worldcantwait.org
ESPAÑOL

Español
English-LA
National World Can't Wait

Pancartas, volantes

Temas

Se alzan las voces

Noticias e infamias

De los organizadores

Sobre nosotros

Declaración
de
misión

21 de agosto de 2015

El Mundo no Puede Esperar moviliza a las personas que viven en Estados Unidos a repudiar y parar la guerra contra el mundo y también la represión y la tortura llevadas a cabo por el gobierno estadounidense. Actuamos, sin importar el partido político que esté en el poder, para denunciar los crímenes de nuestro gobierno, sean los crímenes de guerra o la sistemática encarcelación en masas, y para anteponer la humanidad y el planeta.



Del directora nacional de El Mundo No Puede Esperar

Debra Sweet


Invitación a traducir al español
(Nuevo)
03-15-11

¡NO MAS!
¡Ningún ser humano es ilegal!

EL Mundo no Puede Esperar exhorta a cada persona a protestar contra las leyes racistas como Arizona SB1070, a desacatarlas y a DESOBEDECERLAS



"¿Por qué hacer una donación a El Mundo No Puede Esperar?"

"Lo que la gente esta diciendo sobre El Mundo No Puede Esperar


FIRME ESTE LLAMADO. DONE PARA SU PUBLICACIÓN INTERNACIONAL. WORLDCANTWAIT.NET

ÚNETE CON: John Cusack • Wallace Shawn • Junot Diaz • Noam Chomsky • Daniel Ellsberg Eve Ensler Dave Eggers • Glenn Greenwald • Paul Haggis • Bianca Jagger • Ariel Dorfman Erica Jong • Michael Moore • Ron Kovic • Moby • Tom Morello • Mark Ruffalo • James Schamus Carl Dix • Oliver Stone • Cindy Sheehan • Cornel West con los abogados de los prisioneros en Guantánamo y muchos otros

Firmar esta declarción

Una carta abierta para el presidente Biden acerca de Guantánamo

Mansoor Adayfi, Moazzam Begg, Sami Al Hajj, Ahmed Errachidi, et al.

El presidente Bush la abrió. Obama prometió cerrarla pero fracasó. Trump prometió mantenerla abierta. Ahora es tu turno decidir.

29 de enero, 2021

Traducido del inglés para El Mundo no Puede Esperar 3 de febrero de 2021


Brennan Linsley/AP Photo
Un detenido encadenado siendo transportado dentro de la prisión de la bahía de Guantánamo. Diciembre 6, 2006.

Le escribimos como ex detenidos de los Estados Unidos, encarcelados sin cargos ni juicio en el centro de detención militar de la bahía de Guantánamo que han escrito libros acerca de su experiencia.

Antes que nada, le damos la bienvenida a sus órdenes presidenciales de revertir varias decisiones injustas y problemáticas hechas por su predecesor. Apreciamos su derogatoria ante la “prohibición de los musulmanes” que ahora le permitirá a nacionales de países de mayoría musulmana previamente señalados por los Estados Unidos regresen y darles alivio a las familias separadas por esta orden.

A pesar de algunos desarrollos positivos, incluida la anulación de la prohibición de los musulmanes, existe otro proceso profundamente fallido e injusto que ha continuado durante cinco gobiernos estadounidenses a lo largo de dos décadas: la prisión de Guantánamo. Guantánamo ha existido diecinueve años y fue construida para albergar exclusivamente a población musulmana.

Entendemos que su fe es importante para Usted y le ayuda a guiar su visión de justiciar social. Durante nuestro encarcelamiento, seguido reflexionábamos en la historia del Profeta José (Yusuf) en el Corán y en sus años de encarcelamiento erróneo. Es la misma historia en la biblia y la que nos recuerda que la justicia no solo es divina, sino atemporal. Por eso le escribimos a Usted.

Aunque la mayoría de nosotros fuimos liberados bajo Bush, todos estábamos esperanzados de que el presidente Obama iba a darle seguimiento a su orden presidencial para cerrar Guantánamo en el 2009. Mientras que algunos de nosotros fuimos liberados bajo Obama, sin embargo, se vio claramente durante su mandato como presidente que terminar el encarcelamiento en Guantánamo no era una promesa que podía cumplir.

Muchos de nosotros fuimos secuestrados de nuestros hogares, en frente de nuestras familias y vendidos por recompensas a los Estados Unidos por naciones a las que el estado de derecho les importaba poco. Fuimos entregados a países en donde fuimos torturados física y psicológicamente además de sufrir discriminación racial y religiosa en custodia estadounidense incluso antes de llegar a Guantánamo.

Algunos teníamos hijos que nacieron en nuestra ausencia y crecieron sin padres. Otros experimentamos el dolor de enterarnos que nuestros familiares cercanos murieron mientras esperaban en vano nuestro regreso. Esperando justicia en vano.

La mayoría de los prisioneros actuales o que todavía están detenidos en Guantánamo jamás han estado en los Estados Unidos. Esto significa que nuestra imagen de su país ha sido moldeada por nuestras experiencias en Guantánamo, en otras palabras, solo hemos sido testigos de su lado obscuro.

