worldcantwait.org
ESPAÑOL

Español
English-LA
National World Can't Wait

Pancartas, volantes

Temas

Se alzan las voces

Noticias e infamias

De los organizadores

Sobre nosotros

Declaración
de
misión

21 de agosto de 2015

El Mundo no Puede Esperar moviliza a las personas que viven en Estados Unidos a repudiar y parar la guerra contra el mundo y también la represión y la tortura llevadas a cabo por el gobierno estadounidense. Actuamos, sin importar el partido político que esté en el poder, para denunciar los crímenes de nuestro gobierno, sean los crímenes de guerra o la sistemática encarcelación en masas, y para anteponer la humanidad y el planeta.



Del directora nacional de El Mundo No Puede Esperar

Debra Sweet


Invitación a traducir al español
(Nuevo)
03-15-11

¡NO MAS!
¡Ningún ser humano es ilegal!

EL Mundo no Puede Esperar exhorta a cada persona a protestar contra las leyes racistas como Arizona SB1070, a desacatarlas y a DESOBEDECERLAS



"¿Por qué hacer una donación a El Mundo No Puede Esperar?"

"Lo que la gente esta diciendo sobre El Mundo No Puede Esperar


FIRME ESTE LLAMADO. DONE PARA SU PUBLICACIÓN INTERNACIONAL. WORLDCANTWAIT.NET

ÚNETE CON: John Cusack • Wallace Shawn • Junot Diaz • Noam Chomsky • Daniel Ellsberg Eve Ensler Dave Eggers • Glenn Greenwald • Paul Haggis • Bianca Jagger • Ariel Dorfman Erica Jong • Michael Moore • Ron Kovic • Moby • Tom Morello • Mark Ruffalo • James Schamus Carl Dix • Oliver Stone • Cindy Sheehan • Cornel West con los abogados de los prisioneros en Guantánamo y muchos otros

Firmar esta declarción

“The Mauritanian” captura perfectamente los horrores de Guantánamo y del programa estadounidense de tortura

11 de febrero de 2021
Andy Worthington

Traducido del inglés para El Mundo no Puede Esperar 19 de febrero de 2021


La cajita de regalos de la proyección en línea de “The Mauritanian” a la que fui invitado el pasado viernes 5 de febrero del 2021.

El viernes pasado tuve el privilegio de ser invitado a una proyección pre estreno en línea de “The Mauritanian”, una nueva película acerca del ex prisionero de Guantánamo y víctima de tortura Mohamedou Ould Slahi (también conocido como Salahi), basada en su libro superventas Guantánamo Diary, que no podría recomendar más.

El actor francés Tahar Rahim brilla como Mohamedou, capturando su mente hábil y también algo de su gentil carisma, admirablemente apoyado por sus abogados Nancy Holllander (Jodie Foster) y Teri Duncan (de hecho, es un personaje representando a dos abogados, Shailene Woodley), con Benedict Cumberbatch como el teniente coronel Stuart Couch, el fiscal militar de Mohamedou, que renunció cuando descubrió que había sido torturado y cómo la única evidencia en su contra consistía en declaraciones que hizo como resultado de ser torturado.

El guión fue escrito por Michael Bronner (como M. B. Traven), trabajado con el dúo de escritores Rory Haines y Sohrab Noshirvani, el director fue Kevin Macdonald y todos los involucrados serán elogiados por crear un film que le hace justicia a la historia de Mohamedou y estoy agradecido con Nancy Hollander por haber, específicamente, incluido una foto suya con un póster de “Close Guantánamo” en los créditos finales que le tomé en abril del 2016 en una junta parlamentaria para Mohamedou en Londres.

El tráiler está abajo, vía YouTube.

Desde que se publicó Guantánamo Diary en enero del 2015, fue obvio que iba a ser candidato para una película que expondría el horror de Guantánamo y del programa de tortura post 11/9. En común con otros prisioneros que han escrito libros, Mohamedou fue inteligente y articulado, pero también tiene un agudo sentido del humor y, de manera más notable, una extraordinaria falta de amargura en relación a cómo fue tratado.

Su historia también tocó elementos claves de la “guerra contra el terror”: cómo las autoridades estadounidenses secuestraron y torturaron individuos basados meramente en suposiciones y seguido como resultado de confesiones sospechosas hechas por otros individuos detenidos y víctimas de tortura; y cómo, en Guantánamo, la ley estaba muy, sino completamente, lejos de alcance y la posición determinada de las autoridades fue detener a la gente indefinidamente sin cargos ni juicio.

En el caso de Mohamedou, se convirtió en sospechoso porque, de joven, en los 90, viajó a Afganistán y juró alianza con al-Qaeda y porque su primo Mafouz Ould al-Walid (aka Abu Hafs al-Mauritani) había sido consejero espiritual de al-Qaeda y le llamó por teléfono a Mohamedou desde un teléfono satelital que rastreado a Osama bin Laden. Además, mientras vivía en Alemania, en una ocasión, conoció algunos de los secuestradores del 11/9 y, mientras vivía en Canadá, fue a la mezquita que también frecuentaba Ahmed Ressam, arrestado posteriormente y encarcelado por estar supuestamente involucrado en ‘Millennium Plot’ el para bombardear el aeropuerto internacional de Los Ángeles.

