worldcantwait.org
ESPAÑOL

Español
English-LA
National World Can't Wait

Pancartas, volantes

Temas

Se alzan las voces

Noticias e infamias

De los organizadores

Sobre nosotros

Declaración
de
misión

El Mundo no Puede Esperar organiza a las personas que viven en Estados Unidos para repudiar y parar el rumbo fascista iniciado durante el régimen de Bush y evidenciado en las ocupaciones asesinas, injustas e ilegítimas de Irak y Afganistán; la “guerra de terror” global de tortura, rendición extraordinaria y espionaje; y la cultura de discriminación, intolerancia y avaricia. A ese rumbo no le darán marcha atrás los líderes que nos instan a buscar puntos en común con fascistas, fanáticos religiosos e imperio. Solo es posible si la población forja una comunidad de resistencia –un movimiento independiente de grandes cantidades de personas—que, actuando en pro de los intereses de la humanidad, pone fin a dichos crímenes y demanda que se procese a los responsables por ellos.



Del directora nacional de El Mundo No Puede Esperar

Debra Sweet


Invitación a traducir al español
(Nuevo)
03-15-11

¡NO MAS!
¡Ningún ser humano es ilegal!

EL Mundo no Puede Esperar exhorta a cada persona a protestar contra las leyes racistas como Arizona SB1070, a desacatarlas y a DESOBEDECERLAS



AL MOVIMIENTO ANTIBÉLICO
DE ESTADOS UNIDOS:

17 de diciembre de 2008

    “Si uno no se le opone a esto y no se moviliza para pararlo, aprenderá —o se verá obligado— a aceptarlo”.

    de la Convocatoria ¡Fuera Bush y su gobierno!, 2005

Barack Obama está mandando a otros 20,000 soldados a Afganistán.

Un movimiento antibélico que no actúa inmediatamente para oponerse a la doctrina Obama de llevar el frente central de la guerra contra el terror a Afganistán, no merece llamarse un movimiento antibélico.

Leer más....


Gira:
¡NO SOMOS TUS SOLDADOS!


Leer más....

Protesta contra el Oleoducto de Keystone: Cruzando líneas con belleza y decisión


26 Agosto, 2011 Protesta de la Casa Blanca contra el Oleoducto de Keystone. Foto: Josh Lopez

Debra Sweet
28 de agosto de 2011

Traducido del inglés por
El Mundo No Puede Esperar
17 de septiembre de 2011

El último viernes, me uní a otras 53 personas para que la Policía de Parques nos esposara las manos después de que nos sentáramos en frente de la Casa Blanca como protesta por el oleoducto Keystone que pretenden construir desde Alberta, Canadá hasta las refinerías de Texas. Antes de que el huracán Irene golpeara Carolina del Norte un día después, el tiempo era caliente y tranquilo en Washington, y fue una sentada sudorosa en el pavimento en frente de la Casa Blanca. Me dí cuenta que las veces que acabamos allá en el pasado, para protestar contra las guerras y la tortura de los EEUU normalmente hacía frío o llovía.

Aprecié los comentarios de Bill McKibben en Lafayette Park, antes de dirigirnos a la Casa Blanca. Bill, claramente cansado de hablar con tantos periodistas como portavoz de “Tar Sand Action,” comentó de que para muchos, ésta, era la primera vez que “cruzaban líneas” para hacer “lo que la policía no quería que hiciéramos.” Muchas de las personas que fueron arrestadas conmigo, dijeron que estaban nerviosas por ser arrestadas y preocupadas por tener un expediente criminal, pero todas decidieron que ese paso era necesario. Bill llamó a esta resistencia civil como un “acto de belleza y decisión.”

Una persona joven estaba ondeando una bandera Americana en la sentada. He rehusado a ondear la bandera Americana desde al menos 1967, cuando un protestante universitario explicó en mi escuela secundaria que las banderas Americanas se ondean por cada guerra que los EEUU persigue. Me podeis llamar una anti-ondeadora de banderas, y siempre he hablado claro. Mencioné que el ejército de los Estados Unidos es el usuario de petróleo más grande del mundo. Alguien en el grupo contestó, “pero tenemos que proteger a nuestro país,” recibiendo quejas de los otros “como si” todo lo que está haciendo el ejército de los EEUU nos está manteniendo más seguros. Casi todo el mundo en la protesta del oleoducto, me imagino, está en contra de las ocupaciones militares y de los bombardeos – ahora ya de 6 países.


Sitio de Producción de Petróleo en las Arenas de Alquitrán de Alberta.

