worldcantwait.org
ESPAÑOL

Español
English-LA
National World Can't Wait

Pancartas, volantes

Temas

Se alzan las voces

Noticias e infamias

De los organizadores

Sobre nosotros

Declaración
de
misión

21 de agosto de 2015

El Mundo no Puede Esperar moviliza a las personas que viven en Estados Unidos a repudiar y parar la guerra contra el mundo y también la represión y la tortura llevadas a cabo por el gobierno estadounidense. Actuamos, sin importar el partido político que esté en el poder, para denunciar los crímenes de nuestro gobierno, sean los crímenes de guerra o la sistemática encarcelación en masas, y para anteponer la humanidad y el planeta.



Del directora nacional de El Mundo No Puede Esperar

Debra Sweet


Invitación a traducir al español
(Nuevo)
03-15-11

¡NO MAS!
¡Ningún ser humano es ilegal!

EL Mundo no Puede Esperar exhorta a cada persona a protestar contra las leyes racistas como Arizona SB1070, a desacatarlas y a DESOBEDECERLAS




"¿Por qué hacer una donación a El Mundo No Puede Esperar?"

"Lo que la gente esta diciendo sobre El Mundo No Puede Esperar


FIRME ESTE LLAMADO. DONE PARA SU PUBLICACIÓN INTERNACIONAL. WORLDCANTWAIT.NET

ÚNETE CON: John Cusack • Wallace Shawn • Junot Diaz • Noam Chomsky • Daniel Ellsberg Eve Ensler Dave Eggers • Glenn Greenwald • Paul Haggis • Bianca Jagger • Ariel Dorfman Erica Jong • Michael Moore • Ron Kovic • Moby • Tom Morello • Mark Ruffalo • James Schamus Carl Dix • Oliver Stone • Cindy Sheehan • Cornel West con los abogados de los prisioneros en Guantánamo y muchos otros

Firmar esta declarción

Sigue en ascenso la fea ofensiva antiinmigrante estadounidense


Un agente migratorio detiene a una madre y su hijo provenientes de Honduras, a los cuales probablemente vaya a separar, junio de 2018. AP photo




Washington, D.C., 26 de junio: unas familias estadounidenses con hijos protestan contra la separación forzada de los hijos a sus padres en la frontera. AP photo

Presos inmigrantes obligados a elegir entre estar separados de sus hijos, y la detención indefinida juntos, mientras el gobierno acomoda las bases militares para ser campos de concentración

1° de agosto de 2018 | Periódico Revolución | revcom.us

El mundo entero presenció con horror en junio cuando el régimen de Trump y Pence mostraba cómo es la “tolerancia cero” en manos de unos sádicos fascistas crueles. Estaban grabadas a fuego en la mente y en el corazón de la gente de todo el mundo las imágenes de los hijos atemorizados arrancados a sus padres migrantes que acababan de ser arrestados en la frontera sur con México.

Ante una creciente crisis política internacional, Trump emitió una orden ejecutiva el 20 de junio diciendo que el Departamento de Seguridad Nacional “mantendría en custodia a las familias migrantes” mientras se espere que se vean sus casos en las cortes, un proceso que puede durar meses o más. En otras palabras, en lugar de dividir a las familias, mantendrían a toda la familia detenida indefinidamente.

Días después, un tribunal federal ordenó que el gobierno volviera a unificar a las familias que habían destrozado, comenzando con sus madres y padres a 100 niños menores de 5 años. Lo que todo esto se reveló es que a los monstruos que manejan el gobierno de Estados Unidos no les importa un comino las vidas que están destruyendo. Ni siquiera tienen los registros necesarios para volver a unificar a muchos de los hijos con sus padres. El gobierno no puede encontrar a los padres y madres de 38 de los 100 niños porque fueron deportados o fueron liberados, y no los puede encontrar. Ahora el gobierno admite que los padres y madres de al menos 450 niños fueron deportados a sus países de origen sin sus hijos, y sin forma de volver a juntarlos con sus hijos. Y al 26 de julio, la fecha límite ordenada por la corte para volver a unificar a las familias, el gobierno dijo que todavía tenía en custodia a 711 niños que habían sido separados de sus padres.

Desde los años 1980, según lo establecido en la ley, el gobierno no puede retener por la fuerza a niños en centros de detención más allá de los 20 días. Pero una decisión del 9 de julio de un juez federal dijo que “los padres también pueden renunciar afirmativamente a los derechos de sus hijos a la libertad expedita y colocación en centros bajo autorización del estado”. Lo que esto significa es que el gobierno puede arrestar a las madres y padres con sus hijos, y mantenerlos juntos bajo custodia por hasta 20 días. En ese momento, las madres y padres tienen que elegir: estar separados de sus hijos y verlos liberados y colocados en un centro del estado o entregados a un patrocinador, o renunciar al derecho del niño a ser liberado y mantener indefinidamente al hijo con sí mismos en el campo de detención.

