worldcantwait.org
ESPAÑOL

Español
English-LA
National World Can't Wait

Pancartas, volantes

Temas

Se alzan las voces

Noticias e infamias

De los organizadores

Sobre nosotros

Declaración
de
misión

21 de agosto de 2015

El Mundo no Puede Esperar moviliza a las personas que viven en Estados Unidos a repudiar y parar la guerra contra el mundo y también la represión y la tortura llevadas a cabo por el gobierno estadounidense. Actuamos, sin importar el partido político que esté en el poder, para denunciar los crímenes de nuestro gobierno, sean los crímenes de guerra o la sistemática encarcelación en masas, y para anteponer la humanidad y el planeta.



Del directora nacional de El Mundo No Puede Esperar

Debra Sweet


Invitación a traducir al español
(Nuevo)
03-15-11

¡NO MAS!
¡Ningún ser humano es ilegal!

EL Mundo no Puede Esperar exhorta a cada persona a protestar contra las leyes racistas como Arizona SB1070, a desacatarlas y a DESOBEDECERLAS



"¿Por qué hacer una donación a El Mundo No Puede Esperar?"

"Lo que la gente esta diciendo sobre El Mundo No Puede Esperar


FIRME ESTE LLAMADO. DONE PARA SU PUBLICACIÓN INTERNACIONAL. WORLDCANTWAIT.NET

ÚNETE CON: John Cusack • Wallace Shawn • Junot Diaz • Noam Chomsky • Daniel Ellsberg Eve Ensler Dave Eggers • Glenn Greenwald • Paul Haggis • Bianca Jagger • Ariel Dorfman Erica Jong • Michael Moore • Ron Kovic • Moby • Tom Morello • Mark Ruffalo • James Schamus Carl Dix • Oliver Stone • Cindy Sheehan • Cornel West con los abogados de los prisioneros en Guantánamo y muchos otros

Firmar esta declarción

TRUMP INTENTA OCULTAR LOS CRÍMENES DE GUERRA DE ISRAEL Y EEUU ATACANDO A LA CPI

Trump tiene como objetivo garantizar que ningún estadounidense o israelí sea llevado a la Corte Penal Internacional por crímenes de guerra y crímenes contra la humanidad.

Marjorie Cohn
13 de julio de 2020

Una queja crímenes de guerra ha sido presentada en contra de Donald Trump, el primer ministro israelí, Benjamin Netanyahu, y el asesor de Trump Jared Kushner en la Corte Penal Internacional (CPI). Ahora le corresponde a la Oficina del Fiscal de la CPI decidir si se debe continuar con la queja. Si el fiscal inicia un examen preliminar y encuentra razones para creer que cometieron crímenes de guerra, el tribunal podría autorizar una investigación completa.

La denuncia, presentada por el profesor de derecho de la Universidad de Middlesex William Schabas el 30 de junio en nombre de cuatro palestinos que viven en Cisjordania, establece que “hay evidencia creíble” de que Trump, Netanyahu y Kushner “son cómplices en actos que pueden equivaler a crímenes de guerra en relación con la transferencia de poblaciones al territorio ocupado y la anexión del territorio soberano del Estado de Palestina”. Según el artículo 15 del Estatuto de Roma de la CPI, cualquier individuo, grupo u organización puede presentar una queja ante la Oficina del Fiscal.

La queja de Schabas se produce tras movimientos inusuales el mes pasado de la administración Trump, que declaró una “emergencia nacional” en junio en un esfuerzo por proteger a los funcionarios estadounidenses e israelíes de la responsabilidad de la CPI por crímenes de guerra y crímenes contra la humanidad.

El 11 de junio, Trump emitió una orden ejecutiva declarando una emergencia nacional porque, dice, cualquier intento de la CPI de investigar, arrestar, detener o enjuiciar a cualquier personal de los Estados Unidos o sus aliados (Israel) sin el consentimiento de la jurisdicción del tribunal “constituye un hecho inusual y una amenaza extraordinaria para la seguridad nacional y la política exterior de los Estados Unidos".

