worldcantwait.org
ESPAÑOL

Español
English-LA
National World Can't Wait

Pancartas, volantes

Temas

Se alzan las voces

Noticias e infamias

De los organizadores

Sobre nosotros

Declaración
de
misión

21 de agosto de 2015

El Mundo no Puede Esperar moviliza a las personas que viven en Estados Unidos a repudiar y parar la guerra contra el mundo y también la represión y la tortura llevadas a cabo por el gobierno estadounidense. Actuamos, sin importar el partido político que esté en el poder, para denunciar los crímenes de nuestro gobierno, sean los crímenes de guerra o la sistemática encarcelación en masas, y para anteponer la humanidad y el planeta.



Del directora nacional de El Mundo No Puede Esperar

Debra Sweet


Invitación a traducir al español
(Nuevo)
03-15-11

¡NO MAS!
¡Ningún ser humano es ilegal!

EL Mundo no Puede Esperar exhorta a cada persona a protestar contra las leyes racistas como Arizona SB1070, a desacatarlas y a DESOBEDECERLAS



"¿Por qué hacer una donación a El Mundo No Puede Esperar?"

"Lo que la gente esta diciendo sobre El Mundo No Puede Esperar


FIRME ESTE LLAMADO. DONE PARA SU PUBLICACIÓN INTERNACIONAL. WORLDCANTWAIT.NET

ÚNETE CON: John Cusack • Wallace Shawn • Junot Diaz • Noam Chomsky • Daniel Ellsberg Eve Ensler Dave Eggers • Glenn Greenwald • Paul Haggis • Bianca Jagger • Ariel Dorfman Erica Jong • Michael Moore • Ron Kovic • Moby • Tom Morello • Mark Ruffalo • James Schamus Carl Dix • Oliver Stone • Cindy Sheehan • Cornel West con los abogados de los prisioneros en Guantánamo y muchos otros

Firmar esta declarción

El ejército estadounidense cerró el Campamento 7, el bloque de “detenidos de alto valor” de la prisión de Guantánamo y los mueve al Campamento 5

Andy Worthington | 8 de abril, 2021

Traducido del inglés para El Mundo no Puede Esperar 14 de abril de 2021


En noticias de Guantánamo, el ejército anunció el día de ayer que había cerrado el Campamento 7, el bloque secreto de la prisión en donde Khalid Sheikh Mohammed y otros llamados “detenidos de alto valor” han estado detenidos desde su llegada a Guantánamo provenientes de “sitios negros” de la CIA en septiembre del 2006 y ha movido a los prisioneros al Campamento 5.

Inspirado en una prisión de máxima seguridad en Terre Haute, Indiana, Campamento 5, que costó $17.5 millones, abrió en el 2004 y tiene muros sólidos, celdas aisladas en donde están detenidos prisioneros a los que se refieren como “no cooperativos”. Mientras disminuyó la población, fue cerrado, en septiembre del 2016 y los prisioneros que quedaban fueron llevados al Campamento 6 que opera desde el 2006 e incluye un área común.

Campamento 7, que costó $17 millones, también fue construido en el 2004. De dos pisos de altura, fue inspirado en una prisión de máxima seguridad en Bunker Hill, Indiana y, como explicó Carol Rosenberg ayer en el New York Times, tenía “una modesta clínica de salud para los detenidos y un ala psiquiátrica con una celda acolchonada pero ninguna capacidad de cuidados paliativos o de término de vida fue planeada por el Pentágono”.

Rosenberg añadió que fue “diseñado para mantener confinados a los prisioneros en sus celdas excepto cuando los guardias los movían a regaderas individuales, jaulas al exterior que serían como patios de recreación o a otra celda en donde un solo cautivo podía sentarse en un silla reclinable, encadenado al piso, para ver televisión”.

También explicó que “al segregar a los prisioneros, bajo la vigilancia de una unidad de guardias especial llamada Equipo de Trabajo Platinum, las agencias de inteligencia podían monitorear estrictamente y controlar sus comunicaciones y prevenir que divulgaran lo que les había pasado. Los abogados defensores que tuvieron eventual acceso a estos hombres fueron obligados por autorizaciones de seguridad a mantener sus conversaciones como clasificadas, incluyendo las mociones de tribunales que acusan a agentes gubernamentales de tortura patrocinada por el Estado”.

También explicó que “el Campamento 7 fue por mucho tiempo el sitio más clandestino de Guantánamo. El Pentágono se reusó a decir a decir su costo, el contratista que lo construyó y cuándo. Los reporteros no tenían permitido verlo, los abogados necesitaban obtener una orden del tribunal para visitar y su ubicación estaba considerada como clasificada, aunque algunas fuentes lo apuntaban en el mapa satelital de la base”.

Las condiciones del Campamento 7 fueron robustamente criticadas en una carta de febrero del 2012 a William K. Lietzau, oficial senior responsable de la política de detenidos en el Pentágono, que estaba escrita por los abogados de seis “detenidos de alto valor” Khalid Sheikh Mohammed, Ammar al-Baluchi, Mustafa al-Hawsawi, Ramzi bin al-Shibh y Walid bin Attash (todos acusados de estar involucrados con los ataques del 11/9) y Abu Faraj al-Libi, arrestado en Paquistán en mayo del 2005, que no ha sido acusado de algún delito.

