worldcantwait.org
ESPAÑOL

Español
English-LA
National World Can't Wait

Pancartas, volantes

Temas

Se alzan las voces

Noticias e infamias

De los organizadores

Sobre nosotros

Declaración
de
misión

El Mundo no Puede Esperar organiza a las personas que viven en Estados Unidos para repudiar y parar el rumbo fascista iniciado durante el régimen de Bush y evidenciado en las ocupaciones asesinas, injustas e ilegítimas de Irak y Afganistán; la “guerra de terror” global de tortura, rendición extraordinaria y espionaje; y la cultura de discriminación, intolerancia y avaricia. A ese rumbo no le darán marcha atrás los líderes que nos instan a buscar puntos en común con fascistas, fanáticos religiosos e imperio. Solo es posible si la población forja una comunidad de resistencia –un movimiento independiente de grandes cantidades de personas—que, actuando en pro de los intereses de la humanidad, pone fin a dichos crímenes y demanda que se procese a los responsables por ellos.



Del directora nacional de El Mundo No Puede Esperar

Debra Sweet


Invitación a traducir al español
(Nuevo)
03-15-11

¡NO MAS!
¡Ningún ser humano es ilegal!

EL Mundo no Puede Esperar exhorta a cada persona a protestar contra las leyes racistas como Arizona SB1070, a desacatarlas y a DESOBEDECERLAS



"¿Por qué hacer una donación a El Mundo No Puede Esperar?"

"Lo que la gente esta diciendo sobre El Mundo No Puede Esperar


FIRME ESTE LLAMADO. DONE PARA SU PUBLICACIÓN INTERNACIONAL. WORLDCANTWAIT.NET

ÚNETE CON: John Cusack • Wallace Shawn • Junot Diaz • Noam Chomsky • Daniel Ellsberg Eve Ensler Dave Eggers • Glenn Greenwald • Paul Haggis • Bianca Jagger • Ariel Dorfman Erica Jong • Michael Moore • Ron Kovic • Moby • Tom Morello • Mark Ruffalo • James Schamus Carl Dix • Oliver Stone • Cindy Sheehan • Cornel West con los abogados de los prisioneros en Guantánamo y muchos otros

Firmar esta declarción

Un Llamado para Cerrar Guantánamo en el 10° Aniversario de la Guerra en Afganistán

Andy Worthington
14 de octubre de 2011

Traducido del inglés por
El Mundo No Puede Esperar
17 de noviembre de 2011

Mientras la guerra en Afganistán comienza su segunda década, las razones para que esto acabe cobran cada vez más urgencia —el costo financiero en destrucción (460 billones de dólares americanos y cada vez más), el costo en vidas humanas (sobre los 1400 dólares americanos en muertes militares y decenas de miles de civiles afganos asesinados) y la inutilidad absoluta de la ocupación misma. Después de haber sacado a la fuerza a al-Qaeda y a los talibanes a los pocos meses del comienzo de la invasión, los militares estadounidenses han estado, durante más de diez años, atascados combatiendo a algunos talibanes reagrupados y a una secuencia de otros afganos “rebeldes”, que combaten para liberar a su país de la ocupación extranjera.

Una cuarta razón, no muy conocida, es que la guerra afgana llevó a la creación de Guantánamo, una prisión anunciada por la administración de Bush como una dependencia tipo calabozo “el peor de los peores”, pero que en realidad es un brutal y fallido experimento, que nunca mantuvo más que un pequeño número de genuinos sospechosos terroristas, pero, que, no obstante, ha probado que resiste ante los llamados de clausura.

Alrededor de tres cuartas partes de los 779 prisioneros que tienen en Guantánamo fueron aprehendidos como resultado de la invasión y ocupación de Afganistán, ya sea en Afganistán mismo o después de cruzar de Afganistán a Pakistán después de la invasión conducida por los estadounidenses, donde las autoridades (hasta e incluso el Presidente Pervez Musharraf) estuvieron en particular interesadas en los pagos generosos ofrecidos por los militares estadounidenses por al-Qaeda y los sospechosos talibanes. Tal como lo admitió el presidente Musharraf en su autobiografía, In the Line of Fire, a cambio de poner en las manos de los estadounidenses más de 369 sospechosos terroristas, “Hemos ganado pagos generosos alcanzando millones de dólares”.

A causa de la arrogancia e incompetencia de la administración de Bush, que incluso involucró un rechazo a investigar a los prisioneros para cerciorarse si eran realmente combatientes o no, muchas personas completamente inocentes terminaron en Guantánamo, como lo hicieron cientos de soldados de infantería de los talibanes —ya sea voluntarios o conscriptos— que fueron disfrazados como parte de una “amenaza terrorista,” privados de sus derechos y sujetos a detenciones abusivas y arbitrarias, aun cuando debieron haber sido capturados como prisioneros de guerra, protegidos de tortura y abusos por la Convención de Ginebra.