La orden autoriza la congelación de activos y prohibiciones de viajes familiares contra funcionarios de la CPI y otras personas que han participado o prestado asistencia en investigaciones, arrestos, detenciones o enjuiciamientos. Sin embargo, no es necesario que una persona se involucre en una acción de la CPI para estar sujeta a las nuevas sanciones de Trump. Su orden cubre cualquier empleado o agente de la CPI quien el Secretario de Estado determina “sería perjudicial para los intereses de Estados Unidos”.

El respaldo de Trump a la anexión ilegal de Israel es un crimen de guerra

La queja de Schabas alega que el respaldo de la administración Trump a la anexión de Israel constituye un crimen de guerra.

El plan de “Paz a la prosperidad” de Trump respalda la anexión israelí ilegal del 30 por ciento de Cisjordania que, según Schabas, “está estrechamente relacionado con el crimen de guerra de cambiar la población de un territorio ocupado”. La anexión, programada para el 1 de julio, se ha retrasado, probablemente por razones políticas.

El artículo 49 del Cuarto Convenio de Ginebra establece que “una potencia ocupante no deportará ni transferirá partes de su propia población a los territorios que ocupa”. El Estatuto de Roma dice que la transferencia directa o indirecta de una potencia ocupante “de partes de su propia población civil al territorio que ocupa” es un crimen de guerra.

Sesenta -siete especiales expertos independientes designados por el Consejo de Derechos Humanos de la ONU declaró en un comunicado que la anexión por Israel de los territorios ocupados “ es una grave violación de la Carta de las Naciones Unidas y la Convención de Ginebra, y contrario a la regla fundamental afirmaron muchas veces por El Consejo de Seguridad de las Naciones Unidas y la Asamblea General afirman que la adquisición de territorio por guerra o fuerza es inadmisible.

Trump afirma que la CPI no tiene jurisdicción sobre estadounidenses e israelíes

En su orden del 11 de junio, Trump declara que la “afirmación ilegítima de jurisdicción” de la CPI sobre los nacionales de los Estados Unidos y sus aliados “amenazaría con infringir la soberanía de los Estados Unidos”. Trump señala que Estados Unidos no es parte en el Estatuto de Roma de la CPI y nunca ha consentido la jurisdicción de la corte.

Aunque Bill Clinton firmó el Estatuto de Roma cuando dejó el cargo, Estados Unidos nunca lo ratificó. En un movimiento sin precedentes, George W. Bush retiró la firma de los Estados Unidos del estatuto en 2002.

Si bien los Estados Unidos no es parte en el Estatuto de Roma, los ciudadanos de Estados Unidos todavía puede ser considerado responsable de la CPI por crímenes que ocurrieron en el territorio de un país que es una jurisdicción. Entonces, aunque Estados Unidos no ha ratificado el Estatuto de Roma, la CPI tiene jurisdicción sobre los crímenes cometidos por ciudadanos estadounidenses en el territorio de Afganistán, que es una de las jurisdicciones.

El 5 de marzo, la Cámara de Apelaciones de la CPI aceptó la recomendación de Bensouda de proceder con una investigación de crímenes de guerra presuntamente cometidos por militares estadounidenses y funcionarios de la CIA en Afganistán y en sitios negros de la CIA.

Menos de tres meses antes, el 20 de diciembre de 2019, Bensouda había encontrado una base razonable para creer que las fuerzas israelíes y los palestinos cometieron crímenes de guerra en los territorios palestinos ocupados. Ella recomendó que la Cámara de Enjuiciamiento iniciara una investigación si decidía que el tribunal tenía jurisdicción territorial sobre Gaza y Cisjordania, incluida Jerusalén Oriental.

