worldcantwait.org
ESPAÑOL

Español
English-LA
National World Can't Wait

Pancartas, volantes

Temas

Se alzan las voces

Noticias e infamias

De los organizadores

Sobre nosotros

Declaración
de
misión

El Mundo no Puede Esperar organiza a las personas que viven en Estados Unidos para repudiar y parar el rumbo fascista iniciado durante el régimen de Bush y evidenciado en las ocupaciones asesinas, injustas e ilegítimas de Irak y Afganistán; la “guerra de terror” global de tortura, rendición extraordinaria y espionaje; y la cultura de discriminación, intolerancia y avaricia. A ese rumbo no le darán marcha atrás los líderes que nos instan a buscar puntos en común con fascistas, fanáticos religiosos e imperio. Solo es posible si la población forja una comunidad de resistencia –un movimiento independiente de grandes cantidades de personas—que, actuando en pro de los intereses de la humanidad, pone fin a dichos crímenes y demanda que se procese a los responsables por ellos.



Del directora nacional de El Mundo No Puede Esperar

Debra Sweet


Invitación a traducir al español
(Nuevo)
03-15-11

¡NO MAS!
¡Ningún ser humano es ilegal!

EL Mundo no Puede Esperar exhorta a cada persona a protestar contra las leyes racistas como Arizona SB1070, a desacatarlas y a DESOBEDECERLAS



"¿Por qué hacer una donación a El Mundo No Puede Esperar?"

"Lo que la gente esta diciendo sobre El Mundo No Puede Esperar


FIRME ESTE LLAMADO. DONE PARA SU PUBLICACIÓN INTERNACIONAL. WORLDCANTWAIT.NET

ÚNETE CON: John Cusack • Wallace Shawn • Junot Diaz • Noam Chomsky • Daniel Ellsberg Eve Ensler Dave Eggers • Glenn Greenwald • Paul Haggis • Bianca Jagger • Ariel Dorfman Erica Jong • Michael Moore • Ron Kovic • Moby • Tom Morello • Mark Ruffalo • James Schamus Carl Dix • Oliver Stone • Cindy Sheehan • Cornel West con los abogados de los prisioneros en Guantánamo y muchos otros

Firmar esta declarción

La “suciedad” de la guerra con drones estadounidense

Debra Sweet | 23 de octubre de 2013

Traducido de inglés por El Mundo no Puede Esperar 14 de diciembre de 2013

Cai 5 años después de aumento en los EE.UU., decretado por el gobierno Obama, del asesinato selectivo con drones de personas (han muerto miles de peronas), las Naciones Unidas, o mejor dicho, el relator especial Ben Emmerson, ha publicado un informe en el que se dice que esos ataques con drones de los EE.UU. han matado a cientos de civiles y que deberían ser llevados a cabo de acuerdo a la ley internacional.

Cualquier persona que busque una condena de lo absolutamente catastrófico que es para los EE.UU. usar robots asesinos dirigidos a 8.000 millas de distancia, atacando a personas sobre la base de patrones de comportamiento (un ataque de drone por “señales”) y sobre la orden del presidente, leerá esto y se enfurecerá. Las historias personales de los familiares de las personas eliminadas en cuestión de segundos, de las que solo quedaron unas partes que pudieran ser enterradas, golpean nuestras conciencias como solo lo hacen los crímenes de guerra. Pero digamos la verdad y llamémosles crímenes de guerra, y no solo pidamos “responsanbilidades”.

Junto a las Naciones Unidas, en la crítica a los ataques con drones están, de momento, Amnistía Internacional (“Will I Be Next?” –“¿Seré yo el siguiente?”- ) y Human Rights Watch, ("Between a Drone and al Qaeda”- “Entre un drone y al Qaeda”-), que aportaron sus propios informes esta semana. Estos informes salen justo antes del debate en Naciones Unidas del viernes 25 de octubre sobre el uso de drones, y de la visita del Primer Ministro pakistaní Sharif, que le ha peddio hoy a Obama que termine con los ataques con drones en Paquistán, a la vez que le pedía, sin duda, más apoyo militar.