171 prisioneros aún están en ese lugar y sólo unas cuantas docenas de ellos están realmente acusados de estar involucradas en terrorismo. Las irregularidades de lo que ocurre con los prisioneros se dan de la siguiente manera:

  • 30 de los reclusos aún se encuentran en aquella prisión porque está aprobada su libertad (“aprobados para ser transferidos” como lo llaman en Guantánamo) pero no pueden regresar de manera segura a sus países de orígenes ni a otros países —incluyendo los estadounidenses— se dice que de alguna manera los llevarán.
  • 58 de los reclusos aún se encuentran en aquella prisión porque son yemenitas, cuya transferencia fue aprobada por un grupo operativo presidencial, pero luego bloqueada a causa de los miedos por la situación de seguridad en Yemen.
  • Otros 46 están en prisión porque se consideran una amenaza pero la evidencia en contra de ellos es demasiado comprometedora para ser usada en un juicio (en otras palabras, la supuesta evidencia es poco confiable y está manchada con tortura o abuso).
  • Otros 36 fueron recomendados por el grupo operativo de revisión de Guantánamo del presidente para hacerles un juicio y tres de ellos han sido enjuiciados y alcanzaron un acuerdo mediante súplica (un prisionero más fue enjuiciado y sentenciado bajo la administración de George W. Bush).

Diez años allí desde el comienzo de la guerra afgana, aquellas personas privadas de libertad en Guantánamo han sido ampliamente olvidadas, mientras el Presidente Obama incurrió en contra de la oposición rígida del Congreso tras su promesa de cerrar la prisión para enero de 2010, y luego fracasó en mantenerse firme, permitiendo que intervinieran legisladores sinvergüenzas. El año pasado, los legisladores incluyeron adquisiciones escandalosas en muchos aspectos de su legislación privando el uso de fondos para comprar una prisión de reemplazo en los EE.UU., privando a cualquier prisionero de ser llevado a los EE.UU por cualquier razón y privando al presidente de liberar a cualquiera sin escrutinio del Congreso.

Ponerle fin a la ocupación de tierras afganas no garantizará la clausura inmediata de Guantánamo. Tampoco les proveerá hogar a estos 30 refugiados (en los EE.UU, si es que no se encuentra otro país), o llevará a la liberación de los yemenitas, o a la liberación de estos prisioneros a pesar de la falta de evidencia en contra de ellos. Que, según parece, sólo sucederá cuando haya voluntad política suficiente, tanto en Afganistán como en el extranjero, para imponer presión sobre el presidente para contraatacar sus críticas y para que haga lo que prometió en su segundo día de mandato —cerrar Guantánamo y acabar con este capítulo sórdido de la historia estadounidense moderna.

*****

A pesar de estos obstáculos considerables para la justicia, que aún presentan el mayor desafío para el pueblo norteamericano, el fin de la guerra afgana sería, aunque no sea para otra cosa, minar las bases en donde se encuentran recluidos los 171 hombres en Guantánamo —la Autorización para el Uso de la Fuerza Militar (AUMF). El documento que estableció la “guerra en el terror” pasó por el Congreso la semana posterior a los ataques del 9/11, la AUMF la autorizó y aún la autoriza el presidente “para usar toda la fuerza necesaria y adecuada en contra de aquellas naciones, organizaciones o personas que él considere que planificaron, autorizaron, se comprometieron o que ayudaron en los ataque terroristas que ocurrieron en 11 de septiembre de 2011”, o a aquellos que los refugiaron.

La cuestión de fondo de la ocupación de Afganistán, de intervenir las líneas telefónicas sin la debida autorización y del supuesto derecho de asesinar a los ciudadanos estadounidenses en el exterior, sin ningún tipo de proceso debido, la AUMF también ha sido usada específicamente para justificar la detención en la “guerra en el terror” desde junio de 2004, cuando lo regulaba la Corte Suprema, en Hamdi v. Rumsfeld, es que el “Congreso clara e inequívocamente ha autorizado la detención” de individuos con el respaldo de la AUMF.

He escrito sobre la AUMF de manera extensiva —lo más reciente hace un mes, en mi artículo, “Después de Diez Años de la ‘Guerra en el Terror’ es Hora de Descartar la Autorización para el Uso de la Fuerza Militar” —en donde señalé que Rep. Barbara Lee, que fue el único miembro del Congreso en oponerse a la AUMF en septiembre de 2001, se opone a esto nuevamente, tratando de persuadir a sus legisladores más jóvenes de descartar esto.

Esta puede ser una causa perdida, pero a medida que el 10° aniversario del inicio de la guerra afgana pasa y el interminable ciclo de noticias se vuelve a repetir, buscando de forma despiadada entregarnos todo el síndrome de déficit de atención, los que queremos ver el cierre de Guantánamo —y que también queremos el fin de la guerra— necesitamos seguir presionando para que esta parte peligrosa e indefinida de la legislación sea abolida.

Como ultimo recordatorio de la importancia de esta causa en particular, recuerden que cuando pensamos en Guantánamo y cuando pensamos en todas las permutaciones de las acutales guerras de los EE.UU —la “guerra en el terror”, la “guerra larga”, la guerra en Afganistán, las detenciones en Bagram y otros sitios, las guerras no declaradas en otros países y los ataques en avión a Pakistán, Yemen y otros lugares — todos se amparan en la existencia de la Autorización para el Uso de la Fuerza Militar.

Andy Worthington es el autor de The Guantánamo Files: The Stories of the 774 Detainees in America’s Illegal Prison (publicada por Pluto Press, distribuida por Macmillan en los EE.UU y disponible desde Amazon —haz click en los siguientes links para US y UK.


 

¡Hazte voluntario para traducir al español otros artículos como este! manda un correo electrónico a espagnol@worldcantwait.net y escribe "voluntario para traducción" en la línea de memo.

 

¡El mundo no puede esperar!

E-mail: espagnol@worldcantwait.net