worldcantwait.org
ESPAÑOL

Español
English-LA
National World Can't Wait

Pancartas, volantes

Temas

Se alzan las voces

Noticias e infamias

De los organizadores

Sobre nosotros

Declaración
de
misión

21 de agosto de 2015

El Mundo no Puede Esperar moviliza a las personas que viven en Estados Unidos a repudiar y parar la guerra contra el mundo y también la represión y la tortura llevadas a cabo por el gobierno estadounidense. Actuamos, sin importar el partido político que esté en el poder, para denunciar los crímenes de nuestro gobierno, sean los crímenes de guerra o la sistemática encarcelación en masas, y para anteponer la humanidad y el planeta.



Del directora nacional de El Mundo No Puede Esperar

Debra Sweet


Invitación a traducir al español
(Nuevo)
03-15-11

¡NO MAS!
¡Ningún ser humano es ilegal!

EL Mundo no Puede Esperar exhorta a cada persona a protestar contra las leyes racistas como Arizona SB1070, a desacatarlas y a DESOBEDECERLAS



"¿Por qué hacer una donación a El Mundo No Puede Esperar?"

"Lo que la gente esta diciendo sobre El Mundo No Puede Esperar


FIRME ESTE LLAMADO. DONE PARA SU PUBLICACIÓN INTERNACIONAL. WORLDCANTWAIT.NET

ÚNETE CON: John Cusack • Wallace Shawn • Junot Diaz • Noam Chomsky • Daniel Ellsberg Eve Ensler Dave Eggers • Glenn Greenwald • Paul Haggis • Bianca Jagger • Ariel Dorfman Erica Jong • Michael Moore • Ron Kovic • Moby • Tom Morello • Mark Ruffalo • James Schamus Carl Dix • Oliver Stone • Cindy Sheehan • Cornel West con los abogados de los prisioneros en Guantánamo y muchos otros

Firmar esta declarción

Asadullah Haroon Gul: el huelguista de hambre afgano olvidado en Guantánamo

20 de octubre de 2020
Andy Worthington

Traducido del inglés por El Mundo No Puede Esperar 1 de noviembre de 2020


Sehar Bibi, la madre del prisionero Asadullah Haroon Gul, en el campo de refugiados en Peshawar en donde ella vive con la esposa e hija de su hijo y otros miembros de la familia. Gul ha estado detenido en Guantánamo, sin cargo ni juicio, desde el 2007. (Fotografía de AFP/Abdul Majeed).

Los lectores regulares recordarán la triste historia de Asadullah Haroon Gul, uno de los últimos dos afganos, entre los 40 hombres todavía detenidos en la bahía de Guantánamo. En correspondencia desde Guantánamo, este año, Gul ha escrito acerca del coronavirus, acerca de no ser un “detenidos de valor”, acerca del asesinato de George Floyd por parte de la policía y del movimiento resurgió de Black Lives Matter.

Como parece abundantemente claro, para todos excepto para sus captores, Gul, uno de los últimos en llegar a Guantánamo, en junio del 2007, es un prisionero fundamentalmente insignificante cuyo encarcelamiento no tiene sentido. Estados Unidos ha alegado de manera nebulosa, que estuvo involucrado con Hezb-e-Islami Gulbuddin (HIG), guiado por el caudillo Gulbuddin Hekmatyar, quien apoyara a al-Qaeda al momento de la invasión americana. Sin embargo, como expliqué el pasado mes de julio, ”Gul claramente no tenía una conexión significativa con HIG, se extiende únicamente a haber vivido con su esposa y familia en un campo de refugiados de HIG, pero, así como muchos de los casos de identidad equivocada en Guantánamo, a las autoridades estadounidenses no les importa.

Para echarle limón a la herida, el status de Hekmatyar cambió. Llegó a un acuerdo de paz con el presidente afgano Ashraf Ghani y al comienzo de este año un ex detenido en Guantánamo asociado con HIG, Hamidullah, fue repatriado a los Emiratos Árabes Unidos en donde había sido enviado con otros afganos en el 2016 pero, por el acuerdo, seguramente socavó cualquier esfuerzo por parte de Estados Unidos para decir que Gul todavía debería de estar detenido.

