worldcantwait.org
ESPAÑOL

Español
English-LA
National World Can't Wait

Pancartas, volantes

Temas

Se alzan las voces

Noticias e infamias

De los organizadores

Sobre nosotros

Declaración
de
misión

21 de agosto de 2015

El Mundo no Puede Esperar moviliza a las personas que viven en Estados Unidos a repudiar y parar la guerra contra el mundo y también la represión y la tortura llevadas a cabo por el gobierno estadounidense. Actuamos, sin importar el partido político que esté en el poder, para denunciar los crímenes de nuestro gobierno, sean los crímenes de guerra o la sistemática encarcelación en masas, y para anteponer la humanidad y el planeta.



Del directora nacional de El Mundo No Puede Esperar

Debra Sweet


Invitación a traducir al español
(Nuevo)
03-15-11

¡NO MAS!
¡Ningún ser humano es ilegal!

EL Mundo no Puede Esperar exhorta a cada persona a protestar contra las leyes racistas como Arizona SB1070, a desacatarlas y a DESOBEDECERLAS



"¿Por qué hacer una donación a El Mundo No Puede Esperar?"

"Lo que la gente esta diciendo sobre El Mundo No Puede Esperar


FIRME ESTE LLAMADO. DONE PARA SU PUBLICACIÓN INTERNACIONAL. WORLDCANTWAIT.NET

ÚNETE CON: John Cusack • Wallace Shawn • Junot Diaz • Noam Chomsky • Daniel Ellsberg Eve Ensler Dave Eggers • Glenn Greenwald • Paul Haggis • Bianca Jagger • Ariel Dorfman Erica Jong • Michael Moore • Ron Kovic • Moby • Tom Morello • Mark Ruffalo • James Schamus Carl Dix • Oliver Stone • Cindy Sheehan • Cornel West con los abogados de los prisioneros en Guantánamo y muchos otros

Firmar esta declarción

Un informante del LAPD se infiltró entre activistas de izquierda durante las protestas contra Trump

Trump supporters march as an anti-Trump protester yells

Partidarios de Trump y manifestantes en contra, en el centro de Los Ángeles durante un mitin en noviembre de 2017. (Wally Skalij / Los Angeles Times)

James Queally
Los Angeles Times en Español
Julio 20, 2019

El Departamento de Policía de Los Ángeles ordenó a un informante confidencial que monitoreara y grabara las reuniones celebradas por un grupo político que organizó protestas contra el presidente Trump en 2017, una medida que ha suscitado preocupación y consternación entre los defensores de los derechos civiles.

En cuatro ocasiones separadas en octubre de 2017, el informante entró a la Iglesia Metodista Unida Echo Park con una grabadora oculta y capturó audio de las reuniones celebradas por el capítulo de Los Ángeles de Refuse Fascism, un grupo que ha organizado una serie de manifestaciones contra la administración de Trump en las principales ciudades de EE.UU., según los registros de la corte revisados por The Times.

La operación fue lanzada por la división de Crímenes Prioritarios del LAPD en octubre de 2017, mientras la policía de todo el país se preparaba para manifestaciones masivas para conmemorar el primer aniversario de la elección de Trump, según los registros.

Los informes policiales y las transcripciones que documentan las actividades del informante se hicieron públicos como parte de un caso en curso contra varios miembros del grupo Refuse Fascism que fueron acusados de invasión criminal por bloquear una sección de la autopista 101 durante dos manifestaciones anti-Trump en septiembre y noviembre de 2017.

Un portavoz de la policía de Los Ángeles se negó a hablar acerca de cualquier persona involucrada en la decisión de monitorear y grabar al grupo.

A Trump supporter holds a small bullhorn to his mouth  while standing chest to chest with an anti-Trump protester

Un manifestante anti-Trump y un partidario del mismo en las calles 5 y Hill durante un mitin de 2017 (Wally Skalij / Los Angeles Times).

Pero un oficial de la ley con conocimiento de la investigación, que habló con The Times bajo la condición de anonimato para discutir el caso con franqueza, dijo que la decisión de incluir a un informante dentro de Refuse Fascism fue fruto de una abundancia de cautela. Las peleas entre antifascistas y figuras de extrema derecha en el Área de la Bahía a principios de 2017, y un mitin de supremacistas blancos en Charlottesville, Virginia, que dejó una mujer muerta y docenas de heridos en agosto de ese año, hicieron que los agentes trataran de prevenir actos similares en Los Ángeles, dijo el funcionario.