Pero me pregunto si la gente se da cuenta de la relación entre la implacable destrucción del medio ambiente en el mundo, liderada por la economía de carbón de los EEUU y la estrategia de los militares norteamericanos de dominar las zonas ricas en petróleo. El imperio está quemando tremendas cantidades de petróleo, para controlar el petróleo, principalmente las refinerías, para acceder a más petróleo. Todo esto incrementa continuamente los gastos de “defensa,” ya que los Estados Unidos gastan tanto en su ejército como todos los otros países juntos.

Es muy importante entender esto cuando exijamos que el Presidente Obama diga “no” al oleoducto de Keystone. El Tulsa World reportó:

    El viernes la administración Obama eliminó un obstáculo muy grande para el planeado oleoducto de $7 billones desde el oeste de Canadá hasta la costa de Texas, al decir en un reporte que es improbable que el proyecto cause problemas graves en el medio ambiente durante su construcción u operación.

No hace ni siquiera un año, la mayoría del mundo estaba realmente alarmado por el desastre petrolero de BP en el Golfo, y por un tiempo Barack Obama puso una moratoria en las perforaciones profundas de petróleo en el Golfo. A pesar de la clara y persistente evidencia de que BP y otras compañías petroleras no pueden evitar un desastre semejante, y de que los daños están “lejos de acabarse,” según un reporte del National Wildlife Federation en Abril, 2011, la prohibición ha sido anulada desde entonces.

En lugar de cumplir sus promesas como candidato para limitar la búsqueda de petróleo, en mayo, Obama abrió la costa de Alaska para la extracción de petróleo. Frances Beineke del Comité de Defensa de los Recursos Naturales escribió este mes en el New York Times de la “pesadilla” que la administración está atrayendo:

    El gobierno federal luchó por cinco desastrosos meses para contener el gran reventón de BP en el Golfo de México. Imagínense el peligro aumentado y la dificultad de intentar hacer frente a una debacle similar en la costa del norte de Alaska, donde las aguas están selladas por una capa de hielo por ocho meses cada año, temporales enturbiados, y envueltos por la niebla con olas de hasta 20 pies de altura, que combinado con la sensación térmica del viento, se siente hasta 10 grados bajo zero a finales de Septiembre.

Me sorprendí al descubrir, recientemente, que las arenas de alquitrán de la extracción de petróleo de Alberta es, según Andrew Nikiforuk, autor de Arenas de Alquitrán: Petróleo Sucio y el Futuro de un Continente, el “proyecto de energía y de construcción más grande del mundo, y el proyecto financiero más grande del mundo.” Nikiforuk dice que, el betún, el tipo de petróleo en las arenas de alguitrán, necesita 3 barriles de agua para producir un barril, que luego necesitará refinarse todavía más. Canadá ahora está mandando un millón de barriles al día para los Estados Unidos.

De acuerdo con Bill McKibben y Tar Sands Action, la extracción y el proyecto del oleoducto, es una “bomba de carbón” que, cuando se acabe, cambiará el clima globalmente, sin posibilidad de dar marcha atrás. El OilSandsWatch.org reportó:

    El petróleo de arena ha emergido como la fuente de polución más rápida de los gases de invernadero en Canadá. Otras fuentes – desde la disipación del río Athabasca, hasta la creación de vertederos tóxicos, en cientos de kilómetros cuadrados de minas de extracción de superficie y perforaciones de los bosques boreales – están también creciendo tan rápidamente.

Una amiga me llamó para ver como la fue protesta, y me dijo que había estado pensando en las protestantes suffragette que salían en la película Iron Jawed Angels. Alice Paul y Lucy Burns, durante la Primera Guerra Mundial, dirigieron a miles de mujeres hasta las puertas de la Casa Blanca exigiendo el derecho de las mujeres al voto. Paul and Burns fueron torturadas bajo custodia federal, y alimentadas a fuerza después de hacer una huelga de hambre cuando las mantuvieron incomunicadas por una acusación menor; de ahí, el nombre de “mandíbula de hierro (iron jawed).” Mi amiga me preguntó, “¿Qué pasaría si 10,000 personas fueran arrestadas contigo cada día? Piensas que el gobierno escucharía?”

Esto si que sé: Si cientos o miles de personas van a Washington D.C. este fin de semana para unirse a las protestas de la Casa Blanca, muchas más personas conocerán el escándalo de la destrucción de Canadá para suministrar el peligroso y sucio petróleo para la máquina de guerra de los Estados Unidos.

¡ Espero que tú seas uno de ellos! Ve a TarSandsAction.org


 

¡Hazte voluntario para traducir al español otros artículos como este! manda un correo electrónico a espagnol@worldcantwait.net y escribe "voluntario para traducción" en la línea de memo.

 

¡El mundo no puede esperar!

E-mail: espagnol@worldcantwait.net