tratado “como un perro (i.e, se le tuvo que poner en contención nivel 4).


Ampliación de la sección del reporte de la ejército AR 15-6 de la muerte de Naseem, pág. 129 del PDF (ver el final del artículo). La parte resalta da en amarillo es original.

Otros documentos liberados por el gobierno en el caso de Naseem incluyen instrucciones de cómo los guardias deben manejar a los detenidos en camisas de fuerza o en contención doble. Mientras que no puede ser certero qué constituía la “contención de nivel 4” en Guantánamo, es probable que incluyera la contención de brazos, piernas, torso y cabeza.

Mientras que el gobierno consideró adecuado resaltar el asunto de checar a los prisioneros en contención de alto nivel en la documentación que acompaña el reporte AR 15–6, no hay nada en la versión redactada del reporte disponible que explique por qué lo incluirían, excepto esta referencia del mismo Naseem acerca de ser tratado “como un perro” cuando lo contuvieron de manera pesada.

Al final, animaron a que Naseem participara en su revisión CSRT. Testificó pocos días después de su rechazo inicial, pero el gobierno no pudo haber estado feliz con el resultado. El documento oficial gubernamental de la revisión dice “el detenido declaró que era inocente y que los cargos en su contra no tenían fundamento alguno”.

Naseem mantuvo que no ayudó a mover al personal de al-Qaeda de Irán a Pakistán. No recibió dinero para actuar como facilitador de AQ. No era un “enemigo combatiente”. De hecho, deseaba que los Estados Unidos “detuvieran a al-Qaeda como habían hecho con los soviéticos”.

Sea que uno acepte o no la narrativa del gobierno acerca de quién era Naseem realmente, no se puede negar que fue uno de los últimos detenidos en llegar a Guantánamo, rendido de Bagram a la prisión naval en Cuba el 11 de septiembre del 2007. Menos de cuatro años después, estaba muerto.

Nadie pudo explicar cómo el prisionero pudo contrabandear la sábana pasando por los guardias al patio de recreación. Nadie en realidad sabe quién era, más allá de los alegatos del gobierno al momento de su muerte, que “Inayatullah” era “un reconocido planeador de operaciones de terrorismo de al-Qaeda” que ayudó a contrabandear “beligerantes de al-Qaeda a través de Afganistán, Irán, Pakistán e Irak”.

De hecho, al momento de su muerte, su identidad parecía envuelta en un misterio. Era uno de los pocos detenidos en Guantánamo que no fue incluido en las publicaciones de Wikileaks en el 2011 de los reportes de valoración del Departamento de la Defensa de cientos de prisioneros detenidos por los Estados Unidos. Incluso el campamento en el que fue encontrado muerto fue mantenido en secreto por años.

Solo después de su muerte, su abogado Paul Rashkind, un defensor público federal en Florida, dijo el verdadero nombre de su cliente: Haji Naseem.

(El verdadero nombre de Naseem es escrito en distintas maneras y he usado la forma en la que el gobierno de Estados Unidos finalmente decidió. Paul Rashkind le dijo al autor vía correo electrónico que no tenía comentario alguno acerca de este artículo).

Rashkind reveló anteriormente que su cliente tenía problemas mentales profundos, que empezaron en su infancia. En una entrevista de mayo 19 del 2011 con Carol Rosenberg del Miami Herald, dijo, acerca de la muerte de Naseem que “no tengo duda alguna que fue un suicidio”.

Hablando de los captores de Naseem, Rashkind reportó que “lo trataron bastante humanamente, diría yo”.

Pero poco más de un año después, en una presentación de demanda de habeas de Naseem en contra del gobierno, Rashkind criticó “las condiciones coactivas del confinamiento del Sr. Naseem y las sesiones de interrogación”, citando amenazas específicas de golpes, amenazas de arresto de familiares, privación de sueño, confinamiento en celdas pequeñas y obscuras. (Ver la respuesta de Naseem al “regreso factual” del gobierno anexado al final de este artículo).

De hecho, estas formas de tortura fueron la razón por la cual Naseem le dijo al examinador psiquiatra que había decidido darles información a los estadounidenses.

Por su parte, las agencias de inteligencia siempre sintieron que Naseem guardaba información, pero puede ser que Naseem no sabía tanto, ya que, o no estaba realmente involucrado en actividades terroristas o era un jugador tan pequeño que no sabía en realidad mucho.


Una porción de “Notas no clasificada de entrevista realizado por Emily Keram, M.D. (11/10/10)”, publicadas como anexo en la respuesta del abogado de Naseem en agosto del 2012 a un “regreso de hechos” del gobierno en la demanda de habeas.

