worldcantwait.org
ESPAÑOL

Español
English-LA
National World Can't Wait

Pancartas, volantes

Temas

Se alzan las voces

Noticias e infamias

De los organizadores

Sobre nosotros

Declaración
de
misión

El Mundo no Puede Esperar organiza a las personas que viven en Estados Unidos para repudiar y parar el rumbo fascista iniciado durante el régimen de Bush y evidenciado en las ocupaciones asesinas, injustas e ilegítimas de Irak y Afganistán; la “guerra de terror” global de tortura, rendición extraordinaria y espionaje; y la cultura de discriminación, intolerancia y avaricia. A ese rumbo no le darán marcha atrás los líderes que nos instan a buscar puntos en común con fascistas, fanáticos religiosos e imperio. Solo es posible si la población forja una comunidad de resistencia –un movimiento independiente de grandes cantidades de personas—que, actuando en pro de los intereses de la humanidad, pone fin a dichos crímenes y demanda que se procese a los responsables por ellos.



Del directora nacional de El Mundo No Puede Esperar

Debra Sweet


Invitación a traducir al español
(Nuevo)
03-15-11

¡NO MAS!
¡Ningún ser humano es ilegal!

EL Mundo no Puede Esperar exhorta a cada persona a protestar contra las leyes racistas como Arizona SB1070, a desacatarlas y a DESOBEDECERLAS



AL MOVIMIENTO ANTIBÉLICO
DE ESTADOS UNIDOS:

17 de diciembre de 2008

    “Si uno no se le opone a esto y no se moviliza para pararlo, aprenderá —o se verá obligado— a aceptarlo”.

    de la Convocatoria ¡Fuera Bush y su gobierno!, 2005

Barack Obama está mandando a otros 20,000 soldados a Afganistán.

Un movimiento antibélico que no actúa inmediatamente para oponerse a la doctrina Obama de llevar el frente central de la guerra contra el terror a Afganistán, no merece llamarse un movimiento antibélico.

Leer más....


Gira:
¡NO SOMOS TUS SOLDADOS!


Leer más....

Mensaje del Comité Directivo de El Mundo No Puede Esperar, 11 de febrero

Cuando el presidente, en su discurso el 31 de enero sobre el estado de la nación, abogó insistentemente por la guerra sin fin contra el mundo, el espionaje interno sin restricciones, iniciativas basadas en iglesias y ataques al aborto y la investigación de células tronco, unos medios de comunicación lo calificaron "un discurso moderado sin propuestas nuevas".  En las calles de más de 60 ciudades, decenas de miles de manifestantes lo calificaron un estado de emergencia. El sábado, más de dos mil personas fueron a la entrada a la Casa Blanca y demandaron que "Bush: Lárgate con todo y tu programa!"

Miles de personas que quieren hacer un cambio drástico en el país y en el mundo encontraron la forma este mes con el movimiento que estamos construyendo, El Mundo No Puede Esperar - Hay que Sacar Corriendo al Gobierno de Bush. Un soldado que tenía solo una semana de regreso de Irak y se enteró de la protesta dos días antes, manejó sin parar desde Indiana para estar en Washington, D.C. En la protesta conocimos a personas de Oklahoma, Maine, Indiana, Colorado, Florida, Kentucky, las Carolinas del Norte y Sur y otros lugares, que no se han unido todavía a un comité de El Mundo No Puede Esperar. Muchas aplaudieron el espíritu y la determinación de los manifestantes, y el hecho de que gente mayor e discapacitada marchaba con los jóvenes en medio de una lluvia torrencial. Organizadores con larga trayectoria comentaron sobre la multitud de nacionalidades, edades y perspectivas políticas, gente unida como pocas veces se ve alrededor de un propósito y mensaje común. Funcionarios políticos, sindicalistas, líderes religiosos, veteranos de la guerra de Irak y familiares de militares, líderes del nuevo movimiento estudiantil, desertores del gobierno de Bush y revolucionarios compartieron el escenario y una meta común.

Durante semanas, el mensaje de El Mundo No Puede Esperar había llegado a millones de personas mediante anuncios en los periódicos y la radio de San Francisco, Washington, D.C. y Nueva York, y nacionalmente en la emisora Air America. Tras la publicación del desplegado en el New York Times el 20 de enero, nuevos personalidades firmaron la Convocatoria, entre ellos los congresistas John Conyers, Cynthis McKinney, Bobby Rush y Maxine Waters; Daniel Ellsberg; CHOICE USA; Dennis Rivera, presidente del sindicato 1199 del SEIU; Gloria Steinem; St. Clair Bourne; Mark Ruffalo; y la generala de brigada (jubilada) Janis Karpinski. Artistas y escritores prominentes han empezado a dirigirse a sus aficionados, hablando de la importancia de alzar la voz. Ray McGovern, ex-consultor a la CIA, habló durante la presentación de la Comisión Internacional de Crímenes de Bush contra la Humanidad, y dijo: "Esto es lo que nuestros antepasados alemanes no hicieron en los años 1930s. Ellos se sentaron con los brazos cruzados, culparon al gobierno y esperaban que todo saldría bien. No podemos hacer eso". Se nos informa que la prensa nacional está mirando este movimiento para ver si llegará a lo que llama una "masa crítica".

