worldcantwait.org
ESPAÑOL

Español
English-LA
National World Can't Wait

Pancartas, volantes

Temas

Se alzan las voces

Noticias e infamias

De los organizadores

Sobre nosotros

Declaración
de
misión

21 de agosto de 2015

El Mundo no Puede Esperar moviliza a las personas que viven en Estados Unidos a repudiar y parar la guerra contra el mundo y también la represión y la tortura llevadas a cabo por el gobierno estadounidense. Actuamos, sin importar el partido político que esté en el poder, para denunciar los crímenes de nuestro gobierno, sean los crímenes de guerra o la sistemática encarcelación en masas, y para anteponer la humanidad y el planeta.



Del directora nacional de El Mundo No Puede Esperar

Debra Sweet


Invitación a traducir al español
(Nuevo)
03-15-11

¡NO MAS!
¡Ningún ser humano es ilegal!

EL Mundo no Puede Esperar exhorta a cada persona a protestar contra las leyes racistas como Arizona SB1070, a desacatarlas y a DESOBEDECERLAS



"¿Por qué hacer una donación a El Mundo No Puede Esperar?"

"Lo que la gente esta diciendo sobre El Mundo No Puede Esperar


FIRME ESTE LLAMADO. DONE PARA SU PUBLICACIÓN INTERNACIONAL. WORLDCANTWAIT.NET

ÚNETE CON: John Cusack • Wallace Shawn • Junot Diaz • Noam Chomsky • Daniel Ellsberg Eve Ensler Dave Eggers • Glenn Greenwald • Paul Haggis • Bianca Jagger • Ariel Dorfman Erica Jong • Michael Moore • Ron Kovic • Moby • Tom Morello • Mark Ruffalo • James Schamus Carl Dix • Oliver Stone • Cindy Sheehan • Cornel West con los abogados de los prisioneros en Guantánamo y muchos otros

Firmar esta declarción

Únete a mí para marcar 50 años

Debra Sweet | Diciembre, 3 2020

Traducido del inglés para El Mundo no Puede Esperar

The New York Times, December 4, 1970

Tres de diciembre, 1970: Yo tenía 19. Sabía lo suficiente acerca de la guerra en Asia para saber que estaba mal. Había protestado desde 1968 y, especialmente, desde que se dio a conocer en abril de 1970 que Nixon bombardeó secretamente Camboya, estaba indignada junto con el resto del mundo. Pero aquí estaba yo, siete meses después, en la Casa Blanca a punto de recibir la "Young American Medal for Service" de Richard Nixon.

Existe una larga historia acerca de por qué fui merecedora de la medalla y el conflicto que sentí ante el prospecto de recibir un premio humanitario por parte del comandante en jefe de una guerra genocida. Me sentí responsable hacia la humanidad global, de alguna manera sabiendo que lo que hice tendría un impacto, contra el peso de ir en contra de mi propia consciencia por el simple hecho de ir a la Casa Blanca. Esa mañana, el Cuarto Azul estaba lleno de periodistas y políticos. ¿Qué diría o haría yo? Después de meses de anticipación, todavía no sabía.

Pero Nixon me ayudó a encontrar mi voz. Me dio una palmadita, un discurso paternalista acerca de “estos son los jóvenes buenos, los que no están afuera protestando”. ¡No, carajo! Estábamos protestando, recibiendo golpes, siendo encarcelados y algunos asesinados por oponernos a la guerra y al sistema de la supremacía blanca. Apenas un año antes, el 4 de diciembre de 1969, Fred Hampton, líder de Pantera Negra, un año más grande que yo, había sido asesinado en su cama por la policía de Chicago bajo instrucciones federales como parte de la meta de J. Edgar Hoover de eliminar, literalmente, a los Panteras Negras. Yo había visitado el apartamento en donde Fred & Mark Clark fueron asesinados, días después de los hechos. Estaba temblando de la indignación y la ira de estos arrogantes y malignos hombres.

Cuando Nixon se acercó para darme la medalla, le dije “No creo que sea sincero en darme este premio porque usted es responsable del asesinato de millones en Vietnam”. Su cara se llenó de color y balbuceó. No podía contestar, porque el gobierno que él encabezaba no tenía una respuesta. Yo habría dicho más, pero se salió del cuarto. La historia en las noticias alrededor del mundo fue “Joven le dice a Nixon que termine la guerra”. En esos días, antes de las redes sociales, recibir miles de cartas significaba que millones de personas habían visto lo que pasó y muchos sentían que el mensaje hablaba por ellos. También hubo mucho correo de odio y amenazas.

En las entrevistas que di en ese momento, vi un tema moral consistente con la preocupación acerca de la humanidad; yo ya no me veía como una “estadounidense”, sino como alguien en solidaridad con la gente del mundo. Yo aspiraba una “revolución” para poner fin a la desigualdad de los países ricos sobre los pobres y me identificaba con la gente oprimida, por quienes hice lo que hice cuando era una adolescente trabajando por la justicia. Pero incluso en ese momento, reconocí la inmensidad de lo que no conocía. El buen trabajo no iba a resolver estos problemas sistémicos y yo quería saber cómo podía cambiar al mundo.