En una examinación de documentos del gobierno, incluyendo reportes redactados de algunas de sus interrogaciones, parte de una liberación factual del gobierno en la demanda federal de habeas de Naseem y la publicación reciente del reporte de la ejército AR 15–6 de su muerte, una fotografía es revelada siendo muy contraria a los reportes del gobierno en casi todas las maneras. (El reporte AR 15–6 fue obtenido vía demanda FOIA (Ley de Libertad de Información) por el reportero Jason Leopold y proveída a este reportero por la oficina de FOIA del comando del sur).

Campamento Echo

Un reporte GAO de noviembre del 2012 al Comité Selecto del Senado en Inteligencia describió el Campamento Echo como un hospedaje “de detenidos obedientes en lugares compartidos”.


Fotografía del Departamento de la defense de una celda del Campamento Echo con regadera anexa [dominio público]

“Campamento Echo consiste en 10 estructuras tipo choza, cada unidad contiene una celda para dormir y un área personal de estar. Los detenidos asignados al Campamento Echo pueden recrearse juntos hasta 20 horas al día”, declara el reporte.

Conforme a una “cartilla” Guantánamo publicada por el Miami Herald, además de usado como un “lugar de reunión entre cautivos y sus abogados”, el Campamento Echo existe como un “lugar de segregación para cautivos que no se pueden mezclar con otros”. El Herald no elaboró al respecto.

Conforme al reporte del 2008 de Human Rights Watch;, el Campamento Echo fue “previamente utilizado como unidad de interrogación y aislamiento” pero fue cerrado en el 2004 y después reabierto y utilizado “primordialmente para hospedar detenidos que parecían no aptos para la vida comunal en el Campamento 4”.

“Las puertas a los cobertizos fueron sustituidas por barras para permitir la entrada de luz natural y a los detenidos, se reporta, se les permite moverse libremente entre su celda, el área de regaderas y un pequeño cuarto de interrogación en cada cobertizo”, declara el reporte, basado en una entrevista de mayo del 2008 con un oficial del Departamento de la Defensa.

Otra vez, no está declarado el por qué los detenidos fueron “considerados no aptos”.

Un artículo del Washington Post de diciembre del 2004 escribió que parte del Campamento Echo fue utilizado como un sitio de interrogación de la CIA en los primeros años de Guantánamo. En los años subsecuentes, fue utilizado para el aislamiento de detenidos que supuestamente irían a juicio en las comisiones militares de Guantánamo. Una porción de la facilidad también fue usada como espacio para las reuniones de detenidos y sus abogados, y para las sesiones con la Cruz Roja Internacional.

En el 2013, la controversia surgió cuando los abogados defensores para las comisiones militares descubrieron que los escuchaban con dispositivos siendo utilizado colocados en los cuartos en donde se reunían con sus clientes. Campamento Echo aparentemente estaba lleno de dispositivos de vigilancia, de audio y video.

Es intrigante preguntarse por qué Naseem fue movido de una celda a otra dentro del Campamento Echo ocho veces en los primeros dos meses que estuvo ahí. Parece posible que este frecuente cambio de celdas fuera para desorientar al prisionero, como parte del proceso de “romper” a los detenidos en sus primeros meses en Guantánamo.

Antes de la llegada de Naseem a Guantánamo, las autoridades de JTF-GTMO utilizaron algo llamado programa “frequent-flyer” (viajero frecuente) para mover a los detenidos como una forma de privarlos de sueño. Había, también, un programa similar no oficial. Pero no se sabe si alguno de estos programas estaba activo en el 2007.

El periodo de diciembre del 2007 a mayo del 2008 fue inusualmente silencioso, con Naseem permaneciendo en la misma celda a lo largo de ese tiempo. De cualquier manera, algunas de las notas de interrogación de ese tiempo muestran que Naseem no necesariamente esta cooperando con los interrogadores durante una buena parte de ese periodo. Por lo tanto, parece poco probable que el cese del movimiento de celdas fuera debido a su cooperación. Podría haber sido por su estado mental.

En junio 3 del 2008, movieron nuevamente a Naseem. Tres días después fue transferido al Campamento 6, una transferencia que vino después de que Naseem solicitara ser sacado del Campamento Echo. Estuvo ahí hasta su hospitalización en marzo del 2009.

Después de ser liberado del BHU el 25 de octubre del 2010, regresó al Campamento Echo en donde le permitieron mantener la misma celda hasta el día en el que murió. Su último hogar en Guantánamo sería la morgue.

El reporte de la ejército AR 15–6 Report y la respuesta de Naseem al regreso factual del gobierno en el caso de habeas

(Enlace PDF a reporte AR 15–6)


 

¡Hazte voluntario para traducir al español otros artículos como este! manda un correo electrónico a espagnol@worldcantwait.net y escribe "voluntario para traducción" en la línea de memo.

 

¡El mundo no puede esperar!

E-mail: espagnol@worldcantwait.net