Amigos y enemigos por igual están lidiando con el surgimiento de un movimiento que está demandando algo extraordinario.

Por otra parte, tenemos que examinar sobriamente los factores que en enero estaban llegando a un punto crítico: el hecho de que Bush ha logrado instalar a Alito en la Suprema Corte básicamente sin oposición en el Congreso, y que esa rendición no encontró la resistencia masiva de cientos de miles de personas. Los acontecimientos ocurren aceleradamente; Bush empuja su programa de enormes gastos militares para la guerra sin fin mientras lanza amenazas contra Irán… mientras a los presos de Guantánamo se les obligó terminar la huelga de hambre para continuar una detención indefinida donde no hay ni leyes ni testigos… mientras se prepara otra ronda de excusas por el espionaje de la Agencia Nacional de Seguridad y otras traiciones… y nosotros tenemos que confrontar el hecho de que nuestro alcance y tamaño no llegan al nivel necesario para poner fin al programa de Bush.

Nuestro movimiento es muy joven y los miles de personas que se lanzaron a la calle representan a otros millones que quieren destituir a este presidente y dar marcha atrás a su programa, pero no saben del movimiento; o no se convencen todavía de que protestas y la actividad política independiente y masiva pueden hacer un cambio decisivo; o tal vez piensan que es posible esperar pasivamente hasta que todo se resuelva, y no tener que confrontar los horrores que se harán en su nombre o su propia complicidad en ellos.

Nuestro movimiento tiene que llevar su dramática Convocatoria a más organizaciones e instituciones, para que se unan con nosotros en planificar una resistencia más amplia y poderosa. Debemos movilizar a muchas personas que jamás han asumido responsabilidad por la marcha de la historia. Mientras pensamos en nuestros próximos pasos importantes, tenemos que hacer investigación con los que vinieron a protestar y los que no, para tener una mejor idea de por qué los primeros tomaron la decisión de actuar ahora y cuáles son las dudas de los que no han actuado. Esto no es una tarea solamente para los organizadores de comités, sino para cada participante en este movimiento. Busquen y escuchen bien a las personas. Conversen a fondo sobre los puntos en la Convocatoria sobre lo que hace "tu gobierno"; la moral de "si nos nos oponemos y no nos movilizamos para parar esto"; la realidad de adónde lleva la política "normal"; y el mensaje positivo y esperanzador de que si actuamos, podemos hacer cambios enormes en el país y el mundo. Como los estudiantes de leyes de la Universidad Georgetown dijeron el 4 de febrero: "nosotros somos las personas a quienes hemos esperado".

Al hacer análisis, planes y esta investigación masiva, los comités deben guardar una visión firme de lo que hemos construido y logrado, y llevarla adelante. Deben contactar a toda persona con quien hemos hablado y e incorporarle como activista en el movimiento, invitándole a ¡hacerse voluntario y organizarse para que su actividad realmente cuente por algo!

1)      Si no lo hayan hecho, júntense a los diferentes grupos sociales para sacar balance del trabajo de las protestas. Usen el sitio web (los discursos, las declaraciones, etc.) para darles un idea de sus contribuciones y la importancia de lo que están construyendo. ¿Qué dicen ellos?

2)      Vuelvan otra vez al análisis y los objetivos políticos de la Convocatoria. Esto es crucial para orientarnos y tener un "norte", y posibilita la unidad de gente de diferentes perspectivas. Distribuyen la Convocatoria más ampliamente, como volantes y colocándola en diferentes lugares, y sigan sacando copias y publicándola.

3)      Visiten a las personas nuevas que hemos conocido en estos días y anímenlas a hacer fiestas de recaudación de fondos. El comité de Portland se propuso tener una fiesta en cada vecindad que pasaron durante la marcha del 31 de enero. Hagan planes para recaudar fondos y hablen con posibles donantes, para que sea posible construir la infraestructura y el alcance de este movimiento.

4)      Organicen foros, reuniones políticos y eventos en que representantes de El Mundo No Puede Esperar o firmantes de la Convocatoria pueden hablar sobre la situación y lo que requiere de nosotros. Inviten a oradores que saben profundizar sobre las acusaciones de la sección "tu gobierno". Organicen eventos sobre temas específicas como la respuesta al huracán Katrina. En las universidades, necesitamos oradores que pueden pintar una visión completa de lo que significa este gobierno, la influencia de operativos políticos abiertamente teocráticos en cada esfera del gobierno, los cambios fascistas en las leyes y el gobierno, etc. En todo esto, debemos lograr mayores avances en desarrollar El Mundo No Puede Esperar de por sí en una fuerza política organizada, en que la Convocatoria es la base de unidad, y atraer a siempre más individuos y organizaciones de todo tipo para ser parte del movimiento para Sacar Corriendo al Gobierno de Bush.


 

¡Hazte voluntario para traducir al español otros artículos como este! manda un correo electrónico a espagnol@worldcantwait.net y escribe "voluntario para traducción" en la línea de memo.

 

¡El mundo no puede esperar!

E-mail: espagnol@worldcantwait.net