worldcantwait.org
ESPAÑOL

Español
English-LA
National World Can't Wait

Pancartas, volantes

Temas

Se alzan las voces

Noticias e infamias

De los organizadores

Sobre nosotros

Declaración
de
misión

21 de agosto de 2015

El Mundo no Puede Esperar moviliza a las personas que viven en Estados Unidos a repudiar y parar la guerra contra el mundo y también la represión y la tortura llevadas a cabo por el gobierno estadounidense. Actuamos, sin importar el partido político que esté en el poder, para denunciar los crímenes de nuestro gobierno, sean los crímenes de guerra o la sistemática encarcelación en masas, y para anteponer la humanidad y el planeta.



Del directora nacional de El Mundo No Puede Esperar

Debra Sweet


Invitación a traducir al español
(Nuevo)
03-15-11

¡NO MAS!
¡Ningún ser humano es ilegal!

EL Mundo no Puede Esperar exhorta a cada persona a protestar contra las leyes racistas como Arizona SB1070, a desacatarlas y a DESOBEDECERLAS



"¿Por qué hacer una donación a El Mundo No Puede Esperar?"

"Lo que la gente esta diciendo sobre El Mundo No Puede Esperar


FIRME ESTE LLAMADO. DONE PARA SU PUBLICACIÓN INTERNACIONAL. WORLDCANTWAIT.NET

ÚNETE CON: John Cusack • Wallace Shawn • Junot Diaz • Noam Chomsky • Daniel Ellsberg Eve Ensler Dave Eggers • Glenn Greenwald • Paul Haggis • Bianca Jagger • Ariel Dorfman Erica Jong • Michael Moore • Ron Kovic • Moby • Tom Morello • Mark Ruffalo • James Schamus Carl Dix • Oliver Stone • Cindy Sheehan • Cornel West con los abogados de los prisioneros en Guantánamo y muchos otros

Firmar esta declarción

Hace nueve años, Julian Assange y WikiLeaks publicaron los archivos de Guantánamo (Guantánamo Files) que deberían de haber llevado al cierre de la prisión

25 de abril de 2020
Andy Worthington

Traducido del inglés para El Mundo no Puede Esperar 09 de mayo de 2020


El logo para la publicación de Wikileaks de los previamente clasificados archivos militares de Guantánamo en el 2011, sobre los cuales trabajé como socio de prensa

Hace más de diez años, el soldado Chelsea Manning, quien se encontraba en Irak como un analista de información, realizó la filtración más grande de la historia de Estados Unidos de documentos gubernamentales clasificados. Estos documentos incluían 482,832 reportes del ejército de las guerras de Afganistán e Irak, 251,286 cables diplomáticos estadounidenses de todo el mundo y archivos militares clasificados relacionados con los prisioneros de la bahía de Guantánamo así como el vídeo “Collateral Murder” (Asesinato Colateral (Subtitulado al español) que mostraba a personal del ejército estadounidense asesinando civiles desde helicópteros y riéndose de eso.

Manning filtró los archivos a Wikileaks, fundada por Julian Assange, que publicó los documentos en el 2010 y 2011. Las últimas publicaciones fueron de los archivos de Guantánamo o Guantánamo Files sobre los cuales trabajé como socio de medios junto con Washington Post, McClatchy, el Daily Telegraph, Der Spiegel, Le Monde, El País, Aftonbladet, La Repubblica y L’Espresso.

Wikileaks comenzó a publicar estos archivos el día de hoy hace nueve años, el 25 de abril del 2011, introducidos por un artículo que escribí acerca de su significado: “Wikileaks revela archivos secretos de todos los prisioneros de Guantánamo” publicado en mi sitio web el mismo día que Wikileaks revela archivos secretos de Guantánamo, expone la política de detención como un constructor de mentiras WikiLeaks Reveals Secret Guantánamo Files, Exposes Detention Policy as a Construct of Lies.

Así como lo expliqué cuando publiqué un artículo hace un año para conmemorar este aniversario, “Los archivos primariamente revelaron la extensión a la cual la supuesta evidencia en Guantánamo consistía ampliamente en declaraciones realizadas por testigos sin credibilidad alguna, que dijeron mentiras acerca de los otros prisioneros, o porque fueron torturados o abusaron de ellos o fueron sobornados con la promesa de mejores condiciones de vida”.

Así como lo expliqué en mi artículo hace un año, había estado trabajando con Wikileaks para la publicación de los archivos por varias semanas. Me contactaron mientras me estaba recuperando de una enfermedad grave pero teníamos que lanzarnos a actuar después de que el Guardian y el New York Times, quienes, irónicamente, habían filtrados los archivos, de repente comenzaron a publicarlos. Todavía me mantengo firme con mi artículo introductorio, que escribí en lo que llamo “unas pocas horas de actividad turbo cargada” después de la media noche del 25 de abril del 2011, cuando recibí de manera inesperada la notificación de la inminente y anticipada publicación de los archivos por parte del Guardian y del New York Times.

