worldcantwait.org
ESPAÑOL

Español
English-LA
National World Can't Wait

Pancartas, volantes

Temas

Se alzan las voces

Noticias e infamias

De los organizadores

Sobre nosotros

Declaración
de
misión

21 de agosto de 2015

El Mundo no Puede Esperar moviliza a las personas que viven en Estados Unidos a repudiar y parar la guerra contra el mundo y también la represión y la tortura llevadas a cabo por el gobierno estadounidense. Actuamos, sin importar el partido político que esté en el poder, para denunciar los crímenes de nuestro gobierno, sean los crímenes de guerra o la sistemática encarcelación en masas, y para anteponer la humanidad y el planeta.



Del directora nacional de El Mundo No Puede Esperar

Debra Sweet


Invitación a traducir al español
(Nuevo)
03-15-11

¡NO MAS!
¡Ningún ser humano es ilegal!

EL Mundo no Puede Esperar exhorta a cada persona a protestar contra las leyes racistas como Arizona SB1070, a desacatarlas y a DESOBEDECERLAS



"¿Por qué hacer una donación a El Mundo No Puede Esperar?"

"Lo que la gente esta diciendo sobre El Mundo No Puede Esperar


FIRME ESTE LLAMADO. DONE PARA SU PUBLICACIÓN INTERNACIONAL. WORLDCANTWAIT.NET

ÚNETE CON: John Cusack • Wallace Shawn • Junot Diaz • Noam Chomsky • Daniel Ellsberg Eve Ensler Dave Eggers • Glenn Greenwald • Paul Haggis • Bianca Jagger • Ariel Dorfman Erica Jong • Michael Moore • Ron Kovic • Moby • Tom Morello • Mark Ruffalo • James Schamus Carl Dix • Oliver Stone • Cindy Sheehan • Cornel West con los abogados de los prisioneros en Guantánamo y muchos otros

Firmar esta declarción

Cierren Guantánamo: Abogados denuncian sistema roto de Comisiones Militares y status de “prisioneros siempre” en opinión del Washington Post

16 de enero de 2021
Andy Worthington

Traducido del inglés para El Mundo no Puede Esperar 26 de enero de 2021


Activistas hacienda un llamado para el cierre de la prisión de la bahía de Guantánamo, afuera del Congreso el pasado 11 de enero del 2021, en el aniversario 19 de su apertura. (Foto: Alli Jarrar de Amnistía Internacional).

Mientas se desvanece el aniversario 19 de la apertura de la prisión en la bahía de Guantánamo y la toma de posesión de Joe Biden se acerca, sigue siendo crucial que todos los que nos oponemos a la existencia de Guantánamo continuemos a discutir acerca de los 40 hombres todavía detenidos ahí el inadecuado estatus de todos ellos (seis aprobados para ser liberados pero todavía detenidos, nueve acusados o enjuiciados en un sistema de juicios que no funciona y veinticinco condenados al olvido como “prisioneros siempre”), y para exigir su clausura.

En el aniversario, junto con varios eventos en línea y entrevistas, Newsweek se distinguió por ser el único medio de comunicación mainstream estadounidense en enfocarse en el aniversario, publicando una poderosa opinión de un ex detenido, víctima de tortura y exitoso autor Mohamedou Ould Salahi, la cual publiqué el día posterior en el sitio web de Close Guantánamo.

La otra cobertura de medio de comunicación mainstream fue la que encontré el día después del aniversario en el Washington Post, en la que dos abogados de la Organización de Defensa de las Comisiones Militares, el abogado civil defensor Brian Bouffard y Aaron Shepard, teniente comandante Abogacía General de la Marina de EE.UU. (JAG por sus siglas en inglés), escribieron lo que en realidad fue un epitafio para el sistema quebrado de comisiones militares y para la política podrida de detención indefinida sin cargos ni juicio que es el principal sello distintivo del excepcionalismo imperdonable de Guantánamo, mientras la prisión comienza su veinteavo año de operación. La opinión está publicada al final.

Bouffard y Shepard notaron cómo las comisiones habían fracasado de manera espectacular para llevar justiciar, con únicamente uno de los números limitados de convicciones aseguradas en 19 años, solo ocho en total, sobreviviendo intacto a un proceso de apelaciones y anulaciones. Además, resaltan el escándalos de “cinco años acusados de planear los ataques del 11/9, que fueron acusados por primera vez en el 2008 pero cuyo juicio no ha comenzado”, sobre todo por las dificultades de retener a los jueces y oficiales que supervisan el sistema defectuoso y, por supuesto, la aparente tensión sin solución entre la insistencia del equipo defensor que ningún juicio podría ser justo a menos que se discutiera abiertamente la tortura de los hombres y la obsesión de los fiscales con mantener la secrecía.