Campamentos de internamiento (concentración) para migrantes sin documentos

Días antes de emitir la orden ejecutiva del 20 de junio, Trump declaró: “Estados Unidos no será un campo de migrantes y no será un centro de detención de refugiados. No ocurrirá bajo mi mandato”. Pero la realidad es que Estados Unidos podría llegar a ser un país de campos de concentración para migrantes.

La orden ejecutiva de Trump también autorizó que el secretario de Defensa James Mattis “tomara todas las medidas legalmente provistas para proporcionar a la Secretaría, previa solicitud, cualquier centro existente disponible para albergar y atender a las familias de extranjeros, y deberá construir tales centros de ser necesario y compatible con la ley”. Han llamado a las fuerzas armadas a que proporcionen 20.000 espacios para albergar a familias migrantes en bases militares. El Departamento de Salud y Servicios Humanos ya ha inspeccionado tres bases en Texas (la base del Ejército Fuerte Bliss y las de la Fuerza Aérea Dyess y Goodfellow) para determinar su “idoneidad”. También están contemplando la base de la Fuerza Aérea Little Rock en Arkansas.

Si prosperan los planes para usar estas bases militares, no sería la primera vez que en Estados Unidos el imperialismo ha puesto a enormes cantidades de personas en campos de concentración. En 1942, Estados Unidos arrestó en redadas y en la Costa Oeste, metió a 120.000 ciudadanos y migrantes de origen japonés en campos de concentración durante cuatro años, aún después de la participación de Estados Unidos en la Segunda Guerra Mundial.

Cerrando la puerta a patadas a los solicitantes de asilo

El 11 de junio, Jeff Sessions, el procurador general de Trump, declaró que estaba eliminando dos grandes categorías de asilo político bajo las cuales muchos refugiados han buscado el refugio: la violencia doméstica y la violencia de pandillas. No fue sino hasta 2014 que el máximo tribunal en lo migratorio de Estados Unidos (la Junta de Apelaciones de Inmigración) decidió que las mujeres que son víctimas de la violencia doméstica severa en países como Guatemala, El Salvador y Honduras pueden ser elegibles para asilo como categoría específica de víctimas de la persecución. Sessions de plano descartó de manera desdeñosa a esta decisión, y los 30 años de precedentes de la misma, muy consciente que miles de mujeres que temían que perdieran la vida debido a la violencia doméstica se verán forzadas a regresar a sus países de origen y posiblemente enfrentar la muerte. Y la declaración de Sessions de que son ineligibles para el asilo las personas que huyen de la violencia de las pandillas en países como Guatemala, especialmente las y los adolescentes, que son perseguidos por las pandillas y sus ultimatums de unírseles o morir, será una pena de muerte para miles de estos jóvenes de ser obligados a regresar a sus países de origen.

En resumen, en los casos de muchos menos solicitantes de asilo se aceptarán “fundamentos creíbles para el asilo”, y muchos más serán deportados, con mucho más velocidad. Este régimen está muy pero muy dispuesto a forzar a miles y miles de refugiados a encontrarse con la muerte, en nombre de reducir los casos pendientes de aquellos que esperan las audiencias de asilo.

No se deje engañar por las aparentes “sacudidas y arranques” del régimen de Trump y Pence a medida que apriete el trinquete de la extremadamente cruel persecución a los inmigrantes. Están poniendo en marcha y actuando para ejecutar sus planes fascistas. Y Trump y Sesiones han envenenado sistemáticamente el ambiente en torno a los inmigrantes, con la satanización al extremo que se están justificando de forma grotesca las acciones oficiales más feas (y aquellas de las fuerzas fascistas “extraoficiales” las que este régimen está movilizando) no sólo contra los inmigrantes sin documentos sino contra todos los inmigrantes. Esta es la clave y lo que está al frente de la agenda fascista de la supremacía blanca abierta y del vil chovinismo de “Hacer que Estados Unidos vuelva a tener grandeza”.

