worldcantwait.org
ESPAÑOL

Español
English-LA
National World Can't Wait

Pancartas, volantes

Temas

Se alzan las voces

Noticias e infamias

De los organizadores

Sobre nosotros

Declaración
de
misión

El Mundo no Puede Esperar organiza a las personas que viven en Estados Unidos para repudiar y parar el rumbo fascista iniciado durante el régimen de Bush y evidenciado en las ocupaciones asesinas, injustas e ilegítimas de Irak y Afganistán; la “guerra de terror” global de tortura, rendición extraordinaria y espionaje; y la cultura de discriminación, intolerancia y avaricia. A ese rumbo no le darán marcha atrás los líderes que nos instan a buscar puntos en común con fascistas, fanáticos religiosos e imperio. Solo es posible si la población forja una comunidad de resistencia –un movimiento independiente de grandes cantidades de personas—que, actuando en pro de los intereses de la humanidad, pone fin a dichos crímenes y demanda que se procese a los responsables por ellos.



Del directora nacional de El Mundo No Puede Esperar

Debra Sweet


Invitación a traducir al español
(Nuevo)
03-15-11

¡NO MAS!
¡Ningún ser humano es ilegal!

EL Mundo no Puede Esperar exhorta a cada persona a protestar contra las leyes racistas como Arizona SB1070, a desacatarlas y a DESOBEDECERLAS



AL MOVIMIENTO ANTIBÉLICO
DE ESTADOS UNIDOS:

17 de diciembre de 2008

    “Si uno no se le opone a esto y no se moviliza para pararlo, aprenderá —o se verá obligado— a aceptarlo”.

    de la Convocatoria ¡Fuera Bush y su gobierno!, 2005

Barack Obama está mandando a otros 20,000 soldados a Afganistán.

Un movimiento antibélico que no actúa inmediatamente para oponerse a la doctrina Obama de llevar el frente central de la guerra contra el terror a Afganistán, no merece llamarse un movimiento antibélico.

Leer más....


Gira:
¡NO SOMOS TUS SOLDADOS!


Leer más....

5 d junio, 2006

Debate sobre Irak divide a los demócratas

STEVEN THOMMA / KRT
MANCHESTER, N.H.

El sentimiento contra Bush y contra la guerra en Irak está creciendo entre los demócratas, amenazando con llevar el partido hacia la izquierda y crear una brecha entre los activistas cada vez más descontentos y los líderes del partido en Washington.

Muchos demócratas fuera de Washington quieren que el partido se dirija enérgicamente contra la guerra en Irak y que investigue, censure y hasta impugne a Bush si gana el control del Congreso.

Sin embargo, líderes como la senadora Hillary Rodham Clinton, de Nueva York, han mantenido su apoyo a la guerra al tiempo que critican la forma en que el actual presidente la ha manejado y ha evitado conversaciones sobre utilizar el poder para confrontarlo.

La división es evidente en las sesiones de primavera y verano de los demócratas, llenas de demandas para una acción más vigorosa del ala congresional del partido, especialmente si obtienen el control de la Cámara o del Senado el próximo noviembre.

En New Hampshire, el estado que iniciará la primaria presidencial en el 2008, los activistas dieron una atronadora ovación este fin de semana al senador por Wisconsin, Russ Feingold, cuando presentó su agenda contra la guerra y se jactó de que entre los potenciales candidatos presidenciales para el 2008, sólo él se opuso a la guerra desde el comienzo y presionó para censurar a Bush.

En Maine, el sábado, los demócratas aprobaron una resolución exhortando la impugnación de Bush.

En Ohio, el estado que decidió las últimas elecciones presidenciales y es un importante punto de batalla para las elecciones congresionales este año, el chairman del partido estatal señala que sus dos principales candidatos [demócratas] votaron contra la guerra y los que sí la apoyaron van a tener que dar explicaciones en el 2008.

A nivel nacional, una encuesta muestra que más de ocho de cada 10 demócratas ahora cree que Estados Unidos no debió atacar a Irak. La misma encuesta de CBS News esta primavera mostró que más de tres de cada cinco demócratas quiere que las tropas norteamericanas salgan de Irak lo antes posible, aún si el país no está estable.

En una señal del cambio de sentimiento, el senador John Kerry, demócrata por Massachusetts, que posiblemente repetirá su candidatura para presidente, dijo a los partidarios en un correo electrónico la semana pasada que ``la mayoría de los miembros del Congreso, incluyéndome a mí, comparten alguna responsabilidad por haber invadido a Irak''.

Otro candidato potencial, el ex senador John Edwards, de Carolina del Norte, afirma que cometió un error al votar a favor de la guerra.

Y aquellos que no lo hicieron ahora se jactan de ello.

''Mi voto contra esta horrible guerra es el mejor voto que he dado en el Senado de los Estados Unidos desde que fui electo en 1962'', manifestó el senador Edward Kennedy, demócrata por Massachusetts en la convención estatal el viernes.

''Nunca lo acepté. Voté contra eso'', repitió Feingold bajo el aplauso de más de 600 activistas en la convención de New Hampshire el sábado.

''Su mensaje resuena con la gente'', comentó Lou D'Allesandro, un veterano senador estatal de Manchester, agregando que los candidatos presidenciales que votaron para autorizar la guerra ``van a tener que reconocer que fue un error. No es un crimen decir que cometiste un error''.

Pero admitir una equivocación crucial, y ni qué decir de mostrarse en oposición abierta a la guerra, podría asustar a los políticos que temen que oponerse a la misma por impopular que sea, podría verse como antimilitar.

''Algunos de nuestros funcionarios electos se sienten desconfiados de que podrían parecer débiles en cuestiones de seguridad nacional porque los republicanos han tenido éxito en el pasado pintando a los demócratas como suaves en cuanto a la seguridad nacional'', dijo la presidenta del partido Demócrata de New Hampshire, Kathy Sullivan. ``De ahí viene la tensión''.

La misma que creó la ambigüedad política que afectó negativamente al partido en el 2002 y el 2004 porque no estaba claro en qué creían los demócratas, expuso Feingold.

''Había muchas formas en que la gente estaba tratando de estar contra la guerra, sin estar en realidad contra ella'', manifestó después de su discurso.

En Ohio, dos miembros de la Cámara que votaron contra la autorización de la guerra, están al frente de la boleta demócrata: los representantes Ted Strickland, nominado para gobernador, y Sherrod Brown, para el Senado.

''Ohio está cansándose cada vez más de la guerra; está cansado y agobiado'', manifestó Chris Redfern, la presidenta del Partido Demócrata de Ohio.


 

¡Hazte voluntario para traducir al español otros artículos como este! manda un correo electrónico a espagnol@worldcantwait.net y escribe "voluntario para traducción" en la línea de memo.

 

¡El mundo no puede esperar!

E-mail: espagnol@worldcantwait.net