Recordé una discusión que tuve en enero del año pasado, en Washington D.C. con alguien que había pasado varios años trabajando en las comisiones, cuya realización me iluminó acerca de que, después de varios años en los que EE.UU. obsesivamente insistió en no olvidar los ataques del 11/9, sosteniendo un día de luto cada año, para echarle fuego al continuo sentimiento de insaciable venganza, ahora estamos en la posición en la que no solo el cumplimiento de la justiciar ha fallado, pero además una entera generación de estadounidenses jóvenes está creciendo sin saber qué fue el 11/9 en gran parte porque el fracaso en condenar a los hombres responsables lo ha hecho invisible.

Significativamente, Bouffard y Shepart también discutieron la particular situación de los “prisioneros siempre”, aquellos considerados demasiado peligrosos para ser liberados pero que jamás serán acusados. Esta fue una posición inaceptable hace 11 años cuando se estableció, en el reporte del Equipo de Trabajo para Revisión de Guantánamo, un proceso de revisión de alto rango establecido por el ex presidente Obama, que recomendó que 156 prisioneros fueran liberados, 36 enjuiciados y 48 catalogados como “prisioneros siempre”.

Revisiones tipo libertad condicional— como los Juntas de revisión periódica — fueron establecidas para estos hombres y para cuando comenzaron, en el 2013, algunos de ellos inicialmente recomendados para ser enjuiciados habían migrado este grupo, así que 64 fueron revisados. Los 25 “prisioneros siempre” son los únicos cuya liberación no fue recomendada por el PRB e incluyen hombres considerados como una amenaza por cómo se han comportado desde que fueron llevados a Guantánamo, no por algo que supuestamente hayan hecho antes, aparentes casos de identidad confundida o de significado exagerado, así como un número de hombres que supuestamente estuvieron involucrados en terrorismo, pero sin que se haya comprobado esas acusaciones en un tribunal.

Bouffard y Shepard representan a uno de estos hombres — Mohammed Nazir Bin Lep, de Malasia, detenido en Tailandia en el 2003, torturado en “sitios negros” de la CIA y después aventado en Guantánamo en septiembre del 2006, junto con otros supuestos “detenidos de alto valor”. Bin Lep no está acusado de estar involucrado con algún tipo de ataques en los Estados Unidos, en lugar de eso, supuestamente transfirió dinero para un grupo terrorista en Asia. Y, sin embargo, como explican Bouffard y Shepard, “a pesar de tenerlo por más de 17 años, a un costo de casi un cuarto de billones de dólares, nuestro gobierno todavía se niega a llevarlo a juicio. A este punto, los testigos clave están Muertos, la evidencia está perdida para siempre y su oportunidad de defenderse de manera justa se ha evaporado”.

Como se preguntan puntualmente hacia el final de su artículo “¿Cuál es el final para los detenidos que jamás verán un juicio? ¿Los encarcelamos indefinidamente, sin importar qué tal frágil pudiera ser su conexión con los ataques contra los Estados Unidos?

La respuesta, ciertamente, debe ser no. Después de 19 años, ya es tiempo para que los hombres todavía en detención sean o acusados o liberados y espero que esta sea una posición que le sea expresada al gobierno de Biden tan urgentemente como se pueda, después de que Joe Biden tome el poder el miércoles.

No existe justiciar en la bahía de Guantánamo. Por el bien de Estados Unidos, eso debe cambiar.

Por Brian Bouffard y Aaron Shepard, Washington Post, 12 de enero del 2021

Solo algunos meses después de los ataques del 11/9, Estados Unidos comenzó a transferir prisioneros desde centros de detención y sitios negros alrededor del mundo a una prisión remota en Cuba. Diecinueve años después, el dentro de detención de la bahía de Guantánamo sigue operando.

La justificación general para las comisiones militares en Guantánamo fue para llevar a los acusados de terrorismo a la justicia mientras, de manera simultánea, se preservaba la seguridad nacional. Pero en las dos décadas, desde el 11/9, después de contabilizar todas las apelaciones y anulaciones por parte de tribunales superiores, las comisiones han producido únicamente una convicción final.

En cambio, en ese momento, nuestro sistema de justiciar civil ha condenado a casi 700 individuos con cargos relacionados con terrorismo. A este punto, debería ser abundantemente claro que la justiciar jamás llegará o saldrá de Guantánamo.