Kevin Gosztota describe el informe de Amnistía en Drone Victims Recount Horror of Follow-Up Strikes Launched Against People Rescuing Wounded.(“Las víctimas de los drones cuentan el horror de lo ataques a las personas que estaban ayudando a los heridos de un ataque anterior”). Estos informes y un documental están comenzando a mostrarnos a las víctimas. Vean Wounds of Waziristan (“Heridas de Wazirisán”) de Madiha Tahir y la película de Robert Greenwald/Brave New Films Living Under Drones (“Viviendo bajo los drones”).

Estoy de acuerdo con David Swanson que escribió hoy en Legalizan nuevo tipo de guerra:

    Human Rights Watch estudió seis asesinatos mediante drones en Yemen y concluyó que dos eran ilegales y cuatro podrían serlo. El grupo quiere que el presidente Obama explique cuál es la ley (ya que nadie más puede hacerlo), quiere que cumpla con ella (sea cual sea), quiere que se compense a los civiles (si alguien puede estar de acuerdo en quiénes son los civiles y si realmente se puede compensar a la gente por el asesinato de sus seres queridos), y quiere que el gobierno de EE.UU. se autoinvestigue. De alguna manera no se menciona la noción de que se inicien procedimientos judiciales por esos crímenes.

Hay más pruebas claras, aportadas por Brandon Bryant, de la “suciedad” de la guerra con drones. Se trata del antiguo piloto de drones de las Fuerzas Aéreas estadounidenses que abandonó su puesto en 2001 tras casi 6 años en equipos que llevaban a cabo asesinatos selectivos y vigilancia en Afganistán e Irak, la mayoría de ellos desde consolas de control de drones en bases estadounidenses. Se le dijo que durante sus 6.000 horas de vuelo, eliminó a 1.626 objetivos, lo que le “revolvió el estómago”. En una entrevista publicada hoy en la revista GQ por Matthew Power, Confessions of a Drone Warrior (Confesiones de un guerrero de los drones), dice:

    En los primeros meses Bryant se había visto arrastrado por la emoción del Gran Juego cuando alguien en su escuadrón hacía “alucinantemente buenos disparos, situaciones en las que aquellas personas eran chicos malos y tenían que ser eliminados”. Pero poco a poco creció en su interior una gran duda. A menudo pensaba en cómo sería la vida en aquellos pueblos donde se lanzaban los Predators como buitres sobre la carroña. ¿Cómo se sentiría él viviendo bajo la sombra de la vigilancia robótica? “Fatal”, dice ahora.

CNN informa que:

    Bryant dice que durante su época vigilando las cámaras de los drones y centrado en su sistema láser de focalización, se volvió insensible y hacía su trabajo como un “zombi”. Cuando abandonó las Fuerzas Aéreas en la primavera del 2011, después de casi 6 años, rechazó un bono de 109.000 dólares para continuar manejando drones.

Algunos niños heridos por ataques de drones estarán en el Congreso el martes 29 de octubre contando sus historias, aunque Shazad Akbar, su abogado, no ha recibido la visa para entrar en los EE.UU. Tenemos que ver que ocurre con sus testimonios, que espero que lleguen a los que vivimos aquí, pues si no se perderán en el Congreso, entre los demócratas y los republicanos, que solo se deleitan en sus guerras sucias.

Escuché a David Swanson en NYC el miércoles, donde dijo:

    El problema principal con los drones armados es que las armas matan a gente. Y la matan de una forma que a muchos observadores les parece mucho más censurable que otras formas militares de matar, tales como el asesinato por bombardeos indiscriminados o artillería o infantería o el lanzamiento de fósforo blanco sobre personas. Cuando el presidente Obama mire la lista de hombres, mujeres y niños en la terrorífica reunión del martes, y elija a los que va a asesinar, junto con los que ya ha asesinado, podremos o no llamarlo guerra, pero esto empieza a parecerle a mucha gente como simples asesinatos.

Asesinatos llevados a cabo por un sistema asesino.

Debra Sweet es la directora de El Mundo no Puede Esperar y escribe en debra.worldcantwait.net (en ingés) y Escritos del Debra Sweet (en español)


 

¡Hazte voluntario para traducir al español otros artículos como este! manda un correo electrónico a espagnol@worldcantwait.net y escribe "voluntario para traducción" en la línea de memo.

 

¡El mundo no puede esperar!

E-mail: espagnol@worldcantwait.net