Solo una semana después de la publicación de los expedientes, el gobierno estadounidense asesinó a Osama bin Laden, una jugada que parecía haber tenido el papel de desacreditar las revelaciones de los archivos de Guantánamo, ya que se propagó una falsa narrativa originada en la CIA, sosteniendo que fue a través de la tortura, y de la existencia de Guantánamo, que se había podido localizar a bin Laden.

A pesar de mis mejores esfuerzos para exponer la importancia de las revelaciones de los expedientes de Guantánamo a través del análisis de un millón de palabras de 422 archivos prisioneros en más de 34 artículos, nadie en el gobierno de Estados Unidos ha sido jamás encontrado responsable por los crímenes de tortura y de abuso de prisioneros después del 11/9 incluyendo, como revelan de manera impactante los expedientes, en Guantánamo.

En su lugar, Bradley Manning, ahora Chelsea Manning, fue acusada, enjuiciada y encontrada culpable en una corte marcial, dándole una condena de 35 años (perdonada por el ex presidente Obama cuando dejó el poder), mientras que Julian Assange, después de haber sido otorgado su asilo político en la embajada ecuatoriana en Londres por casi siete años, fue arrestado por las autoridades británicas hace poco más de un año, en abril del 2019 y encarcelado en una prisión de máxima seguridad en Belmarsh, en donde permanece hasta el día de hoy, tratando de prevenir que el gobierno del Reino Unido lo extradite a los Estados Unidos para enfrentar cargos de espionaje relacionados a la publicación de documentos filtrados por Manning.

Como he explicado en repetidas ocasiones a lo largo del último año, empezando con una aporte en Facebook y mi artículo Defiende a Julian Assange y a WikiLeaks: la libertad de prensa depende de eso (también aquí, aquí aquí), la idea de enjuiciar a Julian Assange por publicar debería de ser un golpe de miedo en el corazón de quien sea a quien le importa la libertad de prensa y de expresión.

Como lo puse en Facebook, su arresto “debe de ser de gran preocupación para quienes valoran la capacidad de los medios, en países occidentales que dicen respetar la libertad de prensa y de expresión, para publicar la información de crímenes de gobiernos del Occidente que preferirían mantener escondidos”.

También expliqué que “Aquellos que filtraron la información, como Chelsea Manning, quien subsecuentemente fue encarcelada por negarse a testificar en un caso de Gran Jurado en contra de WikiLeaks y fue liberada apenas el mes pasado con una deuda de $256,000 dls. por las indignantes fianzas impuestas, necesitan protección y también aquellos en los medios que ayudan a que la información sea pública; Julian Assange y Wikileaks como muchos de los que trabajamos con ellos en la publicación de documentos, por ejemplo el New York Times y el Guardian, por ejemplo”.

Concluí, en Facebook, diciendo que “si los Estados Unidos tiene éxito en destruir a Julian Assange, ningún periodista, ningún periódico o interlocutor estará a salvo, y podemos, genuinamente, ver el fin de la prensa con todas las ramificaciones que tendrá para nuestra capacidad, en el Occidente, de retar lo que, de otra manera, es un alarmante y arrogante autoritarismo por parte de nuestros gobiernos”.

Desafortunadamente, el gobierno británico no ha mostrado intención alguna de escuchar a los muchos críticos poderosos que piden que la extradición de Assange sea detenida. En cambio, permanece encerrado en Belmarsh en donde sus compañeros de prisión son criminales convictos catalogados como peligrosos y en donde, como en todos lados, tristemente, como en Guantánamo por su puesto, está en riesgo de contagiarse de coronavirus, que está entrando a todas las instalaciones de detención del mundo.

Sumándole a todo, la juez en el caso de extradición está determinada a proceder con la audiencia de extradición del próximo mes, aunque es obvio que todo el sistema de tribuales y testigos simplemente no es viable durante el encierro de coronavirus. Como lo explicó Joseph Farrell, vocero de Wikileaks: “Los abogados de Julian no pueden prepararse de manera adecuada, los testigos no pueden viajar y ni los periodistas ni el público pueden tener acceso libre, adecuado y seguro para la audiencia. La justiciar ni será entregada ni ejercida”. Los abogados de Julian retarán la ultrajante decisión el próximo lunes, pero por ahora, por favor, piensen en Julian Assange y Chelsea Manning y en los prisioneros de Guantánamo en este aniversario.

Para más en el caso de Assange, por favor ve este nuevo vídeo this new publicado por The Intercept con Glenn Greenwald hablando con la “abogada internacional de derechos humanos Jen Robinson, que lleva mucho tiempo representando a Assange en este y otros asuntos legales; y con la reportera del Washington Post Margaret Sullivan, quien es una de las figuras de la prensa mas importantes en denunciar los cargos contra Assange”.


 

¡Hazte voluntario para traducir al español otros artículos como este! manda un correo electrónico a espagnol@worldcantwait.net y escribe "voluntario para traducción" en la línea de memo.

 

¡El mundo no puede esperar!

E-mail: espagnol@worldcantwait.net