En el New York Times, Charlie Savage mencionó que la carta argumentaba que “las condiciones del Campamento 7 se quedaban cortas de las garantías mínimas de tratamiento humano bajo la Convención de Ginebra”, añadiendo que los abogados “pidieron que la carta fuera tratada como un reporte de una “posible violación de la ley de guerra” que requiere que su alegato sea investigado”.

A pesar de esto, el Campamento 7 continuó siendo usado para los “detenidos de alto valor” y no fue hasta la presidencia de Donald Trump que un “plan para consolidar a los prisioneros fue armado”, debido a las continuas fallas estructurales del Campamento 7. Rosenberg lo describió como “aguas residuales a través de los niveles, la luz a veces se iba y algunas puertas no cerraban en el sitio. La situación empeoró en el verano a pesar de la pandemia de coronavirus porque era difícil llevar a los contratistas y escatimar partes”.

El ejército describió el movimiento de Campamento 7 a Campamento 5 como, en las palabras de Rosenberg “una consolidación de operaciones de detención que pudo recortar costos y reducir el número de tropas” en Guantánamo y el mayor Gregory J. McElwain, vocero del Comando del Sur, que supervisa la prisión, lo llamó “una decisión fiscalmente responsable” cuya planeación “involucró a todas las organizaciones relevantes para incluir a la comunidad de inteligencia”.

Incluso James Connell, uno de los abogados defensores de Ammar al-Baluchi, quien está normalmente y, completamente entendible, criticando las condiciones bajo las cuales su cliente está detenido, dijo que el movimiento “suena como una solución a la caída del Campamento 7”.

Rosenberg procede a explicar que el “Campamento 7 funcionó bajo un memo de acuerdo  del 2006 entre Donald H. Rumsfeld y Michael V. Hayden, el secretario de defensa y director de la CIA en ese entonces”, aunque añadió que “no fue inmediatamente conocido el domingo si se llegó a un nuevo acuerdo o el Viejo fue disuelto”.

Lo que tampoco se sabe es bajo qué condiciones los “detenidos de alto valor” estarán encarcelados en el Campamento 5. Los ex prisioneros de los “sitios negros” fueron mantenidos en aislamiento en los primeros años del Campamento 7. Como explicó Rosenberg, “Cada uno tenía permitido hablar únicamente con un prisionero a través de una lona durante el tiempo de recreación, en conversaciones que eran grabadas por razones de inteligencia”.

Añadió que sus abogados “describieron las condiciones como soporíferas hasta hace años recientes, cuando los comandantes le permitieron a los prisioneros comer y orar juntos bajo estricta vigilancia” y también se les dio acceso a “una celda en donde pudieran preparar alimentos”.

“No se sabe si el ejército va a emular ese estilo de vida comunal en el nuevo ambiente de los prisioneros”, explicó Rosenberg, “pero es fundamentalmente necesario que lo hagan, porque los hombres que mudaron al Campamento 5 están o encerrados en audiencias interminables previas a juicio o encarcelados indefinidamente sin cargos ni juicio como ‘prisioneros siempre’”.

Y mientras es absolutamente apropiado que se haya cerrado el Campamento 7 y que los hombres hayan sido movidos de ahí, no hace nada el abordar la injusticia fundamental de o enjuiciarlos en un sistema de juicios fallido que es incapaz de lograr justiciar, como el caso de diez de ellos (los cinco del 11/9 mencionados anteriormente más Abd al-Rahim al-Nashiri, Abd al-Hadi al-Iraqi y Hambali, dos supuestos cómplices) o seguir deteniéndolos indefinidamente sin cargos ni juicio, como es el caso de los otros seis (el palestino sin Estado Abu Zubaydah, para quien se desarrolló el programa de tortura, en el error de la creencia de que era un miembro senior de al-Qaeda, Abu Faraj al-Libi, mencionado anteriormente, así como un somalí, un keniano y dos afganos).

Otro hombre, Ali Hamza al-Bahlul, está encarcelado solo después de haber recibido una sentencia perpetua en un juicio de comisión militar de octubre del 2008, en el cual se reusó a organizar una defensa mientras que otro, Majid Khan, acordó un trato en el 2012 pero sigue esperando por la confirmación, de cuándo, como resultado de, su encarcelamiento terminará.

Los otros 22 prisioneros, detenidos en Campamento 6, son “detenidos de bajo valor”. Seis de ellos han sido aprobados para ser liberados por procesos de revisión gubernamental de alto nivel, pero siguen encarcelados, mientras que los otros 16 son también “prisioneros siempre”, detenidos de manera indefinida sin cargos ni juicio.

Mover a los “detenidos de alto nivel” resuelve de manera inmediata el problema de un bloque de prisión fallido en el que vivían, pero no hace nada para resolver el problema más grande es la fallida prisión per se. En la revisión del futuro de la prisión que los oficiales de la administración de Biden han prometido, con la sugerencia de que el cierre de la prisión es un objetivo de Biden, los seis hombres autorizados necesitan ser liberados y el gobierno necesita aceptar que no puede continuar a detener de manera indefinida a estos hombres que no tiene intención de enjuiciar y debe acusar o liberar a los 22 “prisioneros siempre”, incluyendo a los llamados “detenidos de alto valor”.

Dale clic aquí para leer el artículo original


 

¡Hazte voluntario para traducir al español otros artículos como este! manda un correo electrónico a espagnol@worldcantwait.net y escribe "voluntario para traducción" en la línea de memo.

 

¡El mundo no puede esperar!

E-mail: espagnol@worldcantwait.net