worldcantwait.org
ESPAÑOL

Español
English-LA
National World Can't Wait

Pancartas, volantes

Temas

Se alzan las voces

Noticias e infamias

De los organizadores

Sobre nosotros

Declaración
de
misión

21 de agosto de 2015

El Mundo no Puede Esperar moviliza a las personas que viven en Estados Unidos a repudiar y parar la guerra contra el mundo y también la represión y la tortura llevadas a cabo por el gobierno estadounidense. Actuamos, sin importar el partido político que esté en el poder, para denunciar los crímenes de nuestro gobierno, sean los crímenes de guerra o la sistemática encarcelación en masas, y para anteponer la humanidad y el planeta.



Del directora nacional de El Mundo No Puede Esperar

Debra Sweet


Invitación a traducir al español
(Nuevo)
03-15-11

¡NO MAS!
¡Ningún ser humano es ilegal!

EL Mundo no Puede Esperar exhorta a cada persona a protestar contra las leyes racistas como Arizona SB1070, a desacatarlas y a DESOBEDECERLAS



"¿Por qué hacer una donación a El Mundo No Puede Esperar?"

"Lo que la gente esta diciendo sobre El Mundo No Puede Esperar


FIRME ESTE LLAMADO. DONE PARA SU PUBLICACIÓN INTERNACIONAL. WORLDCANTWAIT.NET

ÚNETE CON: John Cusack • Wallace Shawn • Junot Diaz • Noam Chomsky • Daniel Ellsberg Eve Ensler Dave Eggers • Glenn Greenwald • Paul Haggis • Bianca Jagger • Ariel Dorfman Erica Jong • Michael Moore • Ron Kovic • Moby • Tom Morello • Mark Ruffalo • James Schamus Carl Dix • Oliver Stone • Cindy Sheehan • Cornel West con los abogados de los prisioneros en Guantánamo y muchos otros

Firmar esta declarción

Dieciocho años después del 11/9 la interminable injusticia de Guantánamo está orillando a los prisioneros al suicidio por desesperación

Andy Worthington
AndyWorthington.co.uk
11 de septiembre de 2019

Traducido del inglés para El Mundo no Puede Esperar 19 de septiembre de 2019


Los ataques terroristas en Nueva York el 11 de septiembre del 2001 y la prisión en la bahía de Guantánamo 11 de enero del 2002, día en el que abrió.

Hace 18 años, el 11 de septiembre del 2001, el mundo cambió de manera irreversible, cuando los terroristas, utilizando aviones de pasajeros secuestrados, atacaron a los Estados Unidos matando a casi tres mil personas. En respuesta, el gobierno de George W. Bush lanzó una brutal y global “guerra contra el terror” con la cual invadió Afganistán para destruir Al-Qaeda y para derrocar al gobierno talibán, embarcándose en un programa de secuestro (“entrega extraordinaria”), tortura y detención indefinida sin cargos ni juicio para supuestos “sospechosos de terrorismo”.

Dieciocho años más tarde, la guerra en Afganistán continúa alargándose, la batalla por “corazones y mentes” ya fue perdida hace tiempo, otro país invadido, Irak, ilegalmente ocupado con base en mentiras y evidencia falsa obtenida con tortura, permanece roto, subsecuentemente habiendo servido como incubador de la ramificación de Al-Qaeda, Daesh (o Estado Islámico), el programa de detención indefinida sin cargos ni juicios continúa en la prisión establecida cuatro meses después de los ataques del 11/9, en la base naval estadounidense en la bahía de Guantánamo, en Cuba.

La tortura, nos han dicho, ya no forma parte de la política de EE.UU y la CIA ya no maneja “sitios obscuros”, aunque se sigue permitiendo torturar, según el apéndice “M” el Manual de Campo del Ejército y nadie puede en realidad estar seguro de qué hacen los Estados Unidos en sus muchas acciones encubiertas alrededor del mundo.

Lo que está claro, de cualquier manera, es que la tortura continúa impregnando Guantánamo, esfuerzos corrosivos para llevar ante la justicia a los supuestos atacantes del 11/9, porque está claro que el gobierno sigue tratando de evitar admitir públicamente lo que le hicieron a los hombres en estos años en los “sitios negros”, a pesar de haber sido expuestos detalladamente en el resumen ejecutivo del Reporte de Inteligencia del Comité del Senado que fue publicado en diciembre del 2014, acerca del programa de tortura de la CIA, mientras que los defensores de esos hombres, por supuesto, señalan que no puede existir justicia a menos que la verdad sea expuesta.

