worldcantwait.org
ESPAÑOL

Español
English-LA
National World Can't Wait

Pancartas, volantes

Temas

Se alzan las voces

Noticias e infamias

De los organizadores

Sobre nosotros

Declaración
de
misión

El Mundo no Puede Esperar organiza a las personas que viven en Estados Unidos para repudiar y parar el rumbo fascista iniciado durante el régimen de Bush y evidenciado en las ocupaciones asesinas, injustas e ilegítimas de Irak y Afganistán; la “guerra de terror” global de tortura, rendición extraordinaria y espionaje; y la cultura de discriminación, intolerancia y avaricia. A ese rumbo no le darán marcha atrás los líderes que nos instan a buscar puntos en común con fascistas, fanáticos religiosos e imperio. Solo es posible si la población forja una comunidad de resistencia –un movimiento independiente de grandes cantidades de personas—que, actuando en pro de los intereses de la humanidad, pone fin a dichos crímenes y demanda que se procese a los responsables por ellos.



Del directora nacional de El Mundo No Puede Esperar

Debra Sweet


Invitación a traducir al español
(Nuevo)
03-15-11

¡NO MAS!
¡Ningún ser humano es ilegal!

EL Mundo no Puede Esperar exhorta a cada persona a protestar contra las leyes racistas como Arizona SB1070, a desacatarlas y a DESOBEDECERLAS



"¿Por qué hacer una donación a El Mundo No Puede Esperar?"

"Lo que la gente esta diciendo sobre El Mundo No Puede Esperar


FIRME ESTE LLAMADO. DONE PARA SU PUBLICACIÓN INTERNACIONAL. WORLDCANTWAIT.NET

ÚNETE CON: John Cusack • Wallace Shawn • Junot Diaz • Noam Chomsky • Daniel Ellsberg Eve Ensler Dave Eggers • Glenn Greenwald • Paul Haggis • Bianca Jagger • Ariel Dorfman Erica Jong • Michael Moore • Ron Kovic • Moby • Tom Morello • Mark Ruffalo • James Schamus Carl Dix • Oliver Stone • Cindy Sheehan • Cornel West con los abogados de los prisioneros en Guantánamo y muchos otros

Firmar esta declarción

Los mil días en prisión sin juicio de Bradley Manning

Kevin Gosztola
22 de febrero de 2013

Traducido del inglés por
El Mundo No Puede Esperar
9 de marzo de 2013

Desde hace más de dos años y medio, el ejército ha estado procesando al soldado Bradley Manning por revelar supuestamente información secreta a Wikileaks, y este sábado, 23 de febrero, se cumplirán mil días en prisión sin juicio.

El juez militar de su corte marcial en Fort Meade dictaminó el 8 de enero que había sido castigado "de forma ilegal" durante sus nueve meses de confinamiento en la prisión marina de Quantico en Virginia. Le dieron un "crédito" de sentencia de 112 días.

En marzo de 2012, el Relator Especial sobre la Tortura de las Naciones Unidas Juan Méndez publicó un informe en el que condenaba como los militares habían impuesto "graves condiciones de detención a alguien" que "todavía no había sido declarado culpable por ningún crimen". Afirmaba que el tratamiento que estaba soportando era "una violación de sus derechos de integridad física y sicológica así como de su presunción de inocencia".

Méndez sostuvo que Manning estuvo retenido en condiciones de aislamiento desde que fue retenido en su celda, durante 23 horas al día. El juez militar, la Coronel Denise Lind, no estuvo de acuerdo. Concluyó en su dictamen que el gobierno "no había retenido" a Manning en régimen de aislamiento porque eso significaba "solo y sin contacto humano". No había puertas que le cerraran la celda y había frecuentes interrogatorios con los oficiales al mando. Existía interacción humana. [LA ACLU (Asociación Americana de Libertades Civiles), que ha representado clientes en solitario, criticó la conclusión del juez].

Manning ya no está retenido en Quantico. Después de que los medios de comunicación empezaran a informar sobre sus condiciones de reclusión en diciembre de 2010, sus partidarios presionaron para que lo sacaran de la instalación. Entonces, el portavoz del Departamento de Estado, PJ Crowley, dijo que creía que el tratamiento que estaba recibiendo Manning era "ridículo, contraproducente y estúpido". La atención que su caso estaba recibiendo llevó a los militares a llevarle a Leavenworth en Kansas el 20 de abril de 2011, donde se encuentra ahora mismo.

Es remarcable que, cuando Manning llegó a Leavenworth, se le permitió moverse sin restricciones por primera vez en 9 meses. Estaba "preocupado por ello" porque no estaba acostumbrado a que lo dejaran moverse libremente. Pasó por el proceso de admisión sin ningún tipo de esposas y esperaba que se le sometieran a las mismas condiciones de reclusión que tuvo cuando estaba en Quantico. Un sargento le suministró algunos artículos y lo llevó a su celda. Entro en ella y la puerta se cerró. Era una "gran mejoría" y "completamente diferente" a Quantico.

Durante su reclusión en Quantico, la prisión declaró tener miedo de que se autolesionara por lo que le pusieron en régimen de vigilancia de "prevención de lesiones", un estatus siquiátrico para los detenidos que suponen un riesgo para ellos mismos. Se le mantuvo en este régimen incluso ante la objeción de un oficial médico. Se le puso incluso en riesgo de suicidio en dos ocasiones y, cuando el oficial médico recomendó que lo sacaran de ese estatus, el oficial al mando en la prisión desobedeció su recomendación.

El 2 de marzo de 2011, la subteniente Denise Barnes abusó de su autoridad y le quitó a Manning la ropa interior. Manning estaba frustrado bajo ese tratamiento de "prevención de lesiones". Había estado en ese estatus durante mucho tiempo. No iba hacer nada para hacerse daño. No se iba a lanzar contra las paredes o meter su cabeza en el retrete. Así se lo dijo a un oficial superior, el sargento Brian Papakie, y le comentó que si realmente quisiera suicidarse, podría utilizar su ropa interior. Esta fue su forma de comunicar que si realmente quisiera actuar, "podría hacerlo". Si quisiera lastimarse, podría hacerlo con las cosas que tenía a mano. Pero la prisión utilizó su declaración para mantenerle en ese estatus y le obligó a dormir desnudo con dos mantas gruesas anti-suicidios durante el resto de noches que pasó en la cárcel.

A la mañana siguiente Manning se quedó desnudo en posición de descanso durante el recuento de la mañana después de que un oficial dijera algo desde una sala de observación que le hizo creer a Manning que no podía utilizar las mantas para cubrirse hasta que no le devolvieran su ropa. Ningún supervisor de la prisión se opuso a que Manning estuviera desnudo. Este fue un momento crítico tras su llegada desde Quantico y, en su juicio, durante la deliberación de si Manning estaba siendo "castigado ilegalmente", ningún oficial pudo explicar por qué a Manning se le permitió estar desnudo (alguno incluso sugirió que fue él mismo el que lo eligió para generar más expectación en los medios de comunicación).

Este artículo apareció originalemente en el blog The Dissenter.


 

¡Hazte voluntario para traducir al español otros artículos como este! manda un correo electrónico a espagnol@worldcantwait.net y escribe "voluntario para traducción" en la línea de memo.

 

¡El mundo no puede esperar!

E-mail: espagnol@worldcantwait.net