El funcionario también dijo que los investigadores creían que algunos miembros de Refuse Fascism habían estado involucrados en anteriores actos de violencia callejera en el Área de la Bahía. El funcionario no nombró a esos miembros ni aportó pruebas de esa afirmación. En última instancia, el departamento determinó que el grupo anti fascista no representaba una amenaza para el público, dijo el funcionario.

El LAPD no llevó a cabo operaciones similares con grupos derechistas en el mismo periodo, según el funcionario que habló con The Times, aunque los expertos han dicho que hay poca actividad organizada de extrema derecha dentro de la jurisdicción del departamento.

En última instancia, la protesta anti-Trump que organizó el grupo presentó pocos incidentes. Aproximadamente 400 manifestantes marcharon por el centro de la ciudad, lo que resultó en sólo dos arrestos y ningún herido. Mientras un pequeño contingente de simpatizantes del presidente Trump se presentó para llevar a cabo una contra-protesta. Los agentes del LAPD mantuvieron a ambos lados separados sin ningún enfrentamiento.

Los documentos no ofrecen una razón para la decisión de monitorear al grupo. Pero en una reciente presentación ante el tribunal, un asistente del fiscal de la ciudad dijo que el informante fue desplegado después del “bloqueo de la autopista de septiembre”.

En un momento en que el activismo político se ha vuelto cada vez más común frente a la oposición generalizada a las políticas de la administración Trump, los defensores de los derechos civiles calificaron las tácticas del LAPD de “profundamente preocupantes”.

“Cuando uno sabe que su investigación va a infringir los derechos políticos fundamentales que tienen las comunidades, tiene que estar casi seguro de que hay alguna actividad criminal en marcha”, dijo Mohammad Tajsar, un abogado de la Unión Americana de Libertades Civiles en el sur de California que se especializa en asuntos de vigilancia. “No puede ser que confíes en especulaciones, corazonadas, insinuaciones o tus instintos”.

No hay razón para que la policía tenga que ser enviada a espiar a manifestantes pacíficos que hablan de crímenes contra la humanidad... es indignante.

Tajsar dijo que al participar en estas tácticas, es probable que el LAPD haya dañado su capacidad de trabajar en cooperación con los manifestantes en el futuro, algo que podría resultar cada vez más problemático con la polémica elección presidencial de 2020 que se avecina.

Brian Levin, un ex oficial de policía que ahora es director del Centro para el Estudio del Odio y el Extremismo en Cal State San Bernardino, dijo que las agencias de aplicación de la ley a menudo luchan para equilibrar las libertades civiles contra las necesidades de seguridad pública cuando tratan de evaluar los peligros potenciales asociados con la protesta política. Pero Levin, que monitorea rutinariamente las manifestaciones callejeras, dijo que los grupos anti fascistas raramente se involucran en de actos violencia y expresó su preocupación por la decisión de infiltrarse en el grupo.

“Creo que la policía de Los Ángeles pudo haber estado luchando durante una temporada política muy difícil y violenta en California, donde la gente viajaba a diferentes ciudades y había gente tratando de infiltrarse hasta cierto punto en los grupos principales”, dijo. “Dicho esto, esta ejecución con mano dura, contra uno de los grupos menos propensos a la violencia, va a crear una serie de preguntas para el futuro”.

Yesenia Cruz, de 27 años de edad, miembro de Refuse Fascism en Los Ángeles, que estaba entre los acusados en las protestas en las autopistas, dijo que la decisión del LAPD de infiltrarse en su grupo fue una táctica de intimidación para disuadir a otros de unirse a su causa

    “No hay razón para que estas personas tengan que ser enviadas a espiar a manifestantes pacíficos que hablan de crímenes contra la humanidad... es indignante”.

    Yesenia Cruz, miembro de Refuse Fascism L.A.

En las semanas previas al primer aniversario de la elección de Trump, los grupos fascistas habían popularizado el eslogan “4 de noviembre, Comienza”, con la esperanza de atraer la atención a sus protestas. El mensaje fue interpretado incorrectamente como una amenaza de violencia por muchos comentaristas conservadores de la época.

Pero según los reportes de los informantes del LAPD de las reuniones de Refuse Fascism, las discusiones del grupo se centraron en gran medida en la idea de incitar a los angelinos a la acción interrumpiendo sus viajes de ida y vuelta o sus rutinas.

Según los registros de la corte, los reportes del informante sólo mencionaban referencias vagas o chistes sobre la violencia, nunca planes o amenazas legítimas.