El sospechar, sin embargo, no es lo mismo que tener pruebas, aunque desgraciadamente, en la “guerra contra el terror” el hecho de que Mohamedou se haya negado a confesar sus crímenes inventados, llevó a las autoridades a someterlo a un espantoso programa de tortura, específicamente aprobado por el secretario de la defensa Donald Rumsfeld de mayo a agosto del 2003, cuando fue víctima de aislamiento prologando y privación de sueño, el uso extremo de temperaturas, violencia física y humillación sexual.

El final de este periodo, las autoridades le dijeron que su madre sería llevada a Guantánamo, en donde sería abusada sexualmente y también le cubrieron los ojos, lo llevaron al mar en un barco y le hicieron una ejecución falsa. Eventualmente, roto por la tortura, Mohamedou firmó una confesión falsa, se convirtió en informante y fue recompensado con estar con otro informante en un espacio separado del resto de la población de la prisión, en donde les permitían tener un jardín pequeño en donde, irónicamente, le permitieron escribir sus experiencias, que eventualmente, después de años de discusión con las autoridades, se convirtieron en Guantánamo Diary.

Y, sin embargo, como fue explicado al editor de Slahi Larry Siems en una entrevista en el 2013, por el coronel Morris Davis, ex fiscal en jefe del sistema de comisiones militares (que también renunció en protesta por la tortura), el supuesto caso contra Slahi nunca fue respaldad por algo que pareciera evidencia. “Me recuerda a Forrest Gump”, dijo Davis, “en el sentido en el que hubo muchos eventos notorios en la historia de al-Qaeda y de terrorismo y ahí estaba Slahi de alguna manera escondido en el fondo. Estuvo en Alemania, Canadá, distintos lugares que parecían sospechosos y eso causó que ellos creyeran que era un pez gordo, pero luego, cuando realizaron el esfuerzo de investigar, no fue lo que descubrieron”.

En marzo del 2010, en el Tribunal de Distrito en Washington D.C, el juez James Robertson tampoco estaba convencido de los alegatos del gobierno y le otorgó la petición de habeas corpus a Mohamedou y dando su opinión, “las asociaciones solas no son suficiente…para una detención ilegal”.

Como expliqué en su momento:

    Aunque lo aceptó, como admitió el mismo Salahi, que “había viajado a Afganistán a principios de 1990 para la yihad en contra de los comunistas y que juró lealtad a al-Qaeda”, también, en esencia, aceptó la aserción de Salahi que “su asociación con al-Qaeda terminó en 1992 y que, aunque se mantuvo en contacto con miembros que conoció, no hizo nada para ellos después de eso”. Esto fue en marcado contraste con el alegato del gobierno de que “estaba tan conectado a al-Qaeda por una década comenzando en 1990 que debe de haber sido ‘parte de’ al-Qaeda al momento de su captura”.

Como también expliqué, el fallo contenía concesiones importantes por parte del gobierno:

    La primera es que, a pesar de que Salahi fue originalmente incautado en conexión con el frustrado “Millenium Plot” de Ahmed Ressam, el gobierno ahora “no alega que Salahi participó en la conspiración”. Segunda, todavía más extraordinaria, dado que Salahi había sido vendido al público por años, es que el gobierno ahora “reconoce que probablemente ni siquiera sabía de los ataques del 11/9”.

A pesar de la victoria de Mohamedou, sin embargo, el gobierno de Obama apeló y su exitosa habeas corpus fue revocada en noviembre del 2010 y fue enviada de vuelta al tribunal bajo para reconsiderarse, aunque eso jamás sucedió.

En lugar de eso, tuvo que esperar hasta el 2016 para que le dieran la oportunidad de persuadir al panel de oficiales de inteligencia militar del Juntas de revisión periódica, un tipo de proceso de libertad condicional establecido por el presidente Obama, que no representaba una amenaza para los Estados Unidos y que era seguro dejarlo ir. En octubre del 2016, casi 14 años después de ser secuestrado, después de entregarse de manera voluntaria a las autoridades mauritanas, Mohamedou fue liberado en Mauritania, como hombre libre, aunque desde entonces ha luchador por tener su pasaporte y viajar al extranjero sigue siendo un problema.

“The Mauritanian” tiene un estreno limitado mañana en los Estados Unidos y después será en línea. De verdad espero que puedas verlo, porque, para reiterar, brilla una luz sobre evasión vergonzosa de Estados Unidos post 11/9 de la justicia y, crucialmente, de las maneras en las que secuestrar y torturar se basaron en nada más que sospechas o rumores o declaraciones realizadas por otros individuos torturados (que eran, obviamente, inherentemente poco fiables); y cómo, en Guantánamo en particular, este punto de vista sin evidencia continua involucrando el encarcelamiento sin cargos ni juicio para la mayoría de los 40 hombres todavía detenidos ahí, yo puedo solo esperar que “The Mauritanian” pueda contribuir al cierre de la prisión.


 

¡Hazte voluntario para traducir al español otros artículos como este! manda un correo electrónico a espagnol@worldcantwait.net y escribe "voluntario para traducción" en la línea de memo.

 

¡El mundo no puede esperar!

E-mail: espagnol@worldcantwait.net