Más allá, como expliqué en abril, también pasó los primeros nueve años de su encarcelamiento sin ningún tipo de representación legal “hasta que finalmente aseguró una abogada, Shelby Sullivan Bennis de Reprieve, quien lo describe como un “hombre joven de ojos brillantes y platicador”, después de haberse reunido con él para intentar ayudarlo a prepararse para su Junta de Revisión Periódica (Periodic Review Board "PBR" sus siglas en inglés), un sistema tipo libertad condicional establecido por el presidente Obama, que ha negado, desafortunada y repetidamente, una recomendación de liberación, aunque Sullivan Bennis le dijo al junta que “habiendo completado un programa universitario de dos años en economía y con cinco idiomas, Haroon es más capaz que la mayoría de comenzar una vida productiva y pacífica con su liberación. No quiere otra cosa más que regresar a su esposa y su hija, con quienes tiene una enorme culpa por haberlas dejado a defenderse por sí solas”.

En julio, Gul le notificó al mundo, a través de un artículo publicado en el sitio web de Common Dreams, que estaba en huelga de hambre y que pesaba solo 115 libras (aproximadamente 57 kilos). “Ahora soy un experto en huelgas de hambre”, escribió. “He estado así por casi nueve semanas y he perdido 30 libras (15 kilos). Ahora peso 115 libras - lo verifiqué ésta mañana”.

Añadió que “Los primeros tres días fueron difíciles, pero después de eso mi estómago se encogió y dejé de tener hambre. Bebo agua, pues de otro modo moriría muy pronto, aunque tampoco siento sed, sí me siento muy débil”.

Como también explicó “el nuevo oficial médico en jefe, es un hombre decente y dice entender. Me pregunta si voy a hacerme daño a mí mismo o a alguien más. Contesto, “No, es una protesta pacífica. “Dame libertad o dame muerte.” Este principio es muy importante para mí. No quiero sentarme pacientemente en mi celda hasta que muera aquí. No quiero morir aquí en lo absoluto, pero tengo que hacer algo. Aprendí un dicho en Inglés: el mundo es un mundo donde perro come perro” Por ahora, el caníbal soy yo, pues mi cuerpo se come a sí mismo. No tiene a dónde más recurrir para nutrirse”.

También dijo que “tengo pesadillas. Se repiten y se repiten. Estoy en un área muy sucia. Estoy descalzo tratando de no pisar el suelo lleno de heces, que resultan ser minas de campo. A veces hay serpientes y debo abrirme camino entre ellas. Me despierto de golpe, sintiendo frío y con el corazón palpitando rápido. Trato de evadir pisarla, descalzo, heces, aunque resulta ser un campo minado. A veces hay serpientes y debo encontrar un camino para pasar a través de ellas. Si llego a las 110 libras, tal vez empiecen a alimentarme por la fuerza. Ya me lo hicieron en el 2013. Te obligan a beber líquidos nutrientes. Los guardias más amables, te permiten beberlo frente a ellos. Pero normalmente, te insertan un tubo en la nariz para introducir el líquido. Es muy doloroso, cuando entra, sientes que debes vomitar y sacar eso inmediatamente en medio de una desesperación terrible .Es más doloroso para mí que cuando me tiraron del autobús y se me rompieron los huesos. Y esto es cada día. Debe tardar una hora y media, pero hacen trampa y lo aplican más rápido, lo que es más doloroso. Durante este proceso, te atan fuertemente a la silla de tortura”.

También dijo “Estoy preparado para morir si a eso llego. Miro hacia adelante y sólo veo sufrimiento. ¿Para qué quiero salud, si no puedo ir a casa? Mi hija tenía tres meses la última vez que la vi. Ahora tiene 13 y crece sin su padre en un centro de refugiados, donde han cerrado la escuela por cinco meses a causa del virus. Si estuviera con ella, podría enseñarle, incluso podría enseñarle inglés, que he aprendido aquí en Guantánamo. No estoy en huelga de hambre para “molestar” a la administración militar. Después de 13 años detenidos sin juicio es la única forma de protesta que me queda, la única forma de proclamar mi humanidad. Guantánamo te despoja de todo derecho humano, excepto el de vivir. Tal vez, mientras mi vida se desvanece, los Estados Unidos sean, por lo menos, confrontados sobre la inútil crueldad de mantenerme aquí”.