El mismo día que la Cámara de Apelaciones anunció su aprobación de una investigación de crímenes de guerra estadounidenses en Afganistán, el Secretario de Estado Mike Pompeo amenazó con “tomar todas las medidas necesarias para proteger a nuestros ciudadanos de este renegado, llamado tribunal”.

Con su nueva declaración de emergencia nacional, Trump tiene como objetivo garantizar que ninguna persona estadounidense o israelí comparezca ante el tribunal internacional para responder por crímenes de guerra y crímenes contra la humanidad. Citó la Ley de Protección de los Miembros del Servicio Americano, promulgada después de que Bush eliminó la firma de los Estados Unidos del Estatuto de Roma. La ley contiene la “Cláusula de invasión de La Haya”, que autoriza a los militares de Estados Unidos de usar la fuerza armada para sacar a cualquier estadounidense o aliado nacional detenido por la CPI. Esta disposición nunca se ha utilizado, pero sus ramificaciones son aterradoras.

La presión de los Estados Unidos sobre la CPI no funcionó la primera vez

En noviembre de 2017, el examen preliminar de Bensouda encontró motivos razonables para creer que, de conformidad con la política de los EE.UU., miembros del ejército de los EE.UU. y la CIA habían cometido crímenes de guerra que incluyeron torturas y tratos crueles que amenazan la dignidad personal y la violencia sexual contra personas en centros de detención en el territorio de los Estados parte del Estatuto de Roma, incluidos Afganistán, Rumania, Polonia y Lituania.

Los supuestos crímenes cometidos por la CIA y el ejército estadounidense “no fueron abusos de unos pocos individuos aislados”, sino más bien “parte de técnicas de interrogatorio aprobadas en un intento de extraer ‘inteligencia procesable’ de los detenidos”, escribió Bensouda. Concluyó que había “razones para creer” que los crímenes “se cometieron para promover una política o políticas … que apoyarían los objetivos de Estados Unidos en el conflicto de Afganistán”.

Bensouda solicitó que la Cámara de Primera Instancia de la CPI apruebe una investigación sobre estas denuncias. El gobierno de Trump amenazó con negar las visas a los jueces y fiscales de la CPI y advirtió que tomaría represalias con sanciones si el tribunal abriera una investigación.

El 5 de abril de 2019, el gobierno de los Estados Unidos revocó la visa de Bensouda para viajar a los Estados Unidos.

Una semana después, el 12 de abril de 2019, la Cámara de Prejuicios aparentemente sucumbió a la presión estadounidense y se negó a autorizar la investigación de Bensouda. Aunque estuvo de acuerdo con Bensouda en que había motivos razonables para creer que los miembros de la CIA habían cometido crímenes de guerra, la Cámara de Enjuiciamiento le negó su solicitud de investigación “en interés de la justicia”. Esa cámara citó la posibilidad “extremadamente limitada” de un proceso judicial efectivo debido a la probable negativa de las autoridades estadounidenses y afganas a cooperar.

Pero en una decisión histórica, el 5 de marzo de 2020, la Cámara de Apelaciones anuló la determinación de la Cámara de Primera Instancia y autorizó a Bensouda a iniciar una investigación.

Trump declaró su “emergencia nacional” tres meses después.

Bensouda solicitó una investigación de crímenes de guerra cometidos en Palestina

La orden ejecutiva del 11 de junio de Trump también fue diseñada para proteger a los funcionarios israelíes de la responsabilidad en la CPI por sus crímenes de guerra.

El 20 de diciembre de 2019, Bensouda le dijo a la Cámara de Primera Instancia que había una base razonable para iniciar una investigación sobre "la situación en Palestina". Ella creía razonablemente que las fuerzas israelíes habían cometido crímenes de guerra de asesinatos intencionales, causando intencionalmente lesiones graves al cuerpo o la salud, el uso desproporcionado de la fuerza, el traslado de civiles israelíes al territorio palestino de Cisjordania y el asesinato de más de 200 Palestinos durante las protestas en la valla Israel-Gaza. Bensouda también encontró una base razonable para investigar presuntos crímenes de guerra cometidos por palestinos, incluidos ataques intencionales contra civiles, el uso de civiles como escudos humanos y la comisión de torturas y asesinatos intencionales.

Bensouda escribió que ella estaba satisfecha “( i ) los crímenes de guerra han sido o están siendo cometidos en Cisjordania, incluyendo Jerusalén Este y la Franja de Gaza … (ii) los casos potenciales derivados de la situación sería admisible; y (iii) no hay razones sustanciales para creer que una investigación no sirva a los intereses de la justicia".

Pero a pesar de Bensouda determinado que la CPI tiene competencia territorial sobre Cisjordania, incluida Jerusalén Oriental, y la Franja – preguntó a la Cámara antes del juicio de decisión sobre “el alcance de la jurisdicción territorial” de la CPI.

Israel no es parte del Estatuto de Roma. Pero la CPI podría tomar jurisdicción sobre los israelíes si sus crímenes se cometieran en el territorio de un estado parte. Israel sostiene que Palestina no es un estado, por lo que no hay jurisdicción de la CPI.

En 2012, la Asamblea General de las Naciones Unidas reconoció a Palestina como un Estado observador no miembro de las Naciones Unidas. Palestina se adhirió al Estatuto de Roma, convirtiéndose así en miembro de los Estados Partes de la Corte Penal Internacional.

La Asociación Internacional de Abogados Democráticos (IADL) presentó un informe amicus el 16 de marzo de 2020, instando a la CPI a confirmar su jurisdicción sobre Palestina. Richard Harvey, miembro de la oficina de la IADL, escribió:

"El poder normativo y la autoridad legal de la CPI se fortalecerán al confirmar su jurisdicción sobre el Estado de Palestina, incluyendo Cisjordania, Jerusalén Este y Gaza, y abrir una investigación sobre la situación Palestina. De este modo, la igualdad de derechos de todos los pueblos a la justicia por crímenes internacionales recibirá una afirmación muy necesaria."

Los Estados Parte de la CPI y los miembros del Consejo de Seguridad de la ONU expresan un “apoyo inquebrantable” para la CPI

Sesenta y siete países miembros de la CPI que representan a regiones de todo el mundo emitieron una declaración conjunta expresando su “inquebrantable apoyo a la Corte como una institución judicial independiente e imparcial”. Se comprometieron a permanecer “sin inmutarse por ninguna medida o amenaza contra la Corte, sus funcionarios y aquellos que cooperan con ella”.

Del mismo modo, 10 miembros de 15 del Consejo de Seguridad de las Naciones Unidas emitieron una declaración para “reconfirmar nuestro inquebrantable apoyo a la Corte como una institución judicial independiente e imparcial” y “preservar su integridad sin inmutarse por cualquier amenaza contra la Corte, sus funcionarios y aquellos que cooperan con eso.” El grupo, que incluye dos miembros permanentes del Consejo – Francia y el Reino Unido – renovaron su ‘determinación a estar en contra de la impunidad, que es el núcleo del Estatuto de Roma’.

La notable acción de la Cámara de Apelaciones al desafiar las amenazas y el chantaje de los Estados Unidos y aprobar una investigación de crímenes de guerra de funcionarios estadounidenses indica que la CPI se esfuerza por cumplir su mandato de llevar ante la justicia a quienes cometieron los crímenes más graves.

Trump sanciona tribunal que investiga crímenes de Israel en Palestina y de EEUU en Afganistán

Fuente: Marjorie Cohn / Truth Out — Trump Is Trying to Hide U.S. and Israeli War Crimes by Attacking the International Criminal Court.


 

¡Hazte voluntario para traducir al español otros artículos como este! manda un correo electrónico a espagnol@worldcantwait.net y escribe "voluntario para traducción" en la línea de memo.

 

¡El mundo no puede esperar!

E-mail: espagnol@worldcantwait.net