worldcantwait.org
ESPAÑOL

Español
English-LA
National World Can't Wait

Pancartas, volantes

Temas

Se alzan las voces

Noticias e infamias

De los organizadores

Sobre nosotros

Declaración
de
misión

El Mundo no Puede Esperar organiza a las personas que viven en Estados Unidos para repudiar y parar el rumbo fascista iniciado durante el régimen de Bush y evidenciado en las ocupaciones asesinas, injustas e ilegítimas de Irak y Afganistán; la “guerra de terror” global de tortura, rendición extraordinaria y espionaje; y la cultura de discriminación, intolerancia y avaricia. A ese rumbo no le darán marcha atrás los líderes que nos instan a buscar puntos en común con fascistas, fanáticos religiosos e imperio. Solo es posible si la población forja una comunidad de resistencia –un movimiento independiente de grandes cantidades de personas—que, actuando en pro de los intereses de la humanidad, pone fin a dichos crímenes y demanda que se procese a los responsables por ellos.



Del directora nacional de El Mundo No Puede Esperar

Debra Sweet


Invitación a traducir al español
(Nuevo)
03-15-11

¡NO MAS!
¡Ningún ser humano es ilegal!

EL Mundo no Puede Esperar exhorta a cada persona a protestar contra las leyes racistas como Arizona SB1070, a desacatarlas y a DESOBEDECERLAS



AL MOVIMIENTO ANTIBÉLICO
DE ESTADOS UNIDOS:

17 de diciembre de 2008

    “Si uno no se le opone a esto y no se moviliza para pararlo, aprenderá —o se verá obligado— a aceptarlo”.

    de la Convocatoria ¡Fuera Bush y su gobierno!, 2005

Barack Obama está mandando a otros 20,000 soldados a Afganistán.

Un movimiento antibélico que no actúa inmediatamente para oponerse a la doctrina Obama de llevar el frente central de la guerra contra el terror a Afganistán, no merece llamarse un movimiento antibélico.

Leer más....


Gira:
¡NO SOMOS TUS SOLDADOS!


Leer más....

Todo esto me ha dejado vergonzosamente privada de sensibilidad

29 de julio de 2010
Cindy Sheehan

Traducido del inglés por El Mundo No Puede Esperar
22 de agosto de 2010

Me encuentro privada de sensibilidad, creo.

Desde que el Complejo Industrial Militar corporativo de EE.UU. me obligó a adentrarme en el Mundo de las Conscientes después del asesinato de mi hijo en Irak, me parece que las noticias en una rutina diaria recién están agrediéndome.

Me quedo privada de sensibilidad, creo, a raíz de verme abusada por este Imperio con regularidad desde hace años. Me encuentro en este estado de ánimo, creo, porque una se agota por cuidar tan profundamente cuando tantos ciudadanos de su comunidad nacional (a excepción del lector/a) apenas sí saben que estamos en guerra, por no hablar de que vivimos en un imperio asesino.

El viernes, el 23 de julio, cuando en California estábamos esperando el nacimiento de mi nuevo nieto, 52 civiles afganos/as fallecieron masacradas a manos de fuerzas de EE.UU. y la OTAN (que son iguales).

Me encuentro privada de sensibilidad, creo, porque 52 personas—que se mantienen según un imperativo existencial exactamente igual a él (si no más) de mis nietos y sus nietos, mis hijos y sus hijos, y tú y yo; que viven en una zona de guerra impuesta sobre ellos por el Imperio, que se basa en mentiras y actúa exclusivamente con fines de lucro—estaban vivas y ahora están muertas.

Me encuentro privada de sensibilidad porque sus muertes no me hacen sentir más segura. Me hacen sentir que mi existencia es incierta, y mi insensibilidad se manifiesta como un mecanismo de defensa en contra de lo que es para mí nada más que un informe noticioso. La vida y muerte, sin embargo, a millones de gente que están diariamente en peligro a causa de que el Imperio en que vivo es algo de asco y que la mayoría de gente que reside aquí simplemente no se preocupa de ello. Ya me encuentro privada de sensibilidad—no por un exceso de malas noticias, sin embargo, sino por la persistente influencia narcótica de la television, el consumismo o el intento simplemente de sobrevivir en este Imperio en donde los perros más grandes se comen a los más pequeños.

Me encuentro privada de sensibilidad, creo, porque Wikileaks publicó más de 91.000 documentos filtrados que se ocupan de las operaciones cotidianas en Afganistán que exponen en detalle crímenes de guerra, algunos evidentes y otros ocultos. Al igual que con el vídeo "Collateral Damage" [daño colateral] previamente estrenado—¿aprendió alguien que ha estado prestando atención algo nuevo?, y ¿desarrolló de repente alguien que no estaba prestando atención cualquier capacidad por mostrar la compasión? Lo dudo—así que me quedo privada de sensibilidad, creo.

Me encuentro privada de sensibilidad, creo, porque mucha gente eligió a un régimen de "cambio" que ha resultado ser un régimen de "status quo", y muchas de las personas que votaron por el Cambiador en Jefe se han convertido en renacidos/as "cheerleaders" [porristas, o animadores] para la guerra. El movimiento anti-Decidor en Jefe ha decaído casi por completo. El hecho de que el "Cambiador" no es diferente o mejor que el "Decidor" no es lo que me ha atontado—es el respaldo irracional para el Cambiador que me haría darme una patada al suelo en un gesto de asco si no fuera por la sensación de insensibilidad.

En mi interior hay la Cindy que protesta furiosamente contra la aprobación por el Congreso Democrática del reciente proyecto de ley para financiar la guerra, pero aun así no me hago estallar; estoy exteriormente tranquila. Hay que estar dentro de ahí la Cindy cabreada, o yo no estaría escribiendo este artículo—pero la retórica que he escrito cientos de veces me está dando la sensación de "cuando tú vas yo vuelvo". Bueno, me encuentro privada de sensibilidad, creo, porque he visitado este tema continuamente, y no están logrando nada esas palabras. ¿Cuántas palabras existen para el muerte, el asesinato, la destrucción, la masacre, el hambre, el capitalismo rapaz, la guerra, el lucro de guerra, codicioso, crímenes de guerra ilegal, inmoral, y cruel, violación, pillaje, saqueo—hasta el hastío!

Vivimos en un imperio que, sin pestañear, asesina a decenas de personas en una base diaria aun antes de que tomo mi primera taza de café y que constantemente desatiende las necesidades fundamentales de sus propios ciudadanos/as. Sin embargo, sus ciudadanos/as están silenciosas y apáticas, y son cómplices sustanciales en estes crímenes— los esclavos al Imperio y de él.

Me encuentro privada de sensibilidad, creo.

La insensibilidad en mí se reforza cuando oigo que los EE.UU. está intensificando las hostilidades contra Venezuela, Corea del Norte e Irán. ¿Cuándo se enfrentan a la realidad los partidarios/as del Cambiador?

Pronto, espero (con el riesgo de la utilización de la palabra 'cambiador') porque esta sensación de insensibilidad no es saludable y tan torcida como el apoyo real e hipócrita para el Imperio, dependiendo de quien habita la Casa Blanca.

Me encuentro privada de sensibilidad, creo yo, pero la Cindy que arde de pasión por la justicia y la paz está todavía dentro de mí, y estoy seguro de que volverá a aparecer en algún momento.

Dentro de poco, espero.


 

¡Hazte voluntario para traducir al español otros artículos como este! manda un correo electrónico a espagnol@worldcantwait.net y escribe "voluntario para traducción" en la línea de memo.

 

¡El mundo no puede esperar!

E-mail: espagnol@worldcantwait.net