La pregunta que hay que hacer, y contestar con la verdad, es: ¿por qué tantos miles de personas se arriesgan la vida y la de sus hijos para emprender la peligrosa travesía por la frontera hacia un país en el que se les trata como “criminales”? Debido a su desesperación de huir de la situación infernal creada en sus países POR los imperialistas de Estados Unidos. La gran mayoría de los inmigrantes que el gobierno hoy está metiendo en campos de detención (concentración) son pobres de América Central. En los años 1970 y 1980, los reaccionarios regímenes y guerras avalados por Estados Unidos hicieron que cientos de miles de personas huyeran de sus hogares en Guatemala, El Salvador y Honduras. Muchos de ellos llegaron a Estados Unidos, donde los jóvenes se encontraron en las comunidades marginadas de las ciudades desprovistas de trabajos con sentido, al mismo tiempo que se aceleraba el terror y encarcelación en masa de la policía bajo la “guerra contra la droga”. Esta situación, junto con la moralidad “perro-come-perro” del capitalismo azuzaba el enorme crecimiento de las pandillas en lugares como Los Ángeles, y muchas personas expulsadas de América Central resultaron atrapadas en eso.

Luego, cuando Estados Unidos deportó a miles de estos mismos jóvenes centroamericanos en nombre de una “guerra contra las pandillas”, fueron enviados a la fuerza a países devastados que apenas conocían. Se trasladó la “cultura de las pandillas” que se inició en Estados Unidos a estas condiciones, la que ha echado raíces de formas feas en los barrios devastados, extremadamente pobres y hacinados de América Central. Y esto ha ejercido un gran impacto en los países pequeños y ya muy empobrecidos, donde una gran parte del campo ya había sido devastada y las economías arruinadas. La continua intervención de Estados Unidos ha contribuido a mantener en el poder a una serie de regímenes lacayos reaccionarios. La horrorosa violencia de las pandillas, incluidas las batallas entre diferentes sectores de la policía y las fuerzas armadas aliadas con varias pandillas, ha llevado a muchas personas entre las masas populares a considerar que su única esperanza de sobrevivir es huir a Estados Unidos y solicitar asilo. Estas son las personas que los gobernantes de Estados Unidos, con los fascistas hoy en la cúpula, están tratando como animales.

El respaldo abierto de Estados Unidos a los escuadrones de la muerte de extrema derecha y a los regímenes reaccionarios en estos países va de la mano con la continua dominación económica y la devastación de los países al sur de la frontera estadounidense, una frontera que en sí es el producto de las guerras de conquista de Estados Unidos. El funcionamiento de este sistema capitalista-imperialista ha generado un gran desequilibrio entre los países imperialistas del mundo, el “primer” mundo, y el inmenso número de naciones oprimidas, el “tercer” mundo. Esto genera masas de migrantes del tercer mundo, las cuales buscan refugio y medios de subsistencia, lo que ahora se ha exacerbado más por todo el mundo debido a las devastadoras guerras y el cambio climático. Frente a esto, los gobernantes se apoyan en la cada vez mayor militarización de las fronteras y deportación de los migrantes como respuesta a lo que perciben como “el problema”. Por eso antes de que Trump y el régimen fascista aumentaran los ataques a los migrantes a nuevos extremos de criminalidad y crueldad, Obama fue el “Deportador en Jefe” responsable de un número mucho mayor de deportaciones durante su mandato en comparación con sus predecesores, mientras que siempre promocionaba la “seguridad fronteriza”. Los sectores fascistas de la clase dominante de este sistema, como Trump, Pence y Sessions, promueven formas extremas de satanización de los migrantes, apoyándose en la supremacía blanca que impregna a esta sociedad y la refuerzan, dado que la mayoría de los migrantes son centroamericanos y sudamericanos.

La satanización, la criminalización y la deportación de los migrantes está arraigada profundamente en el sistema —en el sistema del capitalismo-imperialismo— y surge del mismo. El Partido Demócrata, como lo demostró Obama, no es la respuesta, porque ellos representan y refuerzan el mismísimo sistema — y apoyarse en ellos es peor que inútil, y contribuye a apuntalar toda esta estructura opresiva. Para superar de manera fundamental esta situación intolerable —y llegar a una sociedad y un mundo mucho mejores—, hay que DERROCAR este sistema por medio de una revolución real — a reemplazarlo por una sociedad y sistema radicalmente diferentes, con el objetivo de eliminar todas las divisiones sociales por todo el mundo, la opresión y la explotación por este sistema, que generan este problema en primer lugar. Y desde esta perspectiva, es aún más crucial que emprendamos una feroz resistencia contra esta escalada de ataques a los inmigrantes, uniéndonos con las decenas de millones de personas cuya conciencia está conmocionada por el alcance y la naturaleza de estos actos del régimen de Trump y Pence.


 

¡Hazte voluntario para traducir al español otros artículos como este! manda un correo electrónico a espagnol@worldcantwait.net y escribe "voluntario para traducción" en la línea de memo.

 

¡El mundo no puede esperar!

E-mail: espagnol@worldcantwait.net