Durante una reunión el 18 de octubre de 2017, el informante se puso en contacto con un detective del Departamento de Policía de Los Ángeles para advertirle que un miembro del grupo parecía ser “agresivo”, pero no dio mayores detalles. En otros casos, el informante escuchó por casualidad a los miembros del grupo que discutían planes para quemar un sombrero de “Hacer América grande de nuevo” en el campus de UCLA en el futuro, y un miembro de Refuse Fascism hizo una broma sobre quemar al presidente con café caliente.

Frank Wulf, pastor de la Iglesia Metodista Echo Park, dijo que también estaba preocupado por la decisión del LAPD de colocar a un informante dentro de una institución religiosa. Describiendo las tácticas de la policía como un “abuso”, Wulf dijo que escribió una carta al abogado de la ciudad de Los Angeles, Mike Feuer, a principios de este año, pidiéndole que retirara todos los cargos contra los manifestantes no violentos.

“Ciertamente me preocupa”, dijo sobre la decisión del LAPD de llevar a cabo una operación en la iglesia. “No puedo hablar por toda la iglesia, pero parece que es una interferencia en nuestro derecho a usar el edificio de la iglesia de la manera que creamos conveniente.... tiene un efecto escalofriante en la gente que, de acuerdo con la constitución, tiene derecho a protestar”.

La Comisión de Policía de Los Ángeles requiere que la sección de inteligencia antiterrorista del departamento busque la aprobación del presidente de la Comisión o de un miembro del Comité de la junta antes de desplegar a un informante.

Richard Tefank, director ejecutivo de la Comisión de Policía, dijo en un correo electrónico que no tenía “ninguna información” de que la investigación sobre el grupo Refuse Fascism hubiera cumplido con los requisitos para requerir la aprobación de la Comisión. Un portavoz del departamento dijo que el informante fue desplegado como parte de una investigación criminal, no como parte de una investigación antiterrorista.

Pero varios miembros de Refuse Fascism, y un abogado defensor involucrado en el proceso penal en curso, han afirmado que el caso fue iniciado por la sección antiterrorista. Los registros del tribunal sólo indican que la investigación fue iniciada por la División de Delitos Graves. La sección antiterrorista cae bajo la autoridad de Crímenes Prioritarios.

El uso de un informante por parte del LAPD ha resultado problemático para los fiscales de la ciudad que buscan condenas de los miembros del Refuse Fascism que bloquearon la autopista 101 dos veces a finales de 2017.

Cruz, quien no asistió a ninguna de las dos protestas pero fue acusado de dos cargos de conspiración para organizar los bloqueos de las autopistas, dijo que el caso en su contra fue desestimado después de que un juez concedió una moción de la defensa en el sentido de que la identidad de la informante tendría que ser revelada durante su juicio.

Durante el juicio de otros dos miembros de Refuse Fascism acusados en el bloqueo de la autopista, el agente Andrew Solomon se opuso repetidamente a cualquier mención del papel del informante en el caso durante las audiencias de la semana pasada.

Con docenas de miembros de Refuse Fascism en la galería y panfletos que denunciaban el uso de un informante por parte del LAPD, el tema era inevitable.

En un momento dado, Salomón le preguntó al acusado Miguel Antonio si creía que había cometido un delito al bloquear la autopista.

“Creo que lo que es criminal es que la policía de Los Ángeles envió un espía a nuestras reuniones”, respondió Antonio.

Un jurado bloqueó los cargos contra Antonio y otro miembro del grupo Refuse Fascism, Chantelle Hershberger, a finales de junio. Un nuevo juicio está programado para comenzar la próxima semana, según Rob Wilcox, un portavoz de la oficina del fiscal de la ciudad.

De las nueve personas arrestadas en relación con las protestas en las autopistas, tres llegaron a acuerdos que sus registros sean ‘limpiados’ si se adhieren a los términos de los acuerdos, dijo Wilcox. Tres más están a la espera de juicio.

Wilcox también cuestionó la afirmación de Cruz de que su caso fue desestimado debido a un fallo judicial que habría expuesto la identidad del informante en el juicio. Esa decisión, “se basó, en parte, en nueva información descubierta después de la presentación del caso”, dijo.


 

¡Hazte voluntario para traducir al español otros artículos como este! manda un correo electrónico a espagnol@worldcantwait.net y escribe "voluntario para traducción" en la línea de memo.

 

¡El mundo no puede esperar!

E-mail: espagnol@worldcantwait.net