Para quienes no enfrentan un juicio, 31 de los 40 hombres todavía detenidos en Guantánamo, ya no parece haber ningún intento por parte de las autoridades ni siquiera de pretender que puedan recibir justicia en alguna forma. Bajo George W. Bush, la mayoría de estos hombres fueron liberados por la presión política de sus países de origen. Del 2008 al 2010, hubo un período breve en el que, después de un fallo momentáneo de la Suprema Corte, la ley penetró en Guantánamo y 38 hombres tuvieron sus peticiones de habeas corpus otorgadas por jueces estadounidenses hasta que los jueces de la corte de apelaciones re escribieron cínicamente los fallos, eviscerando todo significado del habeas corpus y desechando y revirtiendo cinco de esas decisiones.

Para su crédito, Barack Obama inició dos procesos de revisión para lidiar con los prisioneros que heredó de George W. Bush. El primero, fue el Grupo de trabajo para revisión de Guantánamo en el 2009 que aprobó la liberación de 156 prisioneros (dos tercios de los detenidos cuando tomó posesión como presidente) y todos esos hombres, menos tres, fueron eventualmente liberados. El otro, del 2013-2016, con las Juntas de Revisión Periódica (PRBs por sus siglas en inglés), un tipo de proceso parecido al de probatoria, diseñado parcialmente para eludir los esfuerzos de los republicanos en prevenir liberaciones de la prisión, llevaron a la aprobación de la libertad de 38 hombres, en su totalidad, con la excepción de dos de ellos, para cuando Obama dejó su cargo.

Sin embargo, 26 hombres que fueron aprobados bajo las PRB, con cinco autorizaciones de libertad, pero todavía detenidos, estos 31 hombres están encerrados en Guantánamo, aparentemente para siempre, por Donald Trump, quien, incluso antes de tomar el cargo, anunció que no habría liberaciones de la prisión.

Las PRB continúan, pero no han entregado ninguna sola recomendación para liberaciones desde que Trump tomó posesión y los prisioneros, como resultado, se están hundiendo en un profundo sentimiento de desesperación. Human Rights First, la única organización que consistentemente está al pendiente de las juntas, regularmente reporta que los prisioneros ya no van a sus audiencias, habiendo concluido que, bajo el mandato de Trump, se han convertido en un fraude.

Para una lista de prisioneros que se niegan a involucrarse con las PRB, lee sus artículos Alleged Bin Laden Bodyguard Boycotts Periodic Review Board Process (diciembre 2018), No End in Sight for GTMO Detainee y Another GTMO Detainee Refuses to Participate in PRBs (febrero de este año), Another GTMO Detainee Opts Out of the Review Process (pasado mes de abril), Two PRB Reviews and Two No-Shows as Detainees Continue to Opt Out (en mayo), Another Detainee No-Show Demonstrates a Defunct PRB Process (junio) y PRB Hearings Continue While Guantánamos Detainees Sit on the Sidelines (agosto).

El intento de suicidio Sharqawi Al Hajj

La semana pasada una demostración de lo profunda que es la desesperación que abunda en Guantánamo, el CCR (Center for Constitutional Rights) publicó un comunicado de prensa en el que revelaron que su cliente Sharqawi Al Hajj intentó suicidarse.

En una moción de emergencia presentada ante una corte de distrito en Washington D.C, el CCR reveló que Al Hajj se había “cortado las muñecas con un pedazo de vidrio mientras que estaba en una llamada con su abogado (agosto 19), después de realizar declaraciones específicas en semanas previas acerca de querer “intentar matarse”, sobre lo cual reporté en un artículo la semana pasada.

En ducha moción, los abogados del CCR declaran que “pareció haber una confusión absoluta por varios minutos acerca de lo que estaba sucediendo”, cuando Al Hajj declaró que “sentía mucho estar haciendo esto, pero es que nos tratan como animales”, añadiendo que “no soy un ser humano para ellos”.

Al Hajj también les dijo a sus abogados que “había sido trasladado a la Unidad de Salud del Comportamiento en Guantánamo, después de sus anteriores declaraciones de suicidio, en donde fue mantenido en condiciones de aislamiento duras, a pesar de haber sido informado por su doctor que él no recomendaba que lo movieran ahí. En la unidad, comenzó a protestar rechazando tomar agua por dos días. Para el tercer día, estaba orinando sangre y estuvo en el hospital. Después de ser dado de alta, fue colocado en una celda que se sentía helada por su condición tan frágil y fue negadas una cobija y ropa calientes que recomendaron los doctores. En protesta, dejó de tomar agua otra vez”.