Esta claridad, tal vez mejor demostrada en el caso de los cinco hombres acusados de planear los ataques que fueron acusados por primera vez en el 2008 pero cuyo juicio no ha comenzado. En algo tiene la culpa el Covid-19, pero ciertamente no es responsable de que el gobierno de repetidamente nominadora nuevo liderazgo para las comisiones, las complejidades de la litigación de la pena de muerte y la poco fiable evidencia derivada de la tortura; o la designación de cuatro nuevos jueces en los últimos ocho meses, con un quinto próximamente después de la descalificación de uno de ellos.

Pero las deficiencias de las Comisiones Militares son más profundas. Más infame es el efecto sobre aquellos que están encarcelados sin juicio, una violación de cada norma y costumbre bajo nuestro sistema constitucional.

Representamos a uno de estos hombres que jamás ha tenido la oportunidad de defenderse. Mohammed Nazir Bin Lep es un malayo de 44 años que fue arrestado en Tailandia en el 2003. Nuestro gobierno lo torturó severamente por tres años y después lo encerró en Guantánamo. No estuvo involucrado en algún ataque en los Estados Unidos, en lugar de eso, supuestamente estaba afiliado con un grupo asiático que cometió ataques en Indonesia. Aunque nadie supone que planeó, ejecutó o incluyo sabía algo de estos ataques, fue acusado con supuestamente transferir dinero que el gobierno cree, pero no ha probado, ayudó a para dichos ataques.

Sin embargo, a pesar de encarcelarlo por más de 17 años, a un costo de casi un cuarto de billones de dólares, nuestro gobierno todavía se niega a llevarlo a juicio. A este punto, los testigos clave están Muertos, la evidencia está perdida para siempre y su oportunidad de defenderse de manera justa se ha evaporado. El gobierno ha negado acceso a su expediente médico y todavía tiene que otorgarle una valoración legalmente requerida del daño mental y físico que le ha causado la tortura. Más allá de eso, mientras el gobierno decidió acusarlo hace más de 10 años, a Bin Lep le negaron asistencia legal para un juicio hasta el 2019. Si no hubiera sido por la intervención imparcial de un juez federal, este descabellado proceso legal hubiera continuado a degenerarse todavía más.

Esperamos que muchos estadounidenses no levanten una ceja con esto o que puedan pensar que los detalles son meramente tecnicismos, pero Guantánamo existe en una sombría zona gris legal y solo la luz del sol puede iluminar las preguntas que levanta acerca de nuestros valores fundamentales y el compromiso con el estado de derecho. Por ejemplo, ¿cuál será el final para los detenidos que jamás verán un juicio? ¿Los detenemos de manera indefinida, sin importar qué tan débil pudiera ser su conexión con ataques contra EE.UU.? Y si el gobierno crea leyes y procesos destinados a la justicia ¿los tiene que seguir o simplemente ignorarlos cuando no sea conveniente?

Estas preguntas demandan respuestas y es por eso que presentamos una petición pidiéndole a un juez federal que las conteste. Si esto fuera un caso normal dentro de nuestro sistema de justicia civil, nuestra petición no sería necesaria porque el trato de Bin Lep es una clara violación de la Sexta Enmienda (el derecho a un juicio público sin retrasos innecesarios). Pero, aunque el gobierno haya retenido derechos constitucionales básicos y de derechos humanos para Bin Lep y sus compañeros prisioneros, esto no ha acelerado el ritmo de la justicia. Décadas después, las víctimas y sus familias no están más cerca de un cierre, el sistema enfrenta la correcta condena en casa y en el exterior y los contribuyentes continúan pagando una cuenta de más de $500 milliones por año. Haciendo a un lado las preocupaciones pragmáticas, ¿qué base moral hemos entregado al permitir que las Comisiones eludan nuestros principios? ¿Qué dice eso acerca de nosotros cuando conjuramos excusa tras excusa para ignorar nuestros valores?

Algunos podrían ver como algo difícil preocuparse por los hombres en Guantánamo, pero como escribió el juez Felix Frankfurter de la Suprema Corte en 1950: “Los salvaguardias de la libertad han sido forjado frecuentemente en controversias que afectaban a gente no muy agradable”. Estos salvaguardias en contra del gobierno que extralimitan y abusan son críticamente importantes para todos nosotros, tanto los “agradable” como los “no muy agradable”. Y, a menos que exista un cambio fundamental en nuestro fracasado acercamiento a la justicia en Guantánamo, todo nuestro compromiso moral sin lucro será el equivalente a nada más que la pérdida de nuestra alma nacional.


 

¡Hazte voluntario para traducir al español otros artículos como este! manda un correo electrónico a espagnol@worldcantwait.net y escribe "voluntario para traducción" en la línea de memo.

 

¡El mundo no puede esperar!

E-mail: espagnol@worldcantwait.net