Tuve la buena suerte, de muy joven, de haberme, para cuando conocía a Nixon en 1970, mezclado con y haber aprendido de activistas religiosos que pusieron sus vidas al servicio de los pobres y fueron arrestados por sus acciones anti guerra; gente nativa que entraba y salía de las reservaciones, jóvenes revolucionarios y líderes de derechos civiles de Pantera Negra, miembros de la resistencia, veteranos anti guerra y estudiantes manifestantes, radicales y reformadores de muchos países; y de haber tenido a la gran Fannie Lou Hamer como amigo y huésped de mis padres, que abrió mis ojos a la vida de cosechas compartidas de Mississippi y al poder de las palabras y a la historia para mover a la gente. ¡Esa fue una gran y tumultuosa parte de los años 60!

Lo que puso a mi vida en el curso de un compromiso para saber y cambiar el mundo fue conocer a Bob Avakian y otros que fueron, hace 45 años, parte del Partido Comunista Revolucionario, de quienes aprendí, entre muchas otras cosas, las bases de ver objetivamente la base material económica debajo de la injusticia sistemática global y la importancia de cómo la gente piensa como parte de esencial de la humanidad emancipada. Y más importante, que el mundo no tiene que ser como es. He seguido aprendiendo, retada por la visión de una Constitución Para La Nueva República Socialista en América Del Norte y la complejidad de hacer una revolución como una contribución a la gente de todo el mundo. A través de los años, he trabajado para mantener el objetivo de un mundo sin explotación, supremacía blanca, patriarcado y xenofobia en la vanguardia, ya habiendo organizando que la gente detenga varias guerras de Estados Unidos, que defiendan a los proveedores de abortos, que detengan a la policía de asesinar a la gente negra, morena y nativa; y más recientemente a detener el fascismo abierto “americano” bajo el liderazgo de Trump & Pence, que casi consolidó el poder, provocó gran daño y permanece como una amenaza existencial a la humanidad.

Si te gustó esta historia, únete a la reunión virtual el domingo a las 5pm EST. Ve abajo.

Estoy recibiendo donativos para dos causas cercanas a mi corazón:

>> Dona a RefuseFascism.org en mi página personal Apoya el movimiento de la gente que viene de distintas perspectivas, unidas en nuestro reconocimiento que el régimen Trump/Pence representa un peligro catastrófico a la humanidad y al planeta. Nosotros, luchando por un mundo justo, necesitamos ser movilizados, tomar las calles de manera no violenta pero determinada, contra este odioso fascismo estadounidense.

>> Apoya al show semanal RNL (¡Revolución y Nada Menos!), de YouTube arraigado en el nuevo comunismo forjado por el líder revolucionario Bob Avakian, presentado por Andy Zee con otros miembros del Gira Revolucionario. El mundo es una pesadilla para las masas de gente en el mundo, pero no tiene que ser así. La revolución y un mundo mejor ES posible.

Siempre pensé, un día, haré una fiesta para agradecerle a toda la gente que me ha enseñado, ayudado y que se ha unido a mí en el camino. Cuando me acordé, hace un par de semanas, que el aniversario 50 es hoy, y con la pandemia peor que nunca, decidí invitarte a una reunión virtual. Todos los amigos, de mucho tiempo o nuevos, a todos los interesados, vengan el domingo parra platicar.

Domingo diciembre 6 5:00 pm EST con Debra en Zoom
Regístrate con tiempo

Después de registrarte, recibirás confirmación por correo electrónico con información de cómo unirte por vídeo o teléfono.

AUDIO de un reciente foro de RefuseFascism.org y una entrevista conmigo:

>> On the Inside with #OutNOW podcast this week, Indi Samarajiva (@indica, autor del artículo viral I Lived Through A Stupid Coup. America Is Having One Now), Jeff Sharlet (@jeffsharlet, autor de The Family, ahora un documental del Netflix y de This Brilliant Darkness), Andy Zee (The RNL Show, co-iniciador de RefuseFascism.org) y Coco Das (@Coco_Das, editor de RefuseFascism.org) acerca del golpe de Trump y de lo que sigue. Sam Goldman enterevista a Debra Sweet (@Debra__Sweet) acerca haber confrontado a Richard Nixon cara a cara hace 50 años.

Sinceramente,
Debra Sweet, directora, El Mundo No Puede Esperar

@Debra__Sweet


 

¡Hazte voluntario para traducir al español otros artículos como este! manda un correo electrónico a espagnol@worldcantwait.net y escribe "voluntario para traducción" en la línea de memo.

 

¡El mundo no puede esperar!

E-mail: espagnol@worldcantwait.net