El viernes, los abogados de Al Hajj le suplicaron a la corte ordenar “una asesoría psiquiátrica independiente de manera inmediata del Sr. Al Hajj para prevenir futuro daño o muerte”. El abogado principal del CCR Pardiss Kebriaei dijo que “cualquier noción de que el Sr. Al Hajj no está activamente suicida es deliberadamente cegada o indiferente. Por meses ha hecho comentarios cada vez más faltos de esperanza y de intento o planeamiento de suicidio, culminando en un intento premeditado en un contexto en el que la perspectiva no podría ser más desoladora – no ser prospecto para ser liberado después de más de 17 años en encierro”.

Añadió que “cuando un comportamiento similar en detenidos de Guantánamo en el pasado, no ha sido tomado en serio, prisioneros han muerto. Las acciones del Sr. Al Hajj deben ser tratadas con toda la gravedad y cuidado posible por todos los que son responsables por él”.

Como también explicó el CCR, “los abogados comenzaron a levantar las alertas acerca del Sr. Al Hajj hace dos años, después de que se cayó inconsciente después de una huelga de hambre durante la cual dejó de tomar agua. En ese momento, los expertos médicos advirtieron a la corte que el Sr. Al Hajj estaba en peligro de ‘daño inminente e irreparable’ y ‘al borde de un colapso corporal total’. Citaron tanto condiciones de salud pre existentes como efectos de la detención indefinida sobre el Sr. Al Hajj, ahora por más de 17 años, incluyendo más de dos años de tortura en custodia secreta de la CIA”.

En respuesta a su condición deteriorada, CCR presentó una moción emergencia hace dos años, pidiendo que se liberaran sus registros médicos y solicitando una valoración médica por un doctor independiente, acerca de lo cual escribí en su momento. Sorprendentemente, sin embargo, al día de hoy no ha habido un fallo sobre esa moción.

Desde entonces, como procedió a explicar el CCR, “La salud mental y física del Sr. Al Hajj ha estado en decline”. El pasado mes de octubre, sus abogados presentaron una solicitud de emergencia para aparecer frente a la corte con relación a sus preocupaciones por su salud mental, pero las cortes, fundamentalmente, lo han decepcionado.

Queda ver si las cortes finalmente abordará él despreció por cada noción de justicia que emana de la Casa Blanca y del Congreso con relación a Guantánamo, aunque, al día de hoy, las ruedas de la justicia parecen moverse a un ritmo glacial.

Sharqawi Al Hajj es uno de los prisioneros que presentó la petición de habeas corpus a la corte del distrito en Washington, D.C en enero del 2018 con su abogados declarando que “dada la proclamación que el presidente Donald Trump hizo en contra de la liberación de cualquier solicitante, motivado por la arrogancia ejecutiva y el animó crudo que por la razón o las preocupaciones de seguridad nacional deliberadas, los solicitantes podrían jamás salir Guantánamo con vida sin la intervención judicial”.

En este caso, sin embargo, con la moción de emergencia de Sharqawi Al Hajj de septiembre del 2017, ningún fallo ha sido entregado, y mientras que los retrasos continúen, parece, por la desesperación del Al Hajj, que las vidas de varios detenidos están en peligro.

POSDATA: El juez se ha “negado a ordenar una evaluación médica independiente para Sharqawi Al Hajj”, explicó el CCR en un comunicado de prensa. Pardiss Kebriaei dijo que “visto que la inhabilidad de Guantánamo de cambiar el curso de la trayectoria de la salud mental del Sr. Al Hajj de las declaraciones suicidas al intento, la opinión médica independiente de que el Sr. Al Hajj es ‘activamente suicida’, la negación de la corte de una evaluación médica externa toma una oportunidad con su vida. El intento de suicidio del Sr. Al Hajj no fue tomado en serio y fue visto como volitivo, como daño propio, como si no fuera un prisionero que fue torturado y encerrado por 17 años sin cargos, con ninguna posibilidad de ser liberado y, como si importara lo doloso en la valoración del riesgo verdadero”.


 

¡Hazte voluntario para traducir al español otros artículos como este! manda un correo electrónico a espagnol@worldcantwait.net y escribe "voluntario para traducción" en la línea de memo.

 

¡El mundo no puede esperar!

E-mail: espagnol@worldcantwait.net