La semana pasada, la petición de Gul fue publicitada una vez más, gracias a la AFP agencia de noticias reportando desde el campo de refugiados Shamshatu cerca de la ciudad de Pechacar, al norte de Paquistán en donde su madre, Sehar Bibi dijo “A nadie le molesta que mi hijo siga en la base de Guantánamo. Todos los demás prisioneros han sido liberados, pero él sigue allí. Ya no tengo más paciencia. He perdido la razón”.

Como lo describió la familia: “Gul estaba trabajando como un comerciante viajando entre Pechacar y Jalalabad, al este de Afganistán, cuando fue arrestado en el 2006 en una trampa que su familia dice ser para recompensa de combatientes”.

Como remarcó la AFP, que el gobierno estadounidense “haya presionado para terminar su largo conflicto militar en Afganistán hizo que su encarcelamiento fuera todavía más difícil de aceptar para su familia aceptarlo”. Como parte de las negociaciones entre los Estado Unidos y los talibanes en Doha, “Estados Unidos presionó a las autoridades afganas a liberar a miles de combatientes incluidos varios que estaban detrás de ataques a extranjeros”. Y, sin embargo, como fue explicado por Clive Stafford Smith, el fundador de la ONG Reprieve, quien representa a Gul, aunque el gobierno estadounidense “insiste en que los afganos deberían liberar a 5000 talibanes, ellos no han liberado a este afgano sin valor de Guantánamo”.

Stafford Smith añadió que “lo que me parece psicológicamente más difícil es que sea un don nadie y que esté todavía, al azar, ahí”.

Abordando las razones que dan los Estados Unidos para el encarcelamiento de Gul, Kate Clark, co directora de la Red de Análisis de Afganistán, dijo que eraba claro que “él no era una figura terrorista significativa”. Explicó que los alegatos en su contra, que “inicialmente fueron mantenidos secretos hasta que fueron revelados por WikiLeaks” en el 2011, “se basaron en chismes”. Añadió que, “sea lo que sea que pienses de Guantánamo, él no es suficientemente importante para estar ahí…si era algo, era más bien un jugador”.

Con dos semanas antes de las elecciones presidenciales estadounidenses, todos los que se oponen a la continua existencia de Guantánamo, deben fervientemente esperar que Donald Trump deje de ser presidente para que la liberación de los prisioneros insignificantes como Asadullah Haroon Gu pueda reanudarse.

En casi cuatro años de esta horrible presidencia, Trump ha sellado de manera efectiva a Guantánamo, negándose a incluso contemplar el considerar si es o no aceptable que cuarenta hombres sigan detenidos ahí, solo nueve están enfrentando o han enfrentado juicios, 31 aparentemente están consignados a encarcelamiento indefinido sin cargos ni juicio aunque cinco de ellos fueron unánimemente aprobados para liberación por el proceso de revisión de alto nivel del gobierno bajo el ex presidente Obama y la única justificación para el encarcelamiento de los otros 26 es el proceso de Juntas de Revisión Periódica que se ha desacreditado tanto bajo Trump y que los prisioneros lo están boicoteando.

“Hago muchas cosas para cooperar con los estadounidenses, pero aun así no están felices”, dijo Gul en una declaración dada por Stafford Smith con la AFP en la que dice que “en los video chats facilitados por la Cruz Roja, la familia de Haroon ha notado cambios en su apariencia física y hábitos de lenguaje” después de su más reciente huelga de hambre.

“Yo pesaba 175 libras y ahora peso solo 110”, dijo en una declaración. “Por lo menos 65 libras más han escapado de Guantánamo”.


 

¡Hazte voluntario para traducir al español otros artículos como este! manda un correo electrónico a espagnol@worldcantwait.net y escribe "voluntario para traducción" en la línea de memo.

 

¡El mundo no puede esperar!

E-mail: espagnol@worldcantwait.net