Considerando la violencia de lo que ha sucedido en Guantánamo, estamos seguros de que después de diecinueve años, estaría de acuerdo en que encarcelar de manera indefinida a gente sin cargos ni juicio, sujetos a tortura, trato cruel y degradante, sin acceso significativo a las familias o a sistemas legales apropiados, es lo más alto de la injusticia. Es por esto que el encarcelamiento en Guantánamo debe terminar.

Solo hay cuarenta prisioneros en Guantánamo al momento. Nos han dicho que el costo de cada prisionero es de 13 millones de dólares anualmente. Eso significa que Estados Unidos gasta $520 millones al año en encarcelar a hombres que jamás han sido acusados o condenados en un tribunal estadounidense. Además del desastre moral, legal y de relaciones públicas que es Guantánamo, algo de este dinero podría fácilmente ser utilizado en programas para reubicar y ayudar a los prisioneros a reconstruir sus vidas.

El presidente Bush la abrió. Obama prometió cerrarla pero fracasó. Trump prometió mantenerla abierta. Ahora es su turno de moldear su legado en relación a Guantánamo.

En su toma de posesión, le dijo al mundo “Seremos juzgados, ustedes y yo, por cómo resolvemos la sucesión de crisis de nuestra era. ¿Estaremos a la altura?” Es por eso, como sugerencia de parte nuestra, que se tome los siguientes pasos para cerrar Guantánamo:

  1. Todos los que han sido autorizados para ser liberados, que sean inmediatamente repatriados a sus países de origen, siempre y cuando estén a salvo de encarcelamiento arbitrario y persecución.
  2. Que se reabra la oficina de enviados especiales y que se busquen países que puedan recomenzar el proceso de reubicación para quienes no puedan regresar a sus hogares.
  3. Que se tomen medidas apropiadas para asegurar que los ex prisioneros tengan los medios para comenzar una vida significativa en su nuevo país y que se les brinden protecciones a posibles violaciones de esas medidas por parte del Estado receptor.
  4. Que se rescinda el concepto de “prisioneros siempre” y aquellos que enfrentan cargos bajo las comisiones militares sean repatriados o reubicados con arreglos apropiados de seguridad.
  5. La repatriación/reubicación no debería de ser forzoso y los prisioneros no deberían de ser reubicados en donde les espere encarcelamiento arbitrario nuevamente.
  6. Los reportes del Junta de revisión periódica deberían de ser reemplazados por el imperativo de cerrar Guantánamo y no obstruir las medidas mencionadas anteriormente.
  7. Las comisiones militares deberían ser desechadas y quienes enfrentan cargos deberían de tener un juicio como lo determina la ley.
  8. Cuando sea apropiado y aplicable, que se usen mecanismos para que los convictos de crímenes puedan cumplir sus sentencias cerca de sus hogares.

Guantánamo provoca profunda desconfianza en lo que América dice que representa. Prisioneros de cuarenta y nueve diferentes países han ocupado sus celdas. Los prisioneros ven a América como una nación de leyes y libertades y ven poco de eso. Por dos décadas, el mundo ha observado y notado que es un proyecto bipartidista llevado a cabo por republicanos y demócratas. Eso es lo que Usted debe cambiar.

A pesar de los abusos, después de la detención, varios de nosotros hemos hecho amistad y hemos recibido en nuestros hogares a guardias estadounidenses. Hemos creído que existe otro camino.

Durante su mandato como vice presidente, Estados Unidse liberó a líderes talibanes de Guantánamo. Hoy, encabezan negociaciones con oficiales estadounidenses de alto rango para regresar la paz a Afganistán. Durante su discurso de toma de poder, Usted dijo “Cualquier disensión no tiene por qué ser causa de guerra total”. Estamos de acuerdo. De hecho, como Obama dijo en alguna ocasión, Guantánamo “jamás debería de haber sido abierta”. Creemos que Usted puede cerrar Guantánamo antes de su inminente veinteavo aniversario.

Es nuestra esperanza que Usted lo haga.

Mansoor Adayfi (autor, Yemen)
Moazzam Begg (autor, Reino Unido)
Lakhdar Boumediane (autor, France)
Sami Al Hajj (autor, Qatar)
Ahmed Errachidi (authr, Marruecos)
Mohammed Ould Slahi (autor, Mauritania)
Moussa Zemmouri (autor, Bélgica)

Mansoor Adayfi, un ex detenido de Guantánamo es un autor de Yemen.

Moazzam Begg, un ex detenido de Guantánamo, es un autor en el Reino Unido y director de CAGE, un grupo que hace campaña a favor de sobrevivientes de injusticias cometidas en nombre de la Guerra contra el terror.

Lakhdar Boumediane, un ex detenido de Guantánamo, es un autor en Francia.

Sami Al Hajj, un ex detenido de Guantánamo, autor ubicado en Qatar.

Ahmed Errachidi, un ex detenido de Guantánamo, autor en Marruecos.

Mohammed Ould Slahi, un ex detenido de Guantánamo, autor establecido en Mauritania

Moussa Zemmouri, un ex detenido de Guantánamo, autor establecido en Bélgica.

Fuente: https://www.nybooks.com/daily/2021/01/29/an-open-letter-to-president-biden-about-guantanamo/


 

¡Hazte voluntario para traducir al español otros artículos como este! manda un correo electrónico a espagnol@worldcantwait.net y escribe "voluntario para traducción" en la línea de memo.

 

¡El mundo no puede esperar!

E-mail: